domingo, 28 de junio de 2020

Relatos de Salta

A 50 años del último tren que unió Salta con Campo Quijano

SALTA 28 Jun(El Tribuno).-Por casi cuarenta años corrió entre la capital y Quijano, parando en Alvarado, Cerrillos y Rosario de Lerma.
   Imágenes de cuando circulaba el tren.

El próximo 6 de julio hará 50 años que dejó de correr el tren de pasajeros que diariamente hacía el servicio Salta-Campo Quijano y viceversa. La resolución se tomó en abril de 1970, durante la presidencia de facto del general Juan Carlos Onganía pero la concretó su reemplazante, el general Roberto Marcelo Levisngton. El servicio tenía aproximadamente cuarenta años y en sus inicios fue irregular llegando a veces hasta la estación Virrey Toledo, en la banda norte del río Blanco. En 1938 comenzó a regularizarse con la importación de los primeros cochemotores alemanes Ganz construidos en Budapest, Hungría (1936). Partían de la estación de Salta y hacían escala en los apeaderos capitalinos de las calles Leguizamón y Campo Caseros, y luego, en las estaciones General Alvarado, Cerrillos y Rosario de Lerma, para culminar el viaje en Campo Quijano que también poseía un simple apeadero hasta que en 1948 se inauguró la estación.

A partir de 1948, cuando se inauguró el Trasandino del Norte o Ramal C-14, los cochemotores fueron reemplazados por un tren que cumplía tres frecuencias diarias, ida y vuelta entre Salta y Campo Quijano. Su formación -salvo los refuerzos para el Milagro- hasta su suspensión en 1970, fue una maquina a vapor, dos vagones de pasajeros y un furgón postal y de carga menor. Hasta mediados de los años 60, se utilizaron las locomotoras a vapor series 200 o 300, que usaban leña como combustible y por eso la gente las llamaba “leñeras”. Tiempo después estas fueron reemplazadas por las locomotoras series 1.100 o también las 3.000, apodadas “petroleras” aunque muchas de ellas ya usaban gasoil en sus calderas. También se usaron muy esporádicamente, las poderosas “negras” 1.500 y 1.700 de alta montaña que habitualmente traccionaban el tren internacional Salta-Antofgasta. También se llegaron a emplear para el servicio de pasajeros entre Salta y Campo Quijano, las máquinas diesel, especialmente en los últimos tiempos.

La “racionalización”

Las primeras noticias sobre la suspensión del servicio Salta- Campo Quijano comenzaron a difundirse entre 1960 y 1961. Fue cuando el ingeniero Álvaro Alzogaray, ministro de Economía de don Arturo Frondizi, planteó la famosa “racionalización de los ferrocarriles argentinos” en el marco de “ajustarse el cinturón” o “pasar el invierno”. Pero, al final, el golpe de Estado de 1962 que derrocó al doctor Frondizi dejó la tan meneada racionalización ferroviaria en “aguas de borrajes”.

Pasaron los años hasta que en abril de 1970, el gobierno de facto del general Juan Carlos Onganía y sus ministros alternos de economía, Adalbert Krieger Vaserna y Dagnino Pastore, sacaron nuevamente a relucir la remanida racionalización ferroviaria. Al final, el plan solo llegó a concretar la clausura de ramales en el interior del país.

En abril de 1970, el presidente del Ferrocarriles Argentinos, un militar retirado de alto rango visitó oficialmente a nuestra provincia y, al ser entrevistado por El Tribuno, negó la versión pero tres meses después la clausura del servicio Salta-Campo Quijano se concretó. Pero no solo eso, también se redujo a tres frecuencias semanales el servicio diario que había entre Salta - Retiro (Buenos Aires) y viceversa.


   Tenía una máquina a vapor y dos vagones.

Reclamos y quejas

Días antes de que la medida se concretara, tanto en Rosario de Lerma como en Cerrillos, hubo reacciones en contra de la suspensión del servicio de pasajeros. En Rosario de Lerma se levantaron más de dos mil firmas solicitando la continuidad del tren y, días más tarde, ocurrió otro tanto en Cerrillos. Ambas localidades presentaron sus respectivas peticiones ante las autoridades ferroviarias locales pero en los dos casos no hubo respuesta. Ante ello, lo rosarinos resolvieron redoblar la apuesta y elevaron una nota al flamante presidente de facto de la Argentina, general Roberto Marcelo Levisngton. Días después, los cerrillanos hicieron lo mismo, pero de nuevo el silencio fue la respuesta. Así se llegó al 6 de julio de 1970, día que las tres frecuencias diarias que el tren hacía entre Salta y Campo Quijano con escala en Cerrillos y Rosario de Lerma, pasaron al olvido.

Entre los vecinos e instituciones de Rosario de Lerma que rubricaron la nota elevada al presidente de facto Levisngton estuvieron las familias Ahuerma, Chamale, Mandazza, del Dr. Néstor Rodriguez, de Horacio Aramayo, Di Pauli, Lamónaca, Tominovich, Celiope, Estrada, Velarde, Suárez, Gómez y las clubes Olimpia Oriental, Juventud Unida, Massalin Celasco, Club Social Rosario de Lerma y los centros vecinales de El Huasco. 

En Cerrillos las peticiones fueron rubricadas por los vecinos Francisco Martín Pardo, hermanos Ahanduni, Ricardo Albeza, René Juárez, José Luis Borelli, Carim Abdol Mázere, Angela Yapura, Laura Velarde Mors, Luis Oliver, Juan Carlos Macaferri, César Rossi, Néstor Sánchez, Dr. Adolfo Sánchez, Dr. Eduardo Arias, Hugo D’Villar, José Mendoza, Claudio Saravia, Amalia Sueldo, Yolanda Ruiz, Teresa Escotorín, Eleonora Alvarado, hermanos Corimayo, Liga de Futbol del Valle de Lerma, Club Atlético Cerrillos, Club Pueblo Nuevo, Deportivo Social INTA, familias Solá, González, Sayus, Rada, Picco, Nicolás Moya, Nicolás Hoyos, Ceballos, Mendiondo y Dr. Ernesto Saravia Bavio 

La lucha

A cincuenta años de la clausura de uno de los servicios ferroviarios del Valle de Lerma, muchos lo recuerdan con nostalgia mientras que otros destacan la importancia que este cumplió en el desarrollo económico del Valla de Lerma. Ejemplo de ello son la radicación de las plantas tabacaleras de Nobleza en El Carril, de Massalin Celasco en Rosario de Lerma, de la Coprotab en General Alvarado y de la Boroquímica en Campo Quijano, sin contar el Frigorífico Arenales que también se construyó pensando en la exportación de carne enfriada por vía ferroviaria.

Pero desde 1970 hasta ahora, hubo varios intentos de reimplantar los servicios. A veces fue con el tren a Alemanía (C-13) también clausurado por un gobierno de facto, y otras con el tren de pasajeros entre Salta y Campo Quijano. Así fue que, en 1987, vecinos de Cerrillos conformaron la denominada Comisión Cerrillana pro Trensal, cuyo objetivo fue trabajar por la reimplantación del servicio de pasajeros entre Salta y Cerrillos. Las gestiones que al principio estuvieron bien encaminadas, a poco se diluyeron por la férrea oposición de las autoridades nacionales que en poco tiempo comenzaron a encarar la privatización de las empresas del Estado. 

Otros servicio

Pero el ferrocarril en el Valle de Lerma no solo favoreció el comercio y la radicación de plantas industriales que aún están en pleno funcionamiento. También sirvió para que miles de jóvenes pudieron acudir a lo largo de cuarenta años, a los establecimientos educativos públicos y privados que solo funcionaban en la ciudad de Salta. Cientos de estudiantes de Cerrillos, Rosario de Lerma, Campo Quijano, La Merced, El Carril, Chicoana, Coronel Moldes y La Viña, pudieron graduarse gracias al servicio ferroviario de los años 40, 50 y 60.

Junta promotora

Finalmente cabe destacar que en agosto de 2019, se constituyó en Cerrillos la Junta Promotora del Tren al Valle de Lerma. La integran vecinos de Cerrillos, La Meced, Chicoana, Rosario de Lerma, El Carril, Campo Quijano y Coronel Moldes. Oportunamente, recibió el apoyo del Gobierno de Salta, de legisladores nacionales y provinciales, de la Cámara del Tabaco de Salta y de vecinos en general. Lamentablemente todas las gestiones se vieron afectadas por la pandemia que golpea al país y al mundo pero la decisión de luchar por la reactivación del tren urbano está intacta y por eso, el lunes 6 de julio, la Junta Promotora se reunirán en la estación de trenes de Cerrillos con el fin de recordar el 50° aniversario de la clausura del servicio, pero también para reafirmar la voluntad de trabajar por la reimplantación del tren urbano de pasajeros. 

No hay comentarios.: