martes, 6 de junio de 2017

Tren Social en Rio Negro

El Tren Social brindó asistencia a más de 6.000 pacientes en la región

En su paso por Río Negro y Neuquén, sus profesionales beneficiaron a 15.000 vecinos con sus prestaciones en salud, áreas sociales y organismos.Este diario recorrió la formación para conocer cómo es un día dentro de los vagones y el esfuerzo del personal para resolver problemas y necesidades.
Durante los meses de abril y mayo, la formación del Tren Argentino 1, del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, visitó a varias localidades de Río Negro y Neuquén. Más de 6.000 pacientes recibieron atención médica gratuita en sus vagones consultorios y unas 15.000 algún tipo de prestación en el área social, cultural o de organismos como el Anses o el Renaper.La llegada del tren a cada localidad facilitó a los vecinos un variedad de estudios médicos y trámites que habitualmente se llegan a tornar imposibles para la población humilde, tanto por su valor económico o por la lejanía de las grandes ciudades.
La imagen de gente apiñada en los andenes, ansiosa por conseguir un turno, fue una postal que se repitió en cada estación en las que recaló.Decenas de profesionales viajan en la formación durante varios meses. Llevan la ayuda en salud o educación sanitaria. Pasan por lugares casi olvidados, que en muchos casos sorprenden por su dura realidad social.
Durante el recorrido, los profesionales observan cómo se exponen las desigualdades entre los pobladores del extenso territorio nacional.“Río Negro” se subió al tren en Río Colorado y recorrió los 12 vagones para dialogar con algunos de los 50 profesionales que vienen en viaje.Cada día dentro del tren se escriben historias nuevas, diferentes, al igual que en el andén, donde cientos de familias enteras esperan ser llamadas para su atención, respetando los turnos.En Río Colorado, miles de personas adultas, jóvenes, adolescentes y niños acudieron a la a la formación para recibir atención médica especializada en medicina general, odontología, obstetricia, ginecología, laboratorio y análisis clínicos, farmacia, radiología, mamografía y vacunación, entre otras. También se concretaron tramites con partidas de nacimiento, el nuevo DNI, ANSES.Muchos vecinos pudieron participar de talleres sobre violencia de género, salud sexual y reproductiva y derechos del niño.Los profesionales no dejan de asombrarse de la variedad de situaciones que se viven en los vagones. Coinciden que en el poco tiempo que están en cada ciudad o paraje logran tener satisfacciones por la solución de problemas. Pero también existen casos que les dejan un sabor amargo, cuando la situación de un paciente no logra ser resuelta.“Las personas llegan con algún problema de salud y la intervención de los médicos del tren permite que los ayudemos a cambiar su calidad de vida”, señaló Nora Pereyra, coordinadora general.Este diario pudo recopilar algunas de las tantas situaciones a resolver dentro de la formación.En Río Negro se detectaron dos casos llamativos de polimastías. Se trata de mujeres que presentaron más de dos mamas y a las que se le iniciaron tratamientos para resolverles la complicada situación.En el Valle Medio se presentaron casos de chagas, una enfermedad originaria de zonas donde hay vinchucas, pero que aquí suelen presentarse en los trabajadores golondrinas que llegan en verano para levantar la cosecha.Fuera del ámbito de salud hubo reiterados casos donde la gente se presentaba en busca de herramientas, equipos o ayuda económicas para desarrollar sus actividades.Llamativa fue la situación de una persona que se acercó en busca de un ventiluz para un baño.En algunos parajes, grupos familiares fueron a gestionar un par de chapas y cuando las asistentes sociales fueron hasta los domicilios para hacer el relevamiento, detectaron que las chapas no eran para colocarlas en el techo, sino para convertirlas en canaleta y poder así juntar el agua de lluvia para el consumo de la familia.En Río Colorado, una joven de nombre Yamila movilizó a las distintas aéreas cuando fue pedir una bicicleta para poder realizar su rehabilitación. En un trabajo en conjunto con el secretaría de Cultura y Deportes de la comuna, lograron resolver la situación en pocas horas.En otros casos, fue la curiosidad la que acercó a chicos y jóvenes al tren. Pidieron permiso para subir a conocerlo porque nunca pudieron hacer un viaje.Muchas personas, en forma de agradecimiento por la atención recibida, volvieron a la formación con tortas, dulces o algunos chacinados para compartirlos con el personal.“Esto es como la casa de Gran Hermano, donde pasa de todo, como en cualquier parte” , expresó el cocinero del tren. “Acá se formaron parejas, que llegaron hasta el casamiento, con nacimientos incluidos, cerró con sonrisa pícara uno de los técnicos.
En números
8 Las localidades de Río Negro y Neuquén en las que el Tren Argentino 
1 paró para brindar atención.
3.089 participantes en las charlas y talleres de diversas temáticas que implementaron.
2.246 personas se sumaron a alguna de las 149 actividades culturales que se realizaron durante el recorrido por las ciudades de la región.

No hay comentarios.: