viernes, 4 de noviembre de 2016

Desde Palmira

Habrá cambios en la zona urbana de Palmira por los talleres ferroviarios

PALMIRA Mendoza 4 Nov(Diario Uno).-Cuando los trasladen desde Mendoza, una parte de la ciudad jarillera ganará metros en esos terrenos para abrir calles.La Municipalidad de San Martín y Ferrocarriles Argentinos están en tratativas para que parte de la playa de maniobras de Palmira pase a ser parte de la ciudad.La calle 1º de Marzo, límite norte del casco céntrico y que bordea el predio ferroviario, podrá extenderse desde la avenida Alem hasta el carril San Pedro y ser una nueva vía de salida, descomprimiendo la avenida del Libertador.Un paredón de hormigón pretensado cerraría todo el área ferroviaria, lo que implica que se cortaría el histórico paso peatonal conocido como El Milagroso, que une los barrios del Norte con la ciudad de Palmira. Esto sería suplantado más adelante por un puente.Además, se crearía un parque deportivo en las adyacencias del Club Palmira y una vía aeróbica que uniría el Parque La Palmira con la plazoleta Favaloro, que se encuentran en cada extremo del casco urbano.El proyecto, además de ser una aspiración municipal, también es parte del traslado de los talleres ferroviarios desde la ciudad de Mendoza hasta Palmira. El acuerdo ya está prácticamente cerrado y sólo faltan definir cuestiones menores."Está todo muy avanzado. Las dos partes tenemos interés en cerrar esta cesión. Algo parecido ya se había hecho años atrás, cuando un sector de vías abandonadas que salían de la playa hacia Barriales pasó a manos de la Municipalidad y se hizo un bulevar", contó Edgardo Gargiulo, titular de Obras Públicas.Palmira y el tren.El ferrocarril y la ciudad jarillera han tenido un vínculo profundo, desde la llegada misma del ferrocarril a fines del siglo XIX. Aquel pueblo creció a la par de la playa y los talleres del tren, además de su estación. La gran mayoría de palmirenses trabajaba en el ferrocarril o le proveía servicios.De toda la provincia, sin dudas esta es la ciudad con más tradición ferroviaria, por eso es que con la privatización a principios de los '90 el impacto fue brutal y Palmira cayó en un pozo del que nunca salió totalmente.La ciudad creció a la vera de la playa del tren y asumió un diseño curioso. La parte más antigua de la ciudad terminó teniendo una forma triangular, una especie de cuña.La hipotenusa son las vías del tren, el lado adyacente es la avenida del Libertador y el opuesto es la avenida Alem. La "ciudad antigua" se va angostando hasta terminar casi asfixiada en el vértice formado por avenida del Libertador y Carril San Pedro.Pero la mayoría de esa asfixia es provocada por las vías muertas del tren, aquellas donde descansan vagones viejos y abandonados desde hace muchos años. Esto hace, por ejemplo, que la calle paralela al predio ferroviario, la 1º de Marzo, deba concluir abruptamente en la calle Carlos Gardel, casi ya sobre el estadio del Atlético Palmira.

La actualidad

Hace unos meses el Gobierno nacional, a través de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), comenzó con un ambicioso proyecto para destinar tierras públicas bajo su jurisdicción a proyectos urbanos de usos mixtos. El primer anunció fue que los primeros dos desarrollos serán el de los terrenos del ferrocarril en la capital mendocina y otro similar en Campana, también en terrenos ferroviarios.La idea de la Nación es que el producto de la venta de las 23 hectáreas ubicado entre Perú, Juan B. Justo, Suipacha y Tiburcio Benegas de esta capital , sea para el municipio (75%) y la Nación (25%), y las futuras obras sean administrados por fideicomisos firmados entre la Nación y los gobiernos comunales en donde se ejecuten.En ese proyecto se anunció que los históricos talleres de locomotoras diésel que funcionan en la capital sean desmontados y trasladados al predio de Palmira.Se prevé que se cierre todo el predio con paredes de hormigón premoldeado y se ordene y refuncionalice toda la playa. Y es posible que el ferrocarril ceda algunas áreas ociosas y algunos metros sobre el límite sur, para ampliar la calle 1º de Marzo", dijo Gargiulo.

Las obras

Según la Municipalidad de San Martìn, el proyecto no implicará un gran presupuesto. "Estamos tratando de que el paredón lo haga el ferrocarril pero, aún asumiéndolo nosotros, no sería un gasto importante para la Comuna", dijo el secretario de Obras.Históricamente de tierra y muchas veces anegada en época de lluvias, la calle 1º de Marzo será intervenida con cordón, cuneta y banquina, además de una vereda sobre el costado norte, para convertir ese paso peatonal en un circuito aeróbico. Esta etapa de la obra está dentro del Plan Hábitat (ex Promeba), financiado con fondos nacionales. Luego el asfaltado de la calle se pretende realizar con un proyecto general para todo el departamento, que incluye la compra de un equipo asfáltico.Además de la nueva calle, que implica una nueva arteria a lo largo de toda la ciudad y que descomprimirá en tránsito sobre la avenida del Libertador, también se planea un campo deportivo que lleve en nombre de la emblemática atleta palmirense Gladys Ortega.

Entre mugre y pastizales

Los palmirenses no estaban hasta ahora al tanto de este proyecto. Los vecinos consultados se mostraron un tanto sorprendidos, pero ninguno puso objeciones. Al contrario, hablaron sobre la necesidad imperiosa de mejorar esa zona.Algunos pusieron el foco en la seguridad. "Los terrenos del ferrocarril y la oscuridad de este sector siempre son un peligro", dijo Sergio, un vecino que vive en el "casco antiguo" de Palmira.Otros pensaron en "la necesidad de que no haya tantos pastizales y tanta mugre por aquí, que dan una imagen de abandono espantosa", dijo Carmen, que vive en el barrio Belgrano.Sólo una preocupación se planteó: el planeado cierre del paso peatonal llamado popularmente "El Milagroso" y que sirve como vinculación entre los barrios del Norte y el centro de la ciudad. "Si van a ser un puente, está bien, porque no podemos quedar desconectados", dijo Carlos, un vecino de Villa Adela.

Desaparecería un paso con historia en Palmira: El Milagroso

El Milagroso es un paso histórico y con leyenda sobre un vagabundo, un croto, que había llegado a Palmira en tren y que se quedó viviendo en algún vagón abandonado.El desconocido tenía una gran preparación a pesar de su presente de desventuras y, según dicen, ayudaba a algunos estudiantes a preparar sus exámenes.El hombre cayó muerto, abatido por las balas policiales, cuando los uniformados perseguían a un ladrón y lo confundieron con el croto.Desde ese día los vecinos hicieron un pequeño santuario cerca del paso peatonal, que nuclea al centro con el norte palmirense, y los estudiantes comenzaron a hacerle promesas para rendir bien.
 

No hay comentarios.: