domingo, 20 de enero de 2019

Aislado en el GBA

Con calles de tierra y casas de tipo inglés
Aislado en el GBA, un barrio ferroviario histórico conserva sus cuadras como en el 1900

Tras décadas de reclamos, están haciendo obras y abriendo calles para conectarlo con avenidas. 
Vecinos solidarios de Tres de Febrero ya trabajaron antes para recuperar murales y espacios públicos.

BUENOS AIRES 19 Ene(Clarin).-Oculta entre los campos del club de golf de Villa Raffo y a unos pasos de la cancha de Almagro, pasando por tranqueras, alambrados y casas de estilo inglés, se encuentra Villa Risso, un barrio ferroviario con más de cien años de historia que hasta hace poco no figuraba en los planos y era desconocido por muchos vecinos de Tres de Febrero.  

Risso, como lo llaman los vecinos, surgió en 1904 como una zona de casas para empleados del ferrocarril San Martín. Desde entonces, se mantuvo congelado en el tiempo: conservó su valor histórico pero también la infraestructura precaria de la época. Después de décadas de pedidos, el Municipio puso en marcha un plan de obras para conectar al barrio con el exterior. Como muchas de las calles eran de tierra, había inundaciones y faltaba mantenimiento, era casi imposible acceder desde Villa Raffo, José Ingenieros y Caseros, localidades linderas.

Los trabajos para nivelar veredas y que no se inunden las calles de Villa Risso.

"Terminamos las reformas en la red de cloacas y ahora estamos avanzando con la pavimentación de las calles. Utilizamos más de 4.700 metros cuadrados de pavimento para renovar, en total, 16 cuadras", explica Diego Valenzuela, intendente de Tres de Febrero. Los primeros pasos fueron reuniones entre la Comuna y comisiones barriales, como la Asociación Villa Risso, para definir qué trabajos eran prioritarios.  

Para llevar a cabo el proyecto fue clave la repavimentación integral de Senador Ferro, una avenida que sale a Urquiza, una de las principales de Caseros, y pasa justo frente a Villa Risso.
El Municipio prevé pavimentar 16 cuadras para que Villa Risso quede conectado con el exterior.

"Yo vine acá en 1952 con mis papás y mi hermano. Las casas eran las mismas y las calles eran de carbonilla, casi no había autos. El colegio más cercano era uno que está en Lope de Vega y Ferro, la Escuela Nº33. Cuando llovía no podíamos ir porque se inundaba todo el sendero y no se podía cruzar”, recuerda Martha Evans, vecina de Villa Risso. "El ferrocarril tenía una bomba de agua alemana de cien años y cuando se rompía había que esperar a que mandaran la pieza a arreglar a Alemania. Un verano estuvimos 40 días sin agua. La red de cloacas se instaló recién en el año '65, en reemplazo de los pozos, y estaban llenas de sarro", agrega María Elena Lichieri.

"Desde que asumí fui a recorrer Villa Risso y a conocer a los vecinos. No podían seguir viviendo como si fuera 1904. El proyecto, más allá de ser una modernización, significa la inclusión de Risso y su comunidad al Partido", detalla Valenzuela.
   Una tranquera separa a Villa Risso del club de golf General San Martín.

A fines del año pasado comenzaron a mejorar las cloacas. Las cañerías eran viejas, estaban deterioradas y colapsaban cuando llovía. Ahora avanzan con el asfalto de las calles Rotarismo Argentino, Los Nogales, Las Acacias, Las Camelias, Los Cedros y Pasaje Las Moreiras. "Para esto fue necesario sacar muchísima tierra y nivelar las veredas, que eran altas", explica el jefe comunal. Se espera que el plan esté terminado en marzo, y también prevén instalar lámparas led y recuperar plazas.

"Hasta fines de los '60 figuraba que se habían hecho las reformas y en realidad nunca había pasado, por eso cuando comenzaron ahora las obras la gente estaba muy descreída. Todo lo que se había hecho en el barrio fue a fuerza de pulmón”, dice María Elena.
Como la de Senador Ferro y Rotarismo Argentino, muchas casas de estilo inglés están cubiertas de enredaderas y verde.
Como la de Senador Ferro y Rotarismo Argentino, muchas casas de estilo inglés están cubiertas de enredaderas y verde.

“Costó mucho porque el Municipio no nos reconocía. Villa Risso ni siquiera figuraba en los Mapas de Tres de Febrero. Una sola persona no puede hacer que la escuchen, tiene que estar la comunidad unida para hacerse escuchar”, sigue Martha. 

Con el proyecto, pese a que modernizará el lugar, buscan mantener intacta la esencia histórica de Villa Risso.

“El barrio es muy seguro, nunca hemos tenido un asalto. Hay una tranquilidad en Risso que no se encuentra en otro lugar, eso no cambió", expresa María Elena. "Todos nos conocemos y nos ayudamos entre las familias, todavía se practica la solidaridad acá. Los que estamos desde el principio queremos que las nuevas generaciones continúen con el trabajo que hicimos”, cierra Martha. 

Lo llamo pueblo fantasma: no figuraba en mapas

Horacio Callegari

Historiador de Tres de Febrero

La llegada del Ferrocarril Buenos Aires Pacífico marcó un antes y un después. La necesidad de construir viviendas para hospedar a maquinistas, empleados y sus familias dio lugar a muchos pueblos ferroviarios que, con el tiempo, se fueron transformando en barrios residenciales como los que se encuentran hoy en Tres de Febrero. A lo largo del circuito del tren se instalaron talleres donde trabajaban los inmigrantes.

Casi ninguna ciudad de la zona fue “fundada”, sino que crecían porque el negocio inmobiliario se instalaba en inmediaciones de las vías. El fuerte de las ventas de tierras fue en los años ‘50, y muchos barrios se pavimentaron. El primero fue Caseros. Al principio las mejoras como el agua, gas y luz estaban a cargo del ferrocarril.

Hay casos más polémicos, como Villa Risso. En mi libro “Historias del Partido de Tres de Febrero y sus localidades”, al capítulo de Villa Risso lo titulo “El pueblo fantasma”, porque no figuraba en el mapa. Eran tierras del tren donde se fueron armando departamentos, en 1904, y luego chalecitos tipo inglés. Muchos se empezaron a vender como viviendas, y son algunas de las que están hoy.

Yo comencé esta investigación por mi patria chica, porque me llamaban la atención los terrenos trapezoidales de Tres de Febrero, que eran ferroviarios, y los nombres de las calles. Y hoy no dejan de apasionarme.

No hay comentarios.: