viernes, 21 de diciembre de 2018

Tren a las Nubes

De los asesinatos en Iruya a las bodas en el Tren a las Nubes


SALTA 20 Dic(Noticias de Iruya).-Es al gobierno y no a los ciudadanos al que corresponde garantizar la seguridad de los desplazamientos de todos los que ponen un pie en el territorio. Cuando las desgracias ocurren, la peor actitud de todas es tirar la pelota afuera y seguir saliendo al extranjero como si en Salta no existieran ni la violencia ni la inseguridad. 
    
Mal que les pese a los gobernantes, el prestigio del turismo en Salta no se construye ni se cimenta con paisajes bonitos ni con empanadas baratas: es necesario ofrecer también seguridad, limpieza y transparencia, de modo tal que no haya que ser Indiana Jones para disfrutar de las bellezas y los atractivos de Salta.

Con el ministro Lavallén a la cabeza, el gobierno de Salta se pasea por el mundo -haya o no crisis en las cuentas públicas, porque para viajar al extranjero siempre hay dinero- intentando convencer a los turistas de los países más ricos de que deben visitarnos.

¿Cómo hace un promotor de turismo salteño en la IFTM Top Resa de París para decirle a un francés que venga a visitarnos? ¿Es que suponen que los franceses no leen los diarios y no se enteran de la cantidad de turistas de esa nacionalidad que han sido asesinados en Salta?

Si hasta parece una falta de respeto que el gobierno busque a residentes salteños en París para que trabajen por 400 euros en la feria, y les cuenten a los franceses una película que no guarda ninguna relación con la realidad.

El problema no es tanto de los salteños como de su gobierno, porque es al gobierno al que corresponde garantizar la seguridad de los desplazamientos de todos los que ponen un pie en el territorio. Que haya lugareños taimados o con intenciones perversas es algo que nos debiera preocupar, por supuesto, pero gente así también la hay en Francia y en cualquier otro país civilizado. Lo que ocurre en estos lugares es que el gobierno no mira para otro lado -como hace el gobierno de Urtubey- cuando los malos entran en acción.

Hoy el gobierno provincial de Salta destaca por todo alto la primera boda que va a celebrar el movedizo Registro Civil salteño en el Tren a las Nubes. Está muy bien que se celebren bodas en las alturas, y más todavía si el celebrante, mientras recita los artículos correspondientes del Código Civil, arroja a la cara de los contrayentes trozos enteros de su acullico. Mejor estaría, por supuesto, que el gobierno reconociera como catástrofe que los turistas extranjeros sean asesinados en Salta y mucho mejor todavía que adoptara las medidas que sean necesarias para que estos turistas regresen con vida a sus lugares de residencia.

Si el ministro Lavallén tiene cara para echarse otro viajecito a París en el otoño de 2019, que sepa que los franceses no son estúpidos y que sería bueno que antes de plantarse en la ciudad luz a hablar maravillas de Salta, se presente en las rondas de negocio con un crespón negro, en señal de luto.

No hay comentarios.: