sábado, 21 de enero de 2017

Mas sobre los Trabajos en el Subte de Constitucion

Fotos: así son los trabajos de refacción de la estación de subte de Constitución
 

CAPITAL FEDERAL 21 Ene(Infobae).-En cuatro obras simultáneas, casi un centenar de obreros trabajan contrarreloj durante las 24 horas para cambiar señales y vías de casi 80 años y reabrir al público el 1º de marzo."Somos heladeros: en el verano trabajamos el triple de lo que trabajamos el resto del año", bromea el ministro de Desarrollo Urbano y Transporte porteño Franco Moccia mientras se apresta a iniciar un recorrido por las obras de la estación Constitución de la línea C de subterráneos que comenzaron con el año nuevo y que se extenderán hasta el último día de febrero. Efectivamente, las modificaciones estructurales sobre la estación de subte que más pasajeros ve pasar diariamente -unos 170.000 de los 260.000 que se transportan por la línea C suben al subte o se bajan de él en la estación cabecera- necesariamente deben hacerse cuando la afluencia de usuarios es menor, en los meses de verano.
El momento en que se sueldan las vías, a más de 2000 ºC (Fotos: Nicolás Aboaf)

Sucede que el único modo de poder afrontar el desafío logístico que implica instalar nuevas vías, montarlas, ajustarlas y nivelarlas es interrumpiendo el tránsito de formaciones. Los rieles, durmientes, el balasto (la piedra que rodea a los durmientes) y las retroexcavadoras para poder movilizar las piedras tuvieron que ser introducidos por los túneles de ventilación. Además, muchas de las actividades son altamente riesgosas, como el procedimiento de soldadura aluminotérmica que se utiliza para soldar vías, que alcanza temperaturas superiores a los 2000 grados centígrados.
Los durmientes y vías se encuentran montados en gran parte, pero aún deben ser ajustados y nivelados

Según las previsiones de Subterráneos de Buenos Aires (Sbase), el 1º de marzo deberían estar listas las obras que, junto con las que ejecutan el Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño y Metrovías, apuntan a cambiarle la cara la estación cabecera. Cambios en los cruces de vías y durmientes, actualización de la señalización, construcción de una nueva salida sobre la plaza y la renovación de pisos y aspecto exterior son las cuatro grandes obras que se encuentran en marcha en este momento, ocupando a cerca de 100 obreros, técnicos e inspectores de seguridad que, en cada uno de los tres turnos, trabajan durante las 24 horas del día, de lunes a lunes.En marzo, los usuarios verán cambios importantes, aunque son sólo una parte de los trabajos que se llevan a cabo: la mayor parte se realiza en áreas que pasarán desapercibidas, pero que en el corto y mediano plazo servirán para aumentar la frecuencia y mejorar la experiencia del viaje.
El mayor desafío fue logístico: ingresar las vías, durmientes y retroexcavadoras a los túneles

La principal novedad que verán los viajeros es que ya no será necesario ingresar a la estación de trenes para poder salir a la superficie: un nuevo acceso, desde la plaza, tendrá la ventaja de ser más seguro en caso de necesidad de evacuación de la estación, además de conectar de modo más directo con los andenes donde están las paradas de colectivos. También, provee luz natural y mayor aireación, lo que ayudará a las dos plantas de ventilación que están en obras. En ese acceso habrá tres locales comerciales, uno de los cuales estará ocupado por una sede del Banco Ciudad.
La estación incorporará un nuevo acceso desde la plaza que aportará luz natural

En la estación, Metrovías está cambiando los pisos, que si bien no es lo más antiguo (datan de fines de los 90), tras dos décadas de uso intensivo se imponía una renovación.
Las obras deberán estar concluidas el 28 de febrero para reiniciar el servicio el 1º de marzo

No obstante, como ya se ha dicho, las mayores innovaciones son las que no estarán a la vista. En ese rubro se apunta el cambio de cruces de vías, que permiten entrar y salir a los trenes de la estación terminal y circular por el laberinto de túneles que sirven para conectar con talleres y cocheras, y que incluso conectan con la línea E. En efecto, hasta 1975, cuando se extendió su recorrido hasta Bolívar, esa línea tenía sus cabeceras en Constitución y Boedo; hoy, esas vías se utilizan para maniobras.
La sala de control de vías data de 1934

Muchos de los aparatos de vía que se están cambiando databan de 1934, cuando la estación se inauguró: en el cuarto de control, algunas de las consolas ya tienen un sticker que identifica que su próximo destino, cuando termine la modernización, será el museo del subterráneo.
Un sticker en la consola advierte que será llevada al museo del subterráneo una vez que sea cambiada por equipamiento nuevo

Vías y durmientes, en cambio, son más modernas: se cambiaron a fines de los 90, ya bajo la concesión de Metrovías, pero las nuevas formaciones que se están incorporando precisan vías más nuevas para poder circular a mayor velocidad. Tras las obras, se reducirá el tiempo de espera entre subtes de tres a dos minutos: un 50% más trenes por hora.
En el medio, el ministro Franco Moccia acompañado por directivos de Sbase

También se está renovando la señalización para poder tener la información "coche contra coche": el nuevo sistema provisto por Siemmens comenzará a funcionar a medidados de 2018, pero la etapa que se está cumpliendo ahora en Constitución es vital para la implementación final, pues en cierto sentido la estación cabecera es el grado cero desde donde se tendrá la referencia de la circulación de coches.
 Obreros trabajan en un foso necesario para el nuevo sistema de señalización

Para el cambio de vías y durmientes de Constitución, el ministerio a cargo de Moccia invirtió unos 400 millones de pesos, mientras que la señalización de toda la línea C demandó una erogación de 810 millones de pesos, que se cubrieron con fondos del presupuesto de la Ciudad y de organismos multilaterales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).
Los cambios de vías son operados por el sistema, para reducir la probabilidad de errores humanos

A diferencia de otras líneas, que han incorporado nuevas estaciones, las obras en la línea C pasan más por la optimización del recorrido que por su expansión, aunque en alguna oportunidad se especuló con la posibilidad de extenderlo hasta la zona de los tribunales de Comodoro Py. Para mejorar la experiencia de viaje, continuará la incorporación de trenes con aire acondicionado -en la línea C sólo 5 de los 18 trenes tienen aire-, una constante de los últimos cuatro años, en los que se incorporaron 200 vagones con aire en toda la red.
Casi cien personas trabajan en cada uno de los tres turnos que hay durante las 24 horas del día

Los números del subte hoy

Al final del verano, cuando Constitución vuelva a estar operativa, la línea H empatará la frecuencia de las otras líneas, cercana a los 3 minutos. Junto con la A, son las dos líneas que ya hoy tienen el 100% de sus formaciones con aire acondicionado, mientras que las líneas C, B y D están incorporandolo progresivamente. La E, la línea con menos afluencia de pasajeros, todavía no incorporó ninguno.
Por Constitución pasan diariamente unas 170.000 personas

Esa línea, la E, se encuentra arreglando vías y su taller, y tiene tres nuevas estaciones en construcción, que se inaugurarían en 2019.
La nueva señalización provista por Siemens comenzará a funcionar en 2018

Si bien reconocen que aún hay carencias, desde Sbase aseguran que en los últimos cuatro años el subte pasó de tener una aprobación de los usuarios del 33% en septiembre de 2012, cuando se traspasó de Nación a la Ciudad, a un 65% en septiembre pasado. Además, aumentó de 900 mil a 1,3 millones la cantidad de personas que viajan en un día de semana y esperan alcanzar el millón y medio en dos años.
Franco Moccia, ministro de Desarrollo Urbano y Transporte de la Ciudad

Unos 800 agentes y un mismo número de cámaras velan por la seguridad de los viajeros, lo que ha colaborado con una abrupta caída en la cantidad de denuncias de robos y hurtos, al tiempo que sirvieron para poner un punto final a los graffitis que vandalizaban las formaciones. Las cámaras se incrementarán hasta alcanzar las 1500.
 (Fotos: Nicolás Aboaf)

No hay comentarios.: