domingo, 23 de abril de 2017

Estaciones Historicas

La historia plasmada en edificios de principios del siglo XX

La puerta para los turistas

BARILOCHE Rio Negro 23 Abr(Rio Negro).-El dorado de los barrotes de bronce de la boletería, en el extenso salón de la estación, dan cuentan del esplendor del edificio que fue la puerta de entrada a Bariloche décadas atrás.La estación de trenes, que el año pasado fue declarada patrimonio histórico nacional y que ya tenía ese título a nivel municipal y provincial, fue ideada con el estilo de arquitectura andina de las icónicas construcciones de la ciudad, pensadas para sumar valor agregado al paisaje, como atractivo para que los turistas porteños llegaran a las tierras inhóspitas de la Patagonia cuando no había rutas ni aviones que confluyeran en esta región.El emplazamiento original de la estación estaba pensado en Puerto Moreno, 10 km al oeste desde el centro de la ciudad, luego en el terreno donde se encuentra la iglesia catedral y finalmente se ubicó en el acceso este, donde fue inaugurado en 1934. La extensión de las vías hasta Bariloche tardó más de lo previsto por las dificultades del terreno desde Jacobacci, pero una vez construido el puente férreo sobre el río Ñirihuau se agilizaron las tareas, aunque quedó trunca la idea original de llegar hasta el Pacífico.El edificio principal es de hormigón armado y mampostería revestida en piedra, con techos a dos aguas y cubierta de teja de fibrocemento plana, carpintería de madera de primer nivel y pisos de mosaicos, tablas y piedras.En la estructura se mantienen la galería amplia y los carteles que indicaban cada sala. Los pisos, techos y grandes puertas de madera son originales. También hay dos relojes, uno en la galería y otro en la fachada, que no funciona por falta de agujas.Hace algunos años fue noticia el robo de la campana de bronce que servía para anunciar la salida del tren, la que finalmente fue recuperada y quedó resguardada por el jefe de Estación, Daniel Rodríguez, que es hijo de ferroviarios y un apasionado por la historia del ferrocarril.La estación tuvo durante décadas una actividad intensa porque eran habituales los trenes de carga que traían a Bariloche todos los productos para el consumo del poblado, incluso vino en tanques y gas envasado. El Ferrocarril Roca mantuvo los servicios de pasajeros desde Constitución hasta la década del 90 y ahora Tren Patagónico mantiene la conexión con Viedma (con una frecuencia semanal) y con Ingeniero Jacobacci (dos veces por semana). Por eso los días de mayor movimiento en la estación son los lunes, viernes y domingos, cuando llegan o parten los trenes que resisten al olvido.

No hay comentarios.: