miércoles, 6 de enero de 2021

Se estrenó “El Ferrocidio

Se estrenó “El Ferrocidio. Historia de lucha y resistencia obrera” de María Giovis

BUENOS AIRES 5 Ene(LA Izquierda Diario).-Conversamos con la realizadora de los documentales “Ingeniero White, un pueblo que están matando” y “El Ferrocidio. Historia de lucha y resistencia obrera”.

¿Cómo surge la idea de realizar el documental? ¿Dónde se puede ver? Contamos acerca de la animación y las ilustraciones que aparecen en el mismo.

El Ferrocidio. Historia de lucha y resistencia obrera, como mi anterior documental, Ingeniero White, un pueblo que están matando, nacen de la imperiosa y urgente necesidad de la denuncia.

Ambos documentales están ligados, en ambos historizo y hablo de la destrucción del ferrocarril. En el primero, el acento está puesto en denunciar cómo fue el proceso de la destrucción del trabajo, en simultáneo a la instalación en Ingeniero White de un Polo Petroquímico, de las multinacionales químicas y petroquímicas y las consecuencias que trajo: contaminación del río, del aire, la gente que muere de cáncer y de diferentes enfermedades, lo que podríamos decir hoy claramente una “zona de sacrificio”.

En mi segundo documental, El Ferrocidio. Historia de lucha y resistencia obrera se denuncia cómo gobierno tras gobierno llevaron adelante este tremendo ferrocidio. Con la voz de sus protagonistas se relata la resistencia y lucha de los ferroviarios. Está centrado en los ferroviarios de Ingeniero White, en un contexto de lucha nacional. Derrotados los ferroviarios, siguieron adelante con todas las privatizaciones: Junta Nacional de Granos, gas, agua, luz, petróleo. Millones de trabajadores quedaron desocupados, avanzó la precarización laboral y avanzaron las tercerizaciones.

Las multinacionales de la industria automotriz tomaron fuerte impulso, y junto con ella las químicas, petroleras, petroquímicas, cerealeras. La dominación del imperialismo de la mano de estas empresas se expresa en el avance de la barbarie: en la destrucción del trabajo, arrojando a millones a la miseria, y en la destrucción de la naturaleza, convirtiendo varias zonas del país en “zonas de sacrificios”.

Un proceso que lleva décadas. Y en el que todos los gobernantes de todos los signos políticos son responsables de llevar adelante este verdadero ferrocidio. “El Ferrocidio” es el título de un libro de Juan Carlos Cena, que tan generosamente me permitió utilizar para este documental, que expresa claramente lo acontecido.

Como decía, ambos documentales nacen de la necesidad de la denuncia. El primero iba a ser un libro, pero por recomendación de un amigo, Vicente Zito Lema, cuyas palabras calaron hondo en mí: “Un documental puede tener mayor difusión”, así lo hice.

Denunciar cómo están matando a mi pueblo de origen, ya que este puerto, el puerto de Bahía Blanca, hasta la década del 70 tenía miles de trabajadores en actividad: ferroviarios, portuarios, estibadores, pescadores, gente que trabajaba en la Junta Nacional de Granos, en YPF, gas del estado, y donde podemos ver la lenta pero continua destrucción y transformación de ese pueblo. En esa década comienzan a instalar un Polo Petroquímico encima del pueblo y a escasos kilómetros de la ciudad de Bahía Blanca. El golpe final fue dado con las privatizaciones de los años 90, y se fueron instalando, con el aval de todos los gobiernos de turno, las multinacionales que antes mencionaba.

La multinacional que elige instalarse en White en el año 1968 es la Dow Chemical, la multinacional química más grande del mundo junto a Monsanto, ambas responsables de la producción del agente naranja arrojado en Vietnam, donde murieron millones de personas. ¿Y por qué eligen Ingeniero White para instalarse? Porque es un puerto de aguas profundas, especial para barcos de gran calado, está próximo a gasoductos que aseguran el suministro de gas natural. Posibilita el acceso a un muelle propio. La presencia de salinas en las cercanías que garantizan la posibilidad de cloruro de sodio, materia prima requerida para la producción de cloro. Se encuentra en una importante región agrícola. Posee una excelente conexión vial y férrea. Y proximidad a un centro urbano de importancia, como Bahía Blanca.

Ambos documentales se pueden ver en YouTube, fueron realizados autogestivamente y están a disposición de todo aquel que lo quiera ver. Como dije, son documentales de denuncia y como tales deben circular.

Tengo que destacar el gran trabajo de Cynthia Gabrenja, que fue la editora-montajista que posibilitó que en ambos documentales se pueda decir lo que había que decir y a la vez poder contarlo con la mayor belleza posible. En este sentido, el trabajo de artistas como Rodolfo Fucile, un gran ilustrador, y la composición de Mariano Pirato con su maravillosa música permitieron un acompañamiento en aquellos momentos en los que los relatos eran desgarradores.

Durante la huelga ferroviaria del 72 y del 73 surge la Lista Rosa independiente en Ingeniero White. ¿Qué rol cumple el dirigente nacional José Pedraza?

La Lista Rosa ferroviaria gana las elecciones en el año 72 en un contexto de luchas a nivel nacional y con todo el prestigio de ferroviarios whitenses de relevancia nacional, que ya dirigían el sindicato de la Unión Ferroviaria desde la década anterior y es justo nombrar aquí al dirigente ferroviario Luis Leiva, que encabezó además la CGT de los argentinos en Bahía Blanca. En ese proceso de lucha que mencionás fueron convocados por un joven José Pedraza, burócrata desde ese entonces, a venir a Buenos Aires para hacerles un ofrecimiento de dinero para “comprar” a esos dirigentes para que levantaran la huelga, tal cómo actúa la burocracia sindical. Viajaron tres dirigentes de Ingeniero White: Luis Leiva, su secretario general; Rubén Francisco Sehbib, más conocido como “el turco Sehbib” e Iván Abel Rojo, a quienes los separaron en diferentes pisos para hacerles ese ofrecimiento. Los tres dieron un “no” rotundo. Destaco acá que en el documental se relata la posterior persecución, detención, secuestro y cárcel que sufrieron los dirigentes del famoso Galpón de locomotoras de Ingeniero White.

Un dato importante es que el 23 de febrero de 1970 el general Juan Carlos Onganía sancionó la Ley 18610 de entrega de las obras sociales a los sindicatos, publicado en Boletín Oficial el 5 de marzo de ese año. Este dato es crucial porque Onganía le entrega “la caja” a los sindicatos: había que parar la insurgencia obrera.

Por ahí leí, no se sabe quién fue, pero la leyenda cuenta que uno de estos burócratas dijo: “Me parece que con esto nos hacemos ricos, pero se acabó la resistencia peronista”.

¿Cómo actuó la Triple A en Ingeniero White?

La Triple A en Bahía Blanca, como en tantos otros lugares del país, fue cruenta. Debían aniquilar a la vanguardia obrera y estudiantil. Este es el proceso que en voz de sus protagonistas relatan los obreros ferroviarios de White, y acá debo resaltar el rol jugado desde los años 60 por Rodolfo Ponce, dirigente del sindicato URGARA en esos años, secretario general de la CGT de Bahía Blanca, miembro de las 62 Organizaciones Peronistas, diputado nacional por el Frejuli en 1973 y responsable político de la Triple A en Bahía Blanca. Creo que es importante ver ese proceso histórico que muestra el documental, y enmarcarlo en función de lo que significó en nuestro país la insurgencia obrera y estudiantil que había que aniquilar, primero con la Triple A y luego con el golpe cívico-militar. También hay que remarcar que en 1977 el genocida Rafael Videla inauguró las primeras instalaciones del Polo Petroquímico.

Al respecto, quiero comentar que en el 2020 comenzó el primer juicio que hay en la Argentina contra la Triple A. Se llevan adelante en Bahía Blanca, se pueden ver y escuchar las audiencias acá.

Recomiendo escuchar todos los testimonios, relatos en primera persona de aquellos que vivieron esos años de terror, y en especial el testimonio de la historiadora Belén Zapata, que ha investigado y escrito sobre el accionar de la Triple A. Acá hay un debate importante en relación con responsabilidades políticas en cuanto a la creación de la Triple A y la responsabilidad de Perón. Como se dice en el documental, se necesitaba aniquilar a la vanguardia obrera y estudiantil para tener el puerto que hoy tenemos, entregarle todo a las multinacionales.

Las privatizaciones comienzan en el gobierno de Alfonsín y su ministro Terragno, ¿que significó el descuartizamiento del FFCC y las empresas del Estado?

El desmantelamiento, destrucción y posterior privatización del ferrocarril comienza muchos años antes. Este es el proceso del que intento dar cuenta. En 1961 Arturo Frondizi intenta aplicar el Plan Larkin, y allí una histórica huelga ferroviaria nacional logra frenar ese plan. Tenemos que ubicar allí el comienzo de la destrucción del ferrocarril y a partir de entonces se avanza gobierno tras gobierno; los genocidas del 76 dan un golpe importante con el despido de 60 mil trabajadores ferroviarios; Terragno, como ministro de Obras Públicas del gobierno de Alfonsín, presenta su plan de descuartizamiento, que es rechazado en ese momento por los peronistas en el Congreso, y el gobierno peronista de Carlos Menem da el golpe final. Todo ese proceso está enmarcado en luchas nacionales en defensa del ferrocarril llevadas adelante por los ferroviarios de todo el país, que conforman direcciones por encima de las direcciones sindicales burocráticas. Creo, y así lo digo en el documental, que era necesario derrotar a los ferroviarios para que avanzaran en los años 90 con todas las privatizaciones. Como dice claramente Juan Carlos Cena en el documental, se cometió un “tremendo ferrocidio”. Y a partir de allí la entrega a grandes multinacionales del gas, luz, agua, petróleo, puertos, disolución de la Junta Nacional de Granos.

En el gobierno de Menem en 1991 tiene lugar la huelga general de 38 días. ¿Qué rol cumplió la CGT y la burocracia sindical? ¿Cómo quedó la situación en el país?

La huelga de 1991 es una huelga histórica: allí está la democracia obrera, y las bases conforman sus propias direcciones y todo se discute en asambleas. Allí podemos ver la solidaridad de diferentes gremios. He participado activamente en ese momento como docente apoyando esa lucha, en un momento difícil porque el gobierno peronista de Menem avanzaba con todo y allí tenemos palmariamente el rol jugado por la burocracia sindical. En el documental se ven claramente las declaraciones de los burócratas, tanto de Pedraza de la Unión Ferroviaria, como de La Fraternidad y de Señaleros; apostaron con todo a quebrar esa lucha. Idéntico papel jugó la CGT. Un año más tarde la burocracia se rearmó y dieron un golpe mortal. Es este el proceso que intento mostrar, porque a partir de allí se suceden el despido de 85.000 trabajadores ferroviarios, el cierre de los talleres ferroviarios, de la industria ferroviaria, y pueblos enteros se transformaron en pueblos fantasmas y, como se dice en el documental, la destrucción de White.

Hace diez años asesinaron a Mariano Ferreyra cuando se manifestaba junto a los tercerizados del FFCC Roca. ¿Qué rol jugó la patota sindical y Pedraza?

Junto con la destrucción del trabajo avanzaron las tercerizaciones, la precarización laboral, el empeoramiento de las condiciones de trabajo, los asesinatos laborales. En mi primer documental doy cuenta de los asesinados en el Polo Petroquímico que son siete trabajadores y donde se ha llevado una lucha importante en Bahía Blanca a partir de la muerte de Juan Cruz Manfredini, visibilizando cómo las empresas tercerizan y abaratan costos.

En ese contexto, se da la lucha llevada adelante por los tercerizados del Roca por el reclamo del pase a planta; en octubre de 2010 se produce la feroz represión y el asesinato de Mariano Ferreyra. Responsabilidad absoluta –ampliamente probada– de la patota a las órdenes del burócrata José Pedraza. Ya lo vimos actuando de esa manera en los años 70 con los trabajadores ferroviarios de Ingeniero White y que fueron perseguidos, secuestrados, sufrido cárceles, cuando podemos relacionar el personaje siniestro de José Pedraza en esos años con Rodolfo Ponce en Bahía Blanca que comandaba la Triple A. Da mucha bronca la impunidad con que se manejó y se manejan estos burócratas amparados por los diferentes gobiernos y que necesitan para aplicar los planes que desde el imperio se exige.

Actualmente, las empresas que eran del Estado siguen en manos privadas. Los salarios de los trabajadores en pesos y las tarifas se manejan en dólares. Bajo el gobierno de Alberto Fernández, ¿qué opinas de los acuerdos con el FMI y cómo afectará a los y las trabajadoras?
Cómo decía anteriormente, el golpe final lo dio el gobierno peronista de Carlos Saúl Menem, pero este proceso viene de décadas atrás. En ese momento se privatizan todas las empresas del Estado y avanzaron las multinacionales de la industria automotriz y junto a ello las químicas, petroleras, petroquímicas, cerealeras.


Ningún gobierno posterior ha revertido los grandes ataques, las privatizaciones y las reformas de la dictadura y de Menem. Así funciona la dictadura del capital: los gobiernos “democráticos” sostienen y profundizan los grandes lineamientos de la dictadura.

En un fragmento final del documental intento mostrar ese proceso de destrucción del trabajo, el avance de la precarización laboral, el pago de la deuda externa y la dominación del imperialismo de la mano de estas empresas que se expresa en el avance de la barbarie y de las zonas de sacrificio que antes comentaba.

Para concluir, tomo prestadas palabras de Juan Carlos Cena: “El olvido es una herramienta de la clase dominante. Debemos de rescatar la memoria como herramienta de resistencia”.

 

 


No hay comentarios.: