lunes, 24 de noviembre de 2014

Adiós a los coches eléctricos Toshiba japoneses


Corredores Ferroviarios Línea Mitre – Ramal Retiro-Tigre

CAPITAL FEDERAL 22 Nov(Por Juan Carlos González).-Hace 53 años atrás llegaban a nuestro país procedentes de Japón 170 unidades de coches eléctricos, los cuales eran fabricados por Kinki, Toshiba, Kawasaki, Tokiu Car y Nippon Sharyu, con equipamientos Hitachi. Si así es en 1962 irían llegando en varias tandas para ir sumándose a los servicios que hasta ese momento la Línea Mitre prestaba tanto en las vías Jose León Suarez - Bartolomé. Mitre y Tigre con coches eléctricos BTH/Metropolitan Vickers. Los mismos según contratos llegarían a Argentina de esta manera: USP MU cantidad 80; UL MFU cantidad 25; USW MU cantidad 47 y US MU cantidad 18 haciendo el total de los 170 coches. Los mismos serian numerados de la siguiente manera en la línea Mitre: MU 1000 al 1079, MFU 1500 al 1524; MU 1750 al 1796 y MU 1797 al 1814.Estos coches cuando llegaron a nuestro país, permitieron rápidamente adaptar las plataformas de las estaciones llevándolas desde un nivel bajo, ya que los eléctricos ingleses tenían estribos para plataformas bajas, a plataformas elevadas, las cuales habían sido provisorias con lajas traídas desde Cordoba y que quedarían transitoriamente permanente. Estos coches venían ya en ese entonces con asientos en cuerinas verdes con apoya brazos, asientos rebatibles, ventiladores de techos, puertas automáticas, furgón y pequeña megafonía. Los mismos toman gran protagonismo en los distintos ramales, muy especialmente en el de Retiro- Tigre ya que allí suplantaron a los coches ingleses rápidamente. Estos coches tenían velocidades máximas para desarrollar hasta los 120 kph, aunque era muy difícil verlos correr solo en el tramo de Retiro hasta Empalme Maldonado, donde años más tarde los encontraría involucrados en una serie de groseros accidentes justamente en ese punto de encuentro de las dos líneas. Estos coches corrieron en la línea Mitre con el tradicional esquema Amarillo, rojo y franja azul comenzando en la era EFEA, luego sería cambiado a un esquema similar el cual los aficionados llamaríamos esquema colibrí o FA 1, por los años 80 mas precisamente en 1987 durante el Gobierno de Raul Alfonsín, se les cambia el esquema correspondiéndole a la línea Mitre el Blanco tiza y logos en rojo con la letra FA en sus frentes y laterales. Más tarde llegaría la era de la privatización y en 1995 comienzan a prestarse servicios a manos de la empresa Trenes de Buenos Aires, una vez allí muchos irían cambiando de colores llegando a tener a lo largo de sus casi 18 años de privada por el esquema borravino y amarillo con letras blancas, más tarde sería el esquema blanco, celeste y azul similar al de Aerolíneas Argentina o Vélez Sarsfield, ya que su presidente gustaba de esos colores por ser hincha de ese cuadro de futbol. En 1996 luego de ser atendidos estos coches en las cocheras de Jose León Suarez, y la base Taller Victoria, comienzan a realizarse estudios técnicos en la firma MK Rail: Morrison Knudsen, para hacerles un restailing y modernizarlos 100 % usando el chasis y modificar por completo su carrocería, es así que tres coches aparecen ese año haciendo pruebas llamados UMAP, los cuales correr durante la temporada de verano 1997-1998 entre Retiro-Tigre y Retiro-Mitre observando solo algunas paradas importantes. Eso daría que se empezaran a modificar según pedido del Secretario de Transporte de turno Ricardo Jaime varias unidades para llevarlas a convertirse en algo realmente novedoso, así se daría comienzo al proyecto de los Coches PUMA, los harían tanto para la línea Mitre como para línea Sarmiento, resultando exitosos. A eso había que sumarla el cambio interior de los mismos, la colocación de aire acondicionado, la iluminación fluorescente, furgón para bicicletas, etc. A partir de ese proyecto varias serían las reformas estructurales y frontales de ellos llegando a existir el modelo PUMA V2 con un aspecto moderno con una ventana central frontal eliminando la original de tres vidrios, luego la central de luneta rectangular por esta de corte más moderno. Estos últimos estarían realizados ya por la firma EMFER en Miguelete, propiedad también la firma TBA. Muchos de los coches que tenía el ferrocarril Mitre con los hechos luctuosos ocurridos durante los años 2000 al 2010 fueron pasándose varios al servicio de la línea Sarmiento, dejando a la línea Mitre en posición deshonrosa en cuanto a sus servicios disminuidos, con formaciones de seis coches a cinco y cuatro tan solos. Varios fueron los accidentes que marcan un punto de inflexión en la calidad de servicio de estos coches, la falta de mantenimiento, la falta de repuestos aunque eran nobles, la falta de personal capacitado y que era muy necesario en esos momentos, fueron haciendo que los mismos fueran dejándoselos de lado, la reparación de varios de ellos luego de habérseles quitado la concesión a TBA y a su operador, haría que la Secretaria de Transporte la estatizara de vuelta dejando solo el nombre Línea Mitre, luego operada con un nombre de Corredores Ferroviarios pintados con el tradicional celeste con letras blancas con el logo de Trenes Argentinos. Los mismos ya tenían fecha de terminación de sus servicios y ese día seria hoy 22 de Noviembre a las 24:00 hs. Y así fue como fuimos a verlos correr por última vez en el ramal a Tigre ya que aún les quedan a unas pocas formaciones más un soplo de vida en el ramal a Jose León Suarez y Mitre, ya que aún no están probadas las 25 formaciones CNR llegadas recientemente de China entre Septiembre y Noviembre último, tan solo 8 formaciones de seis coches estaban en la Base Victoria, mientras que desde el viernes 21 ya comenzaban a llegar a la playa y patio Colegiales formaciones que dejarían el servicio para siempre, cientos de aficionados corrieron a sacarle fotos a lo largo del ramal, para recordar sus últimas pasadas por las distintas estaciones, inclusive hasta uno de ellos realizo el último viaje hasta Tigre . Desde acá simplemente rendir homenaje a la firma que los construyo y que calculo nunca pensó que 53 años serían mucho tiempo para verlos correr, y al esfuerzo humanos de los ferroviarios que aunque muchos no los vayan a extrañar, seguramente nos pasara como a los coches belgas de la Línea A, tiempo después los seguiremos recordando. Esperemos desde aquí que las nuevas formaciones CNR comiencen a prestar los servicios altamente necesarios y que tengan los repuestos necesarios para su normal funcionamiento. (Fotos © Miguel A. Pignataro-Juan Carlos Gonzalez)

1 comentario:

praxxo dijo...

Pero seguirán corriendo los del Urquiza!