sábado, 3 de noviembre de 2018

Y con el Celeris que hacemos!!!

Esta abandonado a las inclemencias del Tiempo en el Taller Mariano Acosta

CAPITAL FEDERAL 3 Nov(MDV).- Fue un proyecto absurdo llevado a cabo por el Gobierno anterior donde se gasto en realizar el proyecto del  Tren del Este en Puerto Madero. 

Alstom fue el proveedor del material rodante el cual consistio en traer dos formaciones de Trenes 0 km los cuales habian sido fabricados para clientes en Francia, los mismos vendrian en encomodato y alquiler por tiempo determinado y prueba. 

Al mismo tiempo Alstom soñaba como miles de Agrentinos el Proyecto del TGV Argentinos " El Bala Argentino". Se inauguro el 14 de Julio del 2007 en el Gobierno de Nestor Kirchner y bajo la supervision del entonces Secretario de Transportes Ricardo Jaime y luego puesto en manos de la Ciudad de Buenos Aires, pese al reclamo del jefe de Gobierno, Mauricio Macri.  

Durante años circulo por sus casi 20 cuadras de extension, parando en sus cuatro estaciones, una ellas donde se realiza el cruce de las dos unidades.
Mediante un acuerdo con el municipio francés de Mulhouse consiguieron en comodato gratuito los dos coches, construidos por la empresa francesa Alstom, que tenían un diseño ecológico y de andar silencioso, con dos vagones unidos por un fuelle que podían transportar 300 pasajeros. 

El Gobierno Nacional puso en marcha el servicio en julio de 2007, con un recorrido de 4 estaciones entre las avenidas Córdoba e Independencia. 

Pero desde los primeros días se empezó a notar un problema: aunque el boleto solamente costaba $ 1, muy poca gente viajaba, salvo algunos turistas de paseo por Puerto Madero. 

Motivos había varios. Por ejemplo que a pocas cuadras de la vía de la Avenida Alicia Moreau de Justo está la avenida Paseo Colón/Leandro N. Alem, donde abundan las líneas de colectivos, que además tardaban mucho menos que los 20 minutos que había que esperar entre los servicios del tranvía. 

Y además, no conectaba con ninguna de las líneas del  nuestro subterraneo porteño.

En 2008 se anunció en el llamado a licitación para la ampliación del servicio, que iba a contar con siete estaciones nuevas. Hacia el norte se construirían las paradas “Catalinas”, “Torre de los Ingleses” y “Terminal de Ómnibus”, mientras que hacia el sur, estarían las estaciones “Avenida Garay”, “Hospital Argerich”, “Cancha de Boca” y “Caminito”. Pero el proyecto nunca prosperó. 

Para colmo, ese año la firma española Mintra adquirió los vagones, y el Gobierno acordó pagarle un alquiler por el servicio. Como nunca cumplieron, la firma amenazó en 2010 con llevárselos, y la respuesta del Gobierno fue comprarlos y cederle la operación a Metrovías, Ferrovías y Alstom. Esa compra costó 5 millones de euros: sumados a los costos de renovación de las vías y la construcción de las estaciones, la instalación del tranvía costó $ 102 millones.

Para mantener el boleto en $ 1, la Nación prometió $ 900.000 mensuales en subsidios por gastos operativos, que en Metrovías dicen que no cobraron. Considerando que al momento de su cierre al servicio lo usaban 25 personas por hora, el costo por pasajero llegaba a $ 78, mucho más que lo que incluso hoy cuesta tomarse un taxi para recorrer las 16 cuadras entre Independencia y Córdoba.

Paralelamente a la proyectada ampliación del servicio, se especulaba con las futuras líneas que podrían construirse: la opción de un ramal por la Avenida Juan B. Justo entre los barrios de Liniers y Palermo, era una de las alternativas más probables.

​Sus coches amarillos marca Alstom –la empresa francesa que fabricó los coches de la línea H funcionaban con energía eléctrica, eran ligeros y ecológicos. Era operado por Metrovías, que decidió cerrarla por su poca concurrencia.

El 10 de Octubre del 2012 hace exactamente 6 años era clausurado por Horacio Rodriguez Larreta por la falta de uso, ya que el mismo realizaba un recorrido de ningun lado a ninguna parte. 
El proyecto quedaba trunco, para siempre a nivel turistica y tranviario moderno.

En el año 2016 se dio comienzo al desarme del tendido por que por ese recorrido pasaria a formar parte del Proyecto del paseo del Bajo, pues asi se dio comeinzo a desmontar rieles y catenarias. Para ello se llevo la unica formacion de Celeris 302 a los talleres del Premetro en Mariano Acosta en el Bajo Flores.
Tambien se llevaron los postes porta catenaria, rieles y durmientes acopiandolos alli mismo. Hoy ese material es usado para poder dar termino al nuevo taller Lacarra de la Linea E. 

Pues entonces si todo se uso de nuevo, la formacion del Celeris 302, no podria estar en manos preservacionistas desde ya por la Asociacion Amigos del Tranvia para su uso y cuidado dentro de las intalaciones del Taller Polvorin y sobre todo bajo techo.
Creo que a la sumar votos el jefe de Gobierno, el presidente de Sbase y el ministro de Transportes no deberian tardar mucho en pensarlo que eso seria la mejor idea a dejar que las inclemencias del tiempo pongan en peligro algo que nunca sabremos cuanto costo y que fue lo mas moderno en transporte que llego a nuestro pais, fabricado por la francesa Alstom. 

No hay comentarios.: