lunes, 6 de septiembre de 2021

Un gran sueño

El sueño de una red ferroviaria eléctrica fue el pase para dos nuevos arquitectos
Estilo de vida

ARGENTINA 6 Sept(La Nacion).-Dante Villanueva (25), de Hernandarias, y Eduardo Cuevas (26), de Salto del Guairá, lograron convertirse en arquitectos mediante un proyecto de red ferroviaria eléctrica que conecta a las ciudades de Minga Guazú con Asunción y Encarnación. La estación es bimodal y se llama “Pa’i Coronel”, ubicada en el Km 16, lado Monday, para pasajeros y otra estructura en el Km 18 para el transporte de cargas. Edificios similares se harían en Asunción y Encarnación, según sus mentores.

“Planteamos un sistema ferroviario eléctrico por las condiciones energéticas de nuestro país, proponiendo que cada hidroeléctrica alimente las redes de su región de influencia. El 50% del trazado propuesto consiste en la rehabilitación del original, lo que reducirá costos en la ejecución ya que la franja de dominio permanece y se evitará expropiaciones”, refiere parte de la tesis con la que se formaron como nuevos arquitectos Dante y Eduardo.

El proyecto contempla un sistema bimodal de la estación de trenes y metrobuses para la interconexión con las ciudades del Área Metropolitana. En el caso de Minga Guazú, es para conectarse con Ciudad del Este, Presidente Franco (donde se construye el nuevo puente con Brasil) y Hernandarias. “El sistema mejorará la interconexión de pasajeros y cargas con impulsos a la economía, la educación y comercio dentro de la región, al igual que vincular al Paraguay a la red ferroviaria bioceánica, lo cual nos permitirá salir de la condición de país mediterráneo”, refiere otra parte de la tesis.

Los arquitectos Dante Villanueva y Eduardo Cuevas realizaron la carrera en la Universidad Católica, sede Alto Paraná, ubicada en Hernandarias. Giacomo Favilli, Javier Rodríguez y Héctor Bogado fueron los profesores de tesis.

Lea también: Un total de 10.115 GWh de energía eléctrica ya recibió Paraguay de la Itaipú hasta agosto
Romper aislamiento

En diálogo con La Nación, ambos jóvenes arquitectos hablaron sobre la tesis que les significó la carrera. Dante dijo que empezaron a trabajar juntos con Eduardo desde el penúltimo semestre y se dieron cuenta que ambos tenían la idea de trabajar sobre trenes en Paraguay. Por la pandemia, Eduardo quedó en su casa de Salto del Guairá, pero de igual forma siguieron trabajando juntos hasta que pudieron reunirse de nuevo.

Eduardo deja claro que un sistema ferroviario en Paraguay “cambiaría nuestra forma de vivir” y advierte que seguramente algunos pensarán que es mucha inversión que no va a ayudar”, pero se debe tener en cuenta que “muchas ciudades de Paraguay están aisladas y cuántas puertas se abrirán al país y a las personas, no solo en lo económico, sino en lo académico, permitiendo una movilidad rápida desde las principales ciudades entre sí”. Los jóvenes profesionales están convencidos que una red ferroviaria eléctrica sacará al país de su mediterraneidad conectiva y sostienen además que los recursos existen, solo no se invierten.

Según la tesis, el proyecto contempla “la rehabilitación del antiguo trazado ferroviario Carlos Antonio López que permitirá a ciudades como Sapucai, Escobar, Ypacaraí, donde hay vestigios del antiguo ferrocarril, adquieran relevancia, abriendo puertas a nuevas opciones turísticas y económicas”. Eduardo dice que la obra dará una nueva cara al país, seguridad y tiempo a los visitantes para llegar a más lugares, además de conocer terminales viejas que pueden ser atractivos a ser potenciados por el turismo. Dante apunta que el trazo histórico es un atractivo que será revalorizado con una conexión ferroviaria.

El proyecto prevé 7 vagones con capacidad para 36 personas cada uno y la capacidad de la estación de Minga Guazú es para un tránsito de 50 personas. El edificio contempla todo lo que un espacio de transporte moderno requiera para hacer agradable la estadía de los pasajeros, explican los arquitectos. En cuanto a la inversión, indicaron que existen ya estudios en el país con costos aproximados de 1.500 millones de dólares que es el monto que requeriría la infraestructura civil.

El sueño de ambos arquitectos es que el proyecto se haga realidad y para eso solo falta tener la visión de la repercusión que tendría para el desarrollo del país, porque “los recursos existen, solo no se invierten”, según afirman. Villanueva dijo que la idea es presentar a quienes quieran invertir en ello, porque el proyecto ya existe.

No hay comentarios.: