jueves, 12 de julio de 2018

Asbesto y cáncer:

Asbesto y cáncer: Piden comisión investigadora para el subte

CAPITAL FEDERAL 12 Jul(AIM).-El legislador porteño por Unidad Ciudadana, Mariano Recalde, presentó un proyecto de ley para evaluar los riesgos para trabajadores y usuarios, y establecer las responsabilidades políticas de la compra de vagones con asbesto a España, una sustancia cancerígena.
“Mientras (el gobernador porteño) Horacio Rodríguez Larreta se niega a investigar y a dar explicaciones, en España ya hay cuatro casos de trabajadores enfermos por la inhalación de amianto. Uno de ellos falleció hace un mes. No podemos seguir esperando”, expresó Recalde.

Además alertó que “Subterráneos de Buenos Aires (Sbase) niega la presencia de elementos cancerígenos pero al mismo tiempo saca los coches de circulación”. En ese sentido, “la salud de los porteños y porteñas no está garantizada. Queremos que esta comisión evalúe cuáles son los riegos reales y que establezca las responsabilidades políticas de esta situación”, señaló.

La comisión estará conformada por un representante de cada uno de los bloques de la Legislatura, tres diputados correspondientes a la primera minoría y dos a la segunda. Además habrá, en carácter consultivo, un representante de la Auditoría General de la Ciudad, tres metrodelegados y se designará un cuerpo de técnicos y especialistas.

Asbesto y cáncer

Un estudio reveló que en las formaciones hay piezas con asbesto, la sustancia cancerígena hallada hace meses en la Línea B y por la cual se debieron quitar de circulación varios vagones. La denuncia fue presentada a la empresa concesionaria, que depende del gobierno porteño, pero “se hacen los distraídos”, criticaron desde el gremio.

Un relevamiento realizado por los Metrodelegados y la Universidad Nacional del Sur reveló que en formaciones de las líneas C y E de subterráneos y en el Premetro hay piezas con asbesto, la sustancia cancerígena también conocida como amianto hallada hace meses en la Línea B y por la cual se debieron quitar de circulación varios coches.

El descubrimiento de la presencia de contaminación por amianto se produjo en las formaciones Nagoya 300 de la Línea C, en las General Electric de la E y en las Mitsubishi de la B. Es la misma sustancia que meses atrás se halló en las CAF 5000, luego de que se supiera que esos trenes se habían comprado al Metro de Madrid, donde estalló un escándalo por casos de cáncer en trabajadores a causa del asbesto.

También se descubrió que los techos del vestuario del Premetro también tenían esa sustancia prohibida a partir del año 2000 pero antiguamente utilizada como material termo eléctrico para prevenir recalentamientos o conducción eléctrica. En los subtes, en tanto, el asbesto fue encontrado en piezas estructurales, como placas de contacto de luces y placas presostato.

Tal como ocurrió en la capital española, en los subterráneos de Buenos Aires se registraron también muertes de operarios por cáncer “pero no podemos determinar una relación directa con el amianto en las formaciones”, aclaró el titular de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtsyp).

Para que se confirme que hay una relación directa entre la enfermedad de un trabajador del subte y el amianto “hay que hacer una serie de estudios y un seguimiento que acá no se hace”, explicó. “En otros países, como en Chile, a los trabajadores expuestos al amianto se les hacen estudios (médicos) anuales hasta que se jubilan”, agregó.

En la Argentina es distinto. “Acá Sbase (Subterráneos de Buenos Aires) lo que quiere hacer es destruir las formaciones para que no quede registro de nada y no se pueda determinar la responsabilidad” de la empresa por la compra de esas formaciones hechas con una sustancia altamente cancerígena, denunció.

La revelación de que en las líneas C y E también hay asbesto fue presentada a la empresa que tiene la concesión del servicio y que depende del gobierno porteño, pero “se hacen los distraídos”, criticó Pianelli. “Saben que hay amianto”, aseguró. De hecho, Sbase confirmó que en un plazo de dos años retirará del servicio todos los trenes Nagoya 250/300/1200 y negó que puedan ser reutilizados para otros menesteres.

Luego de que el material contaminante se hallara en los CAF 5000 de la Línea B, y tras largos reclamos del gremio, el gobierno de la Ciudad aceptó la conformación de una comisión encargada de hacer un relevamiento en todas las líneas. “Esa comisión no avanzó ni un centímetro”, cuestionó el dirigente de la AGTSyP.

“En Europa, esto sería un escándalo”, puntualizó Pianelli para comparar lo ocurrido en el Metro de Madrid con los casos detectados en Buenos Aires. “Hay que desamiantar”, subrayó y aclaró que para ello “no se va a tener que parar el subte, sino establecer en qué partes hay amianto y empezar a trabajar para sacarlo con todos los recaudos necesarios”, explicó. “Lo que pasa es que Sbase no quiere reconocer las negligencias que cometió”, concluyó.

No hay comentarios.: