miércoles, 8 de septiembre de 2021

Los vecinos salieron a aplaudir su paso

Y un día el tren volvió a Embarcación

EMBARCACION Salta 8 Sept (Pagina 12).-El relevamiento de terreno que estuvo realizando el Belgrano Cargas generó sorpresa e ilusión en la población norteña, que espera la reactivación de ese ramal cerrado en los 90, y que así la economía local vuelva a florecer.

El 2 de septiembre el paso de un tren de prueba del Belgrano Cargas sorprendió a los pobladores de la localidad de Embarcación, en el norte de la provincia de Salta, en el departamento San Martín. Es que hacía una veintena de años que no veían circular una locomotora por el lugar, desde que el por entonces presidente Carlos Saúl Menem tomara la decisión de privatizar todas las empresas estatales y utilizara, para los ferrocarriles, la fatídica frase “ramal que para, ramal que cierra”.

Al sentir la bocina que anunciaba su llegada, muchos vecinos se acercaron a las vías y rememoraron viejas épocas mientras les contaban a las decenas de niños allí presentes, de qué se trataba eso que ahora transitaba lo que hasta hacía unos momentos era una cancha de fútbol en la que las vías servían de demarcación para determinar cuándo la pelota se iba al lateral.

El ramal C-15, que nace en la localidad jujeña de Perico y termina en Salvador Mazza (llamado Pocitos, por el pueblo del otro lado de línea internacional), en la frontera con Bolivia, recorre unos 334 kilómetros en los que atraviesa Embarcación y tiene acceso hacia el vecino país a través del Ferrocarril Oriental Boliviano. Por lo que es una vía estratégica para conectar la región, pero desde su desmantelamiento en los 90, ese pueblo, que en su momento fue próspero, como tantos otros en el país, quedó en el olvido.

Hoy del ramal se encuentra en uso sólo el tramo entre Perico y Pichanal, y se utiliza mayormente en el transporte de azúcar procedente de los ingenios de la zona. También funciona la estación Pocitos solo para carga procedente de Bolivia.

Quienes manejan el Ferrocarril Belgrano Cargas informaron que solo están estudiando la viabilidad para restablecer ese servicio, y haciendo algunos arreglos tanto en las vías como en la estación local. Y que lo que recorrió Embarcación era un “tren que llevó materiales para que trabajen las cuadrillas en el lugar”, y de esa manera ir acondicionando el terreno “para futuras posibilidades de carga”.
Volver a vivir

El periodista de Embarcación Franco Fortunato es uno de los que se ilusionó con la primera prueba fehaciente desde que se decidió cerrar esa estación. Hijo de un guardacarga, el comunicador osubrayó que ese ramal se une con Bolivia, pero también de allí parte el C 25 hacia Formosa, y que en su época servía a los pobladores de San Martín y Rivadavia no solo transportar mercadería, sino también para movilizarse.

Aunque reconoció que hubo muy poca información al respecto, “básicamente lo que nos dijeron es que están restableciendo la vía para pensar en futuros trabajos y en una futura reapertura de este tramo del ramal”, destacó que la sensación generalizada “es de alegría que se mezcla con nostalgia por lo que supimos vivir, y por nuestros viejos que se fueron tristes por verla cerrar”.

Fortunato contó que Embarcación es una ciudad que nació y creció alrededor de la estación ferroviaria, “los primeros pobladores que habían llegado para la construcción del puente, al ver que había una estación y un loteo de la familia Linch, que son los que compraron la tierras, decidieron instalarse aquí”. “Es ahí donde los criollos empiezan a convivir con las comunidades indígenas como La Loma y Misión Franciscana, que ya estaban asentadas en el lugar”, detalló.

“Todo eso nos removió la memoria y nos generó nostalgia por la cantidad de ferroviarios que se fueron”, añadió el comunicador, quien no se olvidó del daño que le generó a esa localidad el cierre del ferrocarril y otros emprendimientos estatales que le daban vida, como el Correo, YPF y la empresa de telecomunicaciones Entel.

“Eran épocas hermosas, cuando escuchábamos el silbido del tren llegando y salíamos corriendo a esperar a mi papá, que llegaba con la carga e iba bajando bolsos y regalos”, recordó, y sostuvo, sin miedo a equivocarse que “el 80% de los embarcancionenses tienen algún familiar que ha trabajado en el ferrocarril”. Ya que allí no solo se sumaban los empleados directos, sino que “en cada terreno de la estación había oficinas de atención y de administración, las de los jefes de estación, la farmacia y hasta los conventillos donde se hospedaban cada vez que llegaban los guardas o los maquinistas, y todo era hermoso y bien cuidado”.

Por allí pasaba producción agrícolo ganadera de la zona, también se transportaba azúcar sin procesar que seguía hasta el ingenio El Tabacal, “y pasaban los petroleros que llevaban el petróleo crudo a Bolivia y viceversa”. Como los pasajeros que subían hasta la frontera o camino a Formosa. “Los boletos eran tan llamativos, con cartones de colores que coleccionábamos y los usábamos para jugar”, destacó.
Algunos pasajes de la época.

Fortunato también rememoró que “en la época de Néstor y Cristina (Kirchner), se trató de reactivar y se compraron activos de Ferrocarriles Argentinos, se volvió a tomar gente y de a poco se comenzó a reactivar”. Pero durante la gestión Cambiemos, los recursos conseguidos para ese ramal, se terminaron destinando a otras obras.

Por último, aseguró que poner en marcha ese ramal le volvería a dar vida a la zona, “porque va a entrar gente a trabajar, va a haber más movimiento de mercadería, y esa plata se va a mover en cada hogar y en la ciudad, generando una cadena virtuosa”. “Por eso cuando el otro día llegó esa máquina la gente fue a sacarse fotos y aplaudir, fue como una brisa de ilusión para esta parte del país tan golpeada desde las privatizaciones”, culminó.
 
La historia de reactivación

El año pasado, cuando el fallecido ministro de Transporte Mario Meoni visitó Salta, confió en que se retomarían las obras de renovación del ramal C15 que había abandonado la gestión de Cambiemos. Para ello, estaban gestionando nuevas adendas IV y V del crédito vigente con la firma China CMEC (China Machinery Engineering Corporation).

El primer proyecto se lanzó en 2015 bajo la consigna de la “Integración Ferroviaria Argentino-Boliviana para el Desarrollo Económico y Regional”. Esas obras eran afrontadas en un 59% con un crédito de FONPLATA (el Banco de Desarrollo que integran los Países de la Cuenca del Plata, Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay), y en un 41% con recursos del Estado.

Pero con la llegada de Mauricio Macri a la presidencia, se decidió reutilizar esos fondos para costear parte de la segunda etapa del viaducto de la línea Belgrano Sur, en Buenos Aires. 

No hay comentarios.: