lunes, 15 de junio de 2020

Las obras del ferrocarril en Anta

Las obras del ferrocarril en Anta se encaminan a un callejón sin salida

SALTA 15 Jun(El Tribuno).-Desde Nación aducen que se cortó elfinanciamiento chino y la UTE a cargo del proyecto ferroviario responsabiliza a la administración central por la paralización de la recuperación de los ramales C-12 y C-18.

Las obras del ferrocarril en Anta se encaminan a un callejón sin salida

El viernes hubo una marcha en Joaquín V. González por las obras paralizadas, la misma se repitió en Apolinario Saravia.

Si se sigue la cadena de responsabilidades por la cual están paralizadas las obras de renovación de vías del Ferrocarril Belgrano en Anta se puede llegar hasta China. El último eslabón son los casi 700 trabajadores del este salteño que están a la deriva desde que la UTE (unión transitoria de empresas) que los contrataba, compuesta por las firmas Ucsa y Maquivest, anunció a fines de mayo que no existen recursos para seguir con el proyecto de recuperación de los ramales C-12 y C-18, entre las estaciones de Nuestra Señora de Talavera y Pichanal.

Esta semana será clave para conocer si es que continúan las obras en el corto plazo, aunque todo indica que las negociaciones para destrabar los fondos necesarios para seguir con la construcción ferroviaria van derecho a un callejón sin salida.

Administradores de la UTE a cargo de los trabajos en Anta se reunirán mañana con autoridades nacionales de la Administración de Infraestructuras Ferroviarias Sociedad del Estado (Adifse) para analizar la situación financiera del proyecto.

En la UTE afirman que el Estado nacional les debe más de $1.500 millones en certificaciones de obra acumulados desde noviembre del año pasado. Del otro lado, la Adifse responsabiliza a la firma china CMEC (China Machinery Engineering Corporation) por el corte de la financiación de las tareas en las vías del Belgrano Cargas.

En diciembre de 2013, la Nación, en ese entonces de administración kirchnerista, acordó con la empresa china un crédito de US$2.470 millones. Casi cuatro años después, el expresidente Mauricio Macri firmó una ampliación del préstamo por US$1.600 millones para concluir con la reactivación del ferrocarril de cargas de la línea Belgrano, que comprende 1.600 kilómetros de vías que atraviesa Jujuy, Salta, Chaco, Tucumán, Santiago del Estero y Santa Fe.

El proyecto tuvo un gran avance durante el Gobierno anterior, pero la crisis económica mundial generada por la enfermedad del coronavirus, más la incertidumbre por la negociación de la deuda argentina, atraparon a Salta en otra postergación del sueño de recuperar la conectividad ferroviaria sustentable con los puertos de Rosario.

"La crisis por la pandemia del COVID-19 sumada a la precaria situación de la Argentina con sus acreedores hacen que el panorama con la empresa China sea muy complicado de resolver, pero eso nos excede", explicó a El Tribuno una fuente allegada a UCSA-Maquivest.

Los que pagan

Según detalló a este diario el secretario general de la UOCRA en Salta, Rubén Aguilar, el avance de la renovación de los ramales salteños C12 y C18 es del 55%. En el proyecto de construcción trabajaban 500 personas y más otras 200 que prestaban servicios de manera indirecta.

El viernes pasado las empresas contratistas abonaron parte de la última quincena de mayo que adeudan a los obreros y el miércoles próximo participará de otra reunión de conciliación con la UTE por la cesantía de sus representados.

Otro frente de batalla

Siguen sin respuestas alrededor de 300 trabajadores de la construcción que estaban contratados por la Electrificadora del Valle SA (Edvsa) para parte del montaje de la planta de extracción de oro en el yacimiento Lindero, que opera la minera Mansfield.

En el medio de la cuarentena por el COVID-19, Edvsa empezó a cerrar sus operaciones en distintos puntos del país y dejó un tendal de personas sin trabajo.

Los despedidos de Salta reclaman porque no cobraron el fondo de desempleo previsto para los obreros de la construcción, piden el reconocimiento de horas extras impagas y, fundamentalmente, exigen que no se les cierre la fuente laboral en los proyectos mineros de la Puna salteña.

Los trabajadores iniciaron la semana pasada manifestaciones frente a la oficina de Mansfield, frente a la primera rotonda de la avenida Reyes Católicos.

Allí, uno de los manifestantes tuvo que recibir atención médica porque se descompensó tras una huelga de hambre de 48 horas que hizo luego de encadenarse.

Para hoy tienen previsto realizar una marcha hacia el monumento a Martín Miguel de Güemes.

No hay comentarios.: