lunes, 2 de diciembre de 2013

Noticias


Cien años de subte: dos hombres que llevan medio siglo en el taller

BUENOS AIRES 2 Dic(La Nación).-Les brillan los ojos cuando hablan de talleres, vías y trenes. La nostalgia los atrapa al recordar que desde muy pequeños comenzaron a trabajar entre boggies y fosas. Los envuelve cuando hoy, en edad de jubilación, se cargan de adrenalina porque todavía desarrollan tareas operativas para hacer "un subte mejor", como les gusta decir. Juan Aníbal Patitucci y Salvador Rocher son dos de los empleados en actividad que más historias del subte porteño atesoran. Patitucci tiene 68 años, y a los 14 comenzó estudiar mecánica y a trabajar en la línea A, cuando los motores de las formaciones eran más rudimentarios y el sistema de señales era "el que habían instalado los ingleses". "Yo empecé en el subte cuando las estaciones de la línea A , por ejemplo, fueron azulejadas con distintos colores para que pudieran ser identificadas por las personas que no sabían leer. Así que conozco cada detalle", cuenta a LA NACION Juan Aníbal, que pasó gran parte de su vida en el Taller Polvorín, en Emilio Mitre entre Bonifacio y Directorio, en el límite entre Caballito y Parque Chacabuco. Este hombre, que trabajó en distintas áreas, asegura que el subte fue cambiando al pulso que marcó la sociedad. "En la década del 60, la gente que viajaba en subte iba más tranquila. Se corría menos y los trenes no estaban tan abarrotados de pasajeros. Había otra educación. Incluso, muchas personas lo usaban para hacer turismo, para pasear un fin de semana", recuerda Patitucci, que cada mañana se levanta para trabajar en el taller de la estación San Pedrito, en la línea A, donde capacita a las nuevas generaciones de operarios. Y sigue: "En las estaciones había balanzas para pesarse, así que imagínese el tiempo que tenían los pasajeros cuando se bajaban de una formación y se quedaban en los andenes. Lógicamente, eso fue cambiando hasta llegar a hoy, donde todos están apurados y no hay tanto respeto por el otro". Patitucci sostiene que la situación más curiosa y preocupante que le tocó vivir en el trabajo fue cuando en la década del 80, en la estación Miserere (línea A), al paso del tren hubo una seguidilla de explosiones que parecían un "bombardeo". "Hubo que desalojar los andenes porque no sabíamos qué estaba pasando. Había una mala conexión eléctrica que hizo varias explosiones en cadena, pero no pasó nada grave", recuerda.


SU SEGUNDA CASA. Salvador Rocher también tiene 68 años, es jubilado, pero sigue trabajando para Subterráneos de Buenos Aires (Sbase) como supervisor de inspectores. Comenzó a desarrollar tareas en el subte a los 13 y ya suma 55 años de antigüedad. Entre sus títulos, que atesora y muestra con orgullo, está el haber participado del proyecto, fabricación y supervisión de los coches Fiat argentinos que hoy circulan, por ejemplo, en la línea A, junto con las nuevas formaciones chinas recientemente incorporadas. "Este coche que viene acá, lo hicimos nosotros, mire...", dice, y lo señala. "Éste es el número 45. ¡Qué locura! Lo conozco de memoria", asegura, de pie en el andén de la estación Loria. Y luego voltea su cabeza para verlo partir, como quien despide a un niño al que vio crecer con emoción. "Por suerte, tuve la posibilidad de ser jefe en los talleres de todas las líneas, menos en la B. Con el tiempo las formaciones fueron cambiando, al tiempo que iban sumando tecnología. Los viejos coches de la línea A, los belgas, podían circular gracias a que los desarmábamos por completo y los volvíamos a armar. Pero no hay que decir que lo pasado es mejor; los belgas eran muy buenos, pero las formaciones chinas que trajeron son mucho mejores", asegura. Rocher tiene como recuerdo menos grato el accidente ocurrido en marzo de 1985, cuando una falla en el cambio de vías provocó el descarrilamiento de una formación, que se estrelló contra una columna del túnel. El hecho provocó cuatro muertos y 35 heridos. "Fue terrible, nunca había vivido algo así. Cuando llegué al taller y vi eso, fue un desconsuelo. Una falla que se cobró muchas vidas. Me cuesta recordarlo", dice. Si bien cree que cada década tiñó al subte con una particularidad, Rocher considera que las disputas gremiales siempre han sido difíciles. "Hubo fuertes reclamos gremiales y luchas internas entre los gremios. Pasó mucho en la década del 70. Creo que es parte de la historia del subte", dice este hijo de ferroviario que ama su profesión. "Para mí, el subte es mi casa. Y de mi casa, nunca me quiero ir."


LA MIRADA DE LOS METRODELEGADOS EN EL CENTENARIO. Al cumplirse cien años del subte porteño, la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtsyp) emitió un comunicado en el que cuestionó la política oficial sobre este medio de transporte. "La gestión de Pro prioriza un medio de circulación como el carril exclusivo para colectivos y no colabora para mejorar el servicio brindado por el subte", reza el texto. "Cuando se creó, fue el quinto subterráneo del mundo, muestra de un grado de desarrollo lejano al que tienen sus hermanos mucho más jóvenes de América latina", dijeron..

Simulacro de accidente de tren en Malvinas Argentinas

BUENOS AIRES 2 Dic(InfoBan).-Se realizó sobre las vías del Ferrocarril Belgrano Norte, a la altura de la estación Los Polvorines, y el resultado fue completamente exitoso, aseguraron los organizadores. Para esto, distintas áreas municipales trabajaron en conjunto, entre ellas, la Secretaría de Gobierno, la Dirección General de Tránsito y Transporte, Defensa Civil, la Dirección de Seguridad, el C.O.M. (Centro de Operaciones Municipal), la Secretaría de Salud, la Dirección de Patrullas, los Bomberos Voluntarios de Malvinas Argentinas y Tortuguitas, Ferrovías, Modena Hems S.A. y más de 50 actores que participaron en el hecho. “Esto no tiene precedentes, es el primero que se hace con el desplazamiento de todas las fuerzas. Estamos conmocionados por el resultado, por la organización y la sincronización”, aseguró Horacio Anello, Director General de Tránsito y Transporte de Malvinas Argentinas. “Estuvimos a la altura de las circunstancias, mejoramos en los promedios de tiempo y nos vamos superando cada vez más. El sistema de Malvinas Argentinas demostró con esto que está capacitado para lo que pueda llegar a pasar. Y en cuanto al tiempo, en lo que nosotros denominamos la zona roja, estuvimos 25 minutos”, afirmó por su parte Mariano Aguilar, Director de Defensa Civil del distrito. Además, Juan Bautista Fos, Jefe de Seguridad Operativa de la Gerencia de Operaciones de Ferrovías, comentó: “Fue todo muy positivo, se trabajó con dedicación, con esfuerzo, con profesionalismo, se evacuó a las victimas rápidamente y la velocidad del tren alcanzó los 14 o 15 km por hora”. “El resultado fue optimo, era lo que se esperaba, hemos hecho un tiempo record con 50 víctimas en el lugar”, explicó también el Jefe de los Bomberos de Malvinas Argentinas, Comandante Mayor Marcelo Benítez.


Recuperar la estación ferroviaria de Palavecino

GUALEGUAYCHU 2 Dic(El Argentino).-Apenas a 25 Km de Gualeguaychú, se encuentra la que una vez fue la estación de tren del ramal Basavilbaso-Gualeguaychú del ferrocarril Urquiza. A fines de los años 70, ese ramal prácticamente comenzó a quedar inactivo, hasta el punto que las instalaciones para el embarque de pasajeros y carga se cerraron. Hoy la situación es caótica en el lugar, pero el viejo edificio de principio de siglo de arquitectura inglesa, a pesar de sufrir años de despojo y abandono, que provocó que los vándalos se hayan robado hasta los mosaicos de las habitaciones, tirantería del galpón de estiva y hasta las aberturas, puede ser puesto en valor. Con una superficie de 30 hectáreas, el predio es ideal para realizar actividades turísticas o recreativas, siempre y cuando sea acondicionado. En su momento la entidad Narcóticos Anónimos, que funciona en la actualidad en calle Belgrano 123 de nuestra ciudad, tuvo la idea de crear una granja para la recuperación de jóvenes y adultos adictos, reacondicionando las pocas instalaciones que quedan en píe de la vieja estación y las 30 hectáreas restante para la realización de emprendimientos hortícolas y ganaderos, los que podría ser una excelente oportunidad para reactivar todo esa infraestructura. Esto le permitiría a los jueces mandar a chicos adictos con penas en suspenso por robos, poder resociabilizarlos en ese lugar, al sacarlos de las malas juntas y enseñarles un oficio a través de laborterapia. Lamentablemente este proyecto no prosperó, como tampoco ningún legislador nacional o provincial por Gualeguaychú, tiene la visión de darle impulso a este tipo de idea de fuerte contenido social y de promoción humana.

"Los pioneros proyectaron 100 km de subte y hoy no llega a los 60"

BUENOS AIRES 1 Dic(InfoNews).-Lo dijo el titular del gremio de los trabajadores del subte y Premetro, Roberto Pianelli, a cien años de la creación de ese medio de transporte. El secretario general de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (AGTSYP), Roberto Pianelli, afirmó que "los pioneros proyectaron un subte de 100 kilómetros de extensión para 1933 y hoy no llega a 60 kilómetros". En diálogo con Télam, el titular del sindicato de trabajadores del subte porteño trazó un balance crítico sobre la situación actual de este transporte público a 100 años de su creación. Pianelli aseguró que "los pioneros proyectaron un subte de 100 kilómetros de extension para 1933 y hoy no llega a 60 kilómetros, lo que demuestra que está estancado". El sindicalista apuntó contra las promesas de campaña de Mauricio Macri, quien había prometido ampliar el subte a razón de 10 kilómetros anuales, y "no construyeron ni 5". En este sentido, Pianelli analizó que "en todas las ciudades del mundo, cuando se construye una nueva línea se utilizan nuevas tecnologías y trenes nuevos, lo que amplía la extensión de los subtes y los convierte en transportes esenciales y nodales de las grandes ciudad". Apuntó contra las promesas de campaña de Macri, quien había prometido ampliar el subte a razón de 10 kilómetros anuales, y "no construyeron ni 5". "No estamos hablando de Europa; el subte de Santiago de Chile o el de San Pablo son un ejemplo de esto. Acá, hace 6 años inauguraron la línea H con coches que tienen más de 70 años de antigüedad", afirmó. Según el titular de la AGTSYP, la situación "se agrava con el aumento del 150% del precio del boleto en los últimos dos años que no sabemos a donde va a parar, ya que no se ve reflejado ni en el servicio ni en las condiciones de los y trabajadores del subte".


Aquellos trenes

RIO NEGRO 1 Dic(RioNegro.com.ar).-Los trenes reciclados del presente se parecen bastante a los de la década del 60 o del 70 en Argentina. Cambiaron muy poco, casi nada, aunque sí es diferente el escenario. Hoy la llegada de un tren no conmueve a nadie, apenas unos pocos nostálgicos se acercan a las estaciones que quedaron en pie, otros miran con indiferencia y la mayoría directamente lo ignora. Políticas de uno y otro gobierno fueron limando el poder del tren, el afecto al tren, porque era afecto, amor lo que se sentía por los trenes que unían destinos, que forjaban amistades. Eran el nexo ideal para la gente que de un punto a otro del país llevaba sus ilusiones a cuesta, sus amores pendientes, sus sueños por realizar. El tren era el medio de transporte por excelencia para aquellos que se animaban a probar suerte en la gran Buenos Aires, por esos tiempos también diferente. En mi pueblo nunca más se vio fiesta semejante como la que se armaba cada vez que llegaba un tren. Claro, fiesta era un modo de decir, porque faltaba la torta y el brindis, pero el pueblo, por un instante, era una algarabía generalizada. Allí se encontraban amores, hermanos, padres e hijos; allí confluían proyectos y planes; allí se ponían en marcha o terminaban grandes ideas; ahí confluían los curiosos que sólo iban para esperar el tren. Estaban esos que no tenían parientes ni amigos en viaje, sólo asistían a la estación con el fin de esperar el tren, porque el tren en sí mismo era una visita esperada cada día. Mi pueblo, Andalgalá, era punta de riel, es decir el final de las vías para la llegada del tren. Bajaban los pasajeros, acomodaban la formación, limpiaban los vagones y, a veces, en el mismo día, pegaban la vuelta para hacer el mismo camino de regreso. Y se daba la inversa. Porque partían ilusiones, partían sueños y amores, planes y lo que días atrás habían sido abrazos y alegría se transformaba en lágrimas, en buenos deseos y en generalizados hasta pronto. El tren se convertía en desgarradoras escenas cuando los convocados para el servicio militar partían hacía sus destinos para ponerse "bajo bandera", como solían decir los padres. No decían que estaban en el servicio militar, decían que estaban bajo bandera. Era la tristeza lógica de la partida a un destino para muchos no deseado, pero no iban a la guerra y, salvo algún grave imponderable, tenían fecha de regreso. Pude presenciar todas esas escenas, las de las partidas y las del regreso, iguales y diferentes a la vez, porque se podía volver cargado de gloria o con las manos vacías. Se podía encontrar el mejor futuro, pero se podía fracasar también. El tren también fue testigo duro de esas realidades cotidianas que poblaban sus estaciones, el tren era sinónimo de la llegada de soluciones, o de postergaciones, el tren traía y llevaba. Y no tenía la frialdad de los colectivos de hoy, era casi como un viaje familiar, aunque los que se sentaran al lado fueran desconocidos. Se viajaba en familia, los viajes duraban muchas horas y eso generaba amistades inesperadas. Con un abuelo taxista, íbamos antes de que llegara el tren a la estación y nos volvíamos después de que no quedaran pasajeros para llevar al pueblo. Eso podía significar un par de horas, pero repetida la escena cada día o día por medio, las escenas se multiplicaban una y otra vez. Esos trenes de antes, que dejaron estaciones vacías, recorrieron la Argentina durante décadas llevando lo que por ese entonces se llamaban los frutos del país. Nostalgia, eso es, nostalgia por esas cosas que el tiempo hizo desaparecer, los gobiernos de turno y unos cuantos factores más, pero literalmente desaparecieron de decenas de estaciones que hoy lucen abandonadas o ya no están. Muchos sueños de una Argentina mejor hoy no tienen en qué viajar.

Se suicidó una persona en el subte y estuvo interrumpida la línea D

BUENOS AIRES 1 Dic(InfoNews).-El hecho ocurrió en la estación Scalabrini Ortiz e interviniveron el SAME y bomberos. Se trataba de un hombre mayor a 30 años. El motorman sufrió una crisis nerviosa y debió ser atendido. El servicio ya está normalizado. Una persona se suicidó hoy al arrojarse a las vías de la estación Scalabrini Ortiz de la línea D del subte y el servicio debió ser interrumpido durante las primeras hotas de la mañana para que puedan intervenir los bomoberos y el SAME. Fuentes policiales informaron que se trataba de un hombre mayor a los 30 años y que, además, el motorman de la formación que lo atropelló debió ser atendido por una crisis nerviosa.


Metrovías celebra el centenario con afiches y un spot

BUENOS AIRES 30 Nov(EnelSubte).-La operadora de la red lanzó un spot publicitario y dos afiches conmemorando los 100 años del Subte, que se celebran mañana. No habrá celebración oficial, pero SBASE exhibirá en Plaza de Mayo dos Brugeoise restaurados durante mañana. En el marco del centenario del Subte la operadora Metrovías lanzó dos afiches conmemorativos del aniversario que se celebrará mañana, cuando se cumpla un siglo de la habilitación del primer tramo de la línea A. Los mismos fueron colocados en las carteleras que habitualmente emplea la compañía entre ayer y hoy. Además la empresa hizo pública una pequeña pieza publicitaria, de menos de un minuto de duración, donde se recogen testimonios de empleados de distintas áreas del Subte recordando sus experiencias personales con el subterráneo y se observa la realización de tareas de mantenimiento rutinario de coches, vías y estaciones.


Edificios del Ferrocarril Urquiza: entre el deterioro y la esperanza

GUALEGUAYCHU 29 Nov(El Argentino).-Dejaron de utilizarse a fines de los años 70, pero durante la década neoliberal de los 90 y la política de desguase de los ferrocarriles, les significó el golpe de gracia. Son predios enormes con edificaciones sólidas que pueden ser empleados para fines sociales, pero el abandono y el vandalismo los está destrozando. La Estación Palavecino a tan solo 25 Km de Gualeguaychú, es una reliquia arquitectónica abandonada, que se cae a pedazos con el paso del tiempo y el vandalismo. Las vías que una vez fueron un sistema de comunicación confiable para las centenares de familias que vivían en las zonas rurales aledañas a la estación, hoy están cubiertas de vegetación e irremediablemente oxidándose por el paso del tiempo. El Ferrocarril tuvo su tiempo de esplendor hasta fines de la década del sesenta y el tramo de 60 Km que iba desde la estación de Gualeguaychú –hoy devenida en el Corsódromo- pasando por Palavecino, Almada, hasta llegar al nudo ferroviario de Parera, fue una vía de comunicación vital para el crecimiento y desarrollo de los pueblos, localidades, colonias del interior del país. Hoy los edificios de las estaciones ferroviarios presentan un estado total de abandono y en el caso de Pastor Britos no quedan siquiera los cimientos de lo que fuera una Estación, debido a que se desmanteló completamente. La estación Palavecino, pertenecía al denominado ramal Basavilbaso – comprendido por Faustino M. Parera - Gualeguaychú, de 100,6 km, que comprendía las estaciones: Basavilbaso, Gilbert, Urdinarrain, Faustino Parera, General Almada, Palavecino, Gualeguaychú, hasta llegar al Puerto de Gualeguaychú. En 1901 las estaciones de este ramal se denominaban: Gobernador Basavilbaso, T. Gilbert, Urdinarrain, Pastor Britos, Almada, Palavecino, Gualeguaychú. La línea Gualeguaychú – Basavilbasso fue construida por el gobierno entrerriano con arquitectura inglesa, sólidas con buenas paredes, pisos y techos, sobreviviendo al cierre de ramales que tuvo su golpe de gracia, durante la infame década neoliberal de Carlos Menem, que desmanteló los ferrocarriles. La consecuencia directa e inmediata de estas políticas cortoplacistas, fue el empobrecimiento y la migración de los pobladores nativos de los pueblos rurales a las grandes ciudades acrecentando su cordón de pobreza. Hoy en aquellas localidades por donde pasaba aquel “gusano de hierro humeante”, son hoy pueblos fantasmas. El impresionante atraso de la red vial departamental, requiere de un constante mantenimiento de Vialidad Provincial, pero al ser un departamento con más de 2200 Km de caminos de tierra que mantener, los trabajos son deficientes, aislando más a las localidades rurales durante las temporadas de fuertes lluvias, cosa que hace cien años atrás no sucedía por el paso del tren, que no sólo comunicaba a los pobladores rurales con las grandes ciudades, sino también permitía el transporte de ganado y cereales para su comercialización. Es por eso que al igual que la Estación Almada, hoy totalmente abandonada y sin ningún tipo de uso por parte de la Junta de Gobierno, contaba con instalaciones de depósito y oficinas debido a que atendían el servicio de cargas y pasajeros. A su vez cuando se inauguró el ramal en 1890, las estaciones cumplían las funciones de estafetas de correo y el envió de telegramas telegrafiados. Tecnologías que fueron vitales para el desarrollo de pueblos y colonias, que hoy solo son historia de un pasado donde existía un proyecto de país federal. En las estaciones se construyeron galpones en donde las empresas agropecuarias acopiaban el cereal, como fue el caso de la firma Goldaracena Hermanos, que en cada estación contaba con un galpón o centro de acopio para el trigo y el lino, además de la comercialización de implementos agrícolas para la actividad de la labranza de los colonos. Estos emprendimientos, generaron empleos genuinos, sentaron sentimientos de raigambres en las familias y poco a poco se fundaron escuelas, clubes sociales, centros de salud, almacenes de ramos generales, llegó Obras Sanitarias de la Nación y la electrificación rural. Todos estos adelantos pueden verse hoy en Estación Parera, que era el nudo ferroviario departamental, y la parada obligada de los viajeros que partían desde Gualeguaychú, para tomar otros destinos en la provincia, o ir hasta el norte del país o llegar hasta Buenos Aires, una vez que a mediados de los años 70 entró en servicio el complejo vial y ferroviario Zárate- Brazo Largo. Todo este movimiento logístico hacía que a Parera llegaran en promedio ocho trenes diarios y en la estación trabajaran treinta personas, mientas que en su época de esplendor, el pueblo llegó a tener más de mil habitantes, cosa que ni siquiera hoy con las promesas de pavimentación de la ruta provincial 51, se logra revertir su fantasmagórico estancamiento. Parera hoy tiene un poco más de 150 habitantes, con viejos almacenes cerrados y hasta un barrio de viviendas sociales de diez casas abandonadas y sin terminar, debido a que nunca lograron encontrar familias para convertirlas en futuras adjudicatarias.

Los proyectos. La comunidad de Parera nunca pudo despegarse de sus orígenes ferroviarios y a diferencia de los pueblos rurales que componían el ramal Parera, Almada, Palavecino, Gualeguaychú, sus pobladores supieron conservar la historia e hicieron un museo en la estación, que por gracias del destino aún puede ver pasar trenes de carga provenientes del norte del país. No sucede lo mismo con la estación Almada y Palavecino. En Almada hay una familia viviendo en el lugar que alguna vez sirvió como vivienda para el jefe de la estación. Su imponente galpón que alguna vez fue utilizado para depósito, está prácticamente intacto; sin embargo la junta de gobierno de Almada no le da ningún uso social a esas instalaciones. En Palavecino, la situación es caótica, años de despojo y abandono, provocó que los vándalos se hayan robado hasta los mosaicos de las habitaciones, tirantería del galpón de estiva y hasta las aberturas. Con una superficie de 30 hectáreas, el predio es ideal para realizar actividades turísticas o recreativas, siempre y cuando sea acondicionado. No obstante, la entidad Narcóticos Anónimos, que funciona en la actualidad en calle Belgrano 123 de nuestra ciudad, tiene desde hace años un proyecto de crear una granja para la recuperación de jóvenes y adultos adictos, reacondicionando las pocas instalaciones que quedan en píe y las 30 hectáreas restante para la realización de emprendimientos hortícolas y ganaderos, con el fin de solventar la granja, además de cumplir la función de laborterápia para los jóvenes. Lamentablemente este proyecto no prosperó y las instalaciones se deterioran año a año, pese a que como lo supo hacer a principio del siglo XX, puede seguir ayudando a muchas personas a descubrir otros horizontes y diseñar un mejor futuro.

Se desarrolla el encuentro de ALAMyS en Buenos Aires

BUENOS AIRES 28 Nov(EnelSubte).-Piccardo y Rodríguez Larreta inauguraron ayer la asamblea. Se desarrollan paneles de expertos sobre infraestructura, gestión y tecnología ferroviaria, además de una expo-muestra comercial. Transportes Metropolitanos de Barcelona asumió la presidencia del organismo. Se dio por inaugurada ayer la 27° Asamblea General de la Asociación Latinoamericana de Metros y Subterráneos (ALAMyS), que se celebra en el Hotel Hilton de Puerto Madero, con la presencia del Jefe de Gabinete de Ministros del Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta y el presidente de Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), Juan Pablo Piccardo. En la ceremonia se produjo la asunción de las nuevas autoridades de la organización, cuya titularidad quedó en manos de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), la operadora del Metro de esa ciudad, mientras que la secretaría general quedó en manos del Metro de Santiago de Chile. La presidencia estaba en manos del Metro de San Pablo desde abril de 2012. Respecto del centenario del Subte, el presidente de SBASE Juan Pablo Piccardo declaró que "En este año tan significativo para nosotros, en el que desarrollamos nuestro primer período de gestión y el subte cumple cien años, nos entusiasma pensar en construir un subte que sea hito de la Ciudad, como lo fue tiempo atrás. Es un enorme desafío pero también una gran responsabilidad reposicionar el servicio teniendo al usuario como única prioridad". En este sentido remarcó que la ALAMyS "es para el subte de Buenos Aires [una oportunidad de] compartir experiencias y adelantos para mejorar nuestro servicio para que la gente cada día viaje mejor". El Subte, en tanto, recibió felicitaciones de Enric Ticó, presidente de Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC, que en este año cumple su 150° aniversario), por medio de un video transmitido a los presentes.


SBASE canceló la reforma de 64 coches GEE

BUENOS AIRES 27 Nov(EnelSubte).-La reforma de 64 unidades CAF/General Eléctrica Española fue cancelada por SBASE. Se trata de un contrato acordado por Nación y luego transferido a la Ciudad. Si bien son trenes de mediados de los 60, se prefirió reformar Siemens, que son 30 años más viejos. Subterráneos de Buenos Aires decidió la cancelación del proyecto de reforma de 64 coches CAF - General Eléctrica Española, privilegiando las tareas de remodelación de 50 coches Siemens-Schuckert O&K, que datan de la década del 30. El contrato había sido suscripto en 2006 por el Estado Nacional, quien había encomendado las tareas de reforma al grupo Emepa, el cual había vencido en la licitación a las empresas Alstom, Siemens y Emfer (Emprendimientos Ferroviarios, de los hermanos Cirigliano). El malogrado proyecto era uno de los tantos que eran impulsados desde la Secretaría de Transporte de la Nación en épocas del procesado secretario Ricardo Jaime, quien acumula más de 20 procesos judiciales en su contra. Las tareas que debían practicársele a las unidades se asemejaban a las intervenciones realizadas en los coches Siemens reformados. Vale decir, modernización de las cabinas y comandos de conducción, interiores, pasamanos, agarraderas y asientos, iluminación, instalación de sistema de audio, ventilación forzada y modificaciones en los componentes mecánicos de los trenes. De acuerdo con el informe de la Auditoría Porteña la obra presentaba apenas un 7,8% de avance. Según se consigna en el documento sólo se realizaron trabajos sobre ocho coches trasladados a las instalaciones que Emepa posee en Chascomús, donde fueron desarmados, realizándose un "reacondicionamiento de cajas, bogies y motores". La construcción de una formación prototipo, a diferencia de lo ocurrido con los Siemens, nunca llegó a materializarse. La Nación, a cargo de quien se encontraba el contrato, se resistía a una redeterminación de precios. Luego de la transferencia del servicio a la Ciudad, a fines de 2011, la administración nacional se desentendió de dicha inversión y transfirió el contrato a la Ciudad, quien optó por cancelarlo. Los coches CAF - General Eléctrica Española fueron fabricados en Bilbao a medidados de los años 60 y puestos en servicio en la línea E, donde oficiaron como coches inaugurales del reformulado trazado entre Bolívar y Avenida La Plata. Posteriormente pasaron a la línea D, para retornar finalmente a su línea original. Se trata de coches apenas más antiguos en fabricación que los Nagoya de la línea C. A pesar de que su antigüedad es cercana a los 50 años, SBASE privilegió la reforma de los Siemens, que cuentan con 80 sobre sus espaldas y que la empresa publicitó como "50 nuevos coches" para la línea E en septiembre pasado.


Free Image Hosting at www.ImageShack.us

No hay comentarios.: