lunes, 8 de mayo de 2017

Corredor Bioceanico

Corredor bioceánico: Un proyecto estratégico de desarrollo provincial/Por Omar Nelson Livigni 

VIEDMA Rio Negro 8 May(APP) Con singular éxito y mejores repercusiones se cumplieron en San  Carlos de Bariloche las deliberaciones de las denominadas Jornadas Norpatagónicas para PyMEs, con la finalidad de continuar promocionando la significación geopolítica del corredor bioceánico.Ese grandioso proyecto todavía no suficientemente conocido en sus alcances y significación para los rionegrinos como factor dinámico y esencialmente integrador, tendrá como eje la ruta nacional 23 articulando la Zona Atlántica con todas las poblaciones intermedias hasta San Carlos de Bariloche y su prolongación hasta Chile y los puertos del vecino país  sobre el océano pacífico.La organización del encuentro desde la Secretaría de Planificación congregó a funcionarios de la provincia, de las vecinas Neuquén, Chubut y La Pampa y de las regiones chilenas de la Patagonia norte donde hubo exposiciones sobre las posibilidades de inversiones de las PyMEs.También se escucharon análisis sobre economías regionales, transporte multimodal (ruta, ferrocarril, vía marítima) conectividad, aduana y comercio exterior.En fin toda una apasionante temática que en su conjunto y con las obras de infraestructura que deberán sumarse a la Ruta 23, todavía en construcción, como la energía eléctrica contempladas en el Plan Castello de la administración Weretilneck, y otros emprendimientos, como la debida adecuación del Tren Patagónico, (material rodante y vías) seguramente con aportes nacionales, servirán para transformar el centro sur.Seguramente, con la experiencia de hoy, habiendo aprendido de los errores del pasado, revalorizando la planificación del desarrollo, priorizando la necesidad de vertebración entre la actividad del Estado y los sectores empresarios y la debida  convocatoria a las universidades, se ingresará en una nueva época en la política rionegrina.Así, la transformación del área geográfica que ocupa más del 60 por ciento del territorio rionegrino dejará de ser una utopía y se podrá cambiar  su matriz productiva. La cría de ovejas que fuera punto de referencia exclusivo del quehacer económico, ya cumplió acabadamente su ciclo.Y esa variante, mirando lejos, se alcanzará alentando la industrialización de los recursos primarios y naturales, apoyando la explotación de la minería con la vigencia de sus necesarias salvaguardas ambientales, con una dirigencia lúcida y valiente, forjadora de grandes proyectos convocantes, para afrontar la oposición de los intereses y fetichismos o los “principismos” únicamente testimoniales, generalmente demagógicos, -como ha ocurrido- que en definitiva condenan al atraso y fortalecen el “status quo”.Los habitantes de la línea Sur, principalmente los jóvenes, quieren superar los condicionamientos del monocultivo lanero, rechazan el mero asistencialismo, y pretenden un desarrollo sostenido en los próximos años, con acciones acumulativas, para crear trabajo, asentar población y eliminar el éxodo, que tendrá como marco mayor los efectos del corredor interoceánico de la ruta 23, la viga maestra de todo este estimulante proceso.

¿Retornan las internas en la UCR?

En el centro del ADN del radicalismo como partido nacional, con prolija presencia en todos los distritos del interior, la confrontación interna, entre grupos y sectores, “líneas”, “camarillas” o “patotas” parece algo imposible de erradicar.Si bien por allí esta tendencia a la confrontación se reduce a  breves períodos  de hibernación, hasta el más  minúsculo estímulo la reactiva con inusitado vigor.Esto no es una novedad. Quienes conocen a la UCR desde sus orígenes, son sabedores del tremendo enfrentamiento entre los fundadores del partido, Hipólito Yrigoyen y Leandro Alem.Cuando en su carta de suicida Alem habla y reconoce que “me venció la montaña”, y de allí su trágica determinación, mas allá de su enfrentamiento con el “régimen falaz y descreído”, no hacía otra cosa que evocar la hierática y misteriosa figura  de Hipólito, que desde el comité de la provincia de Buenos siempre hizo “de las suyas” utilizando a veces la “media palabra,” y otras las murmuraciones inducidas propaladas por sus punteros.La metodología, aparte de los personajes, se ha mantenido intangible, y se la pudo y puede apreciar en el radicalismo rionegrino, pero ha surgido imprevistamente en la UCR de la capital federal.Allí un sector que cuenta con el apoyo del senador nacional Ernesto Sanz rechaza que el ex embajador en los EE.UU Martín Lousteau se postule a diputado nacional  por la coalición Cambiemos, por su condición de extrapartidario y sus posiciones críticas a la administración del presidente Mauricio Macri.
Quienes se oponen a esa nominación dicen que “obedece a su propia determinación y su ambición política apunta al 2019”. Entre ellos se cuentan además de Sanz, Jesús Rodríguez, Ricardo Gil Lavedra y Luis Brandoni, entre otros dirigentes que a su vez sostienen la candidatura de Lilita Carrió para ocupar una banca en la cámara baja del congreso nacional.Por su parte, apoyan a Lousteau, la cúpula del partido en la Capital Federal, representada por Emilio Yacobitti y Enrique Nosiglia.El “factor” Lousteau, como dicen ahora, desencadenaría varios escenarios: uno de ellos, el que aparece como el más verosímil, es que el ex embajador compita por fuera de Cambiemos desde el espacio ECO, con Lilita Carrió, ya que el jefe del PRO en la capital federal Enrique Larreta se resiste a convocarlo a elecciones internas.Mientras tanto, aquí en Río Negro las aguas del radicalismo vernáculo ofrecían una imagen de tranquilidad, con sus hombres y mujeres dedicando sus esfuerzos para  aprobar la coalición Cambiemos con el PRO en su próxima convención del 20 de Mayo.Eso ocurrió hasta el último viernes, oportunidad en que el ex legislador provincial y actual jefe comunal de Sierra Grande Nelson Iribarren, disparó munición de grueso calibre sobre el frontón de la cúpula dirigencial del radicalismo, expresando su total desacuerdo.Iribarren, quien no es la primera vez que hace temblar la estantería del radicalismo con sus frontales declaraciones, negó que en la UCR vernácula haya habido renovación de cuadros y participación de los afiliados.Sostuvo que la actual dirigencia es funcional al gobernador Alberto Weretilneck y que tanto el presidente del partido Darío Berardi como Daniel Sartor, se mantienen en sus sitiales de la estructura por la tolerancia, pero no por el consenso de los afiliados.Pero seguramente las declaraciones de Iribarren con mayor voltaje político fueron cuando se lamentó de que la actual dirigencia del radicalismo estuviera trabajando a favor del PRO y Cambiemos sólo para buscar posiciones de privilegio en el 2019, para repartir cargos y candidaturas entre sus amigos.Las apreciaciones del dirigente, que se proclamó “radical como siempre pero fuera del partido por la situación que vive actualmente”, fueron vertidas por medios de prensa de Viedma, entre ellos la agencia APP, y tienen múltiples aspectos de análisis.El primero es su gran repercusión pública y su tenor, donde además se pasó de lo genérico a lo particular y se individualizó en la crítica a Berardi y a Sartor, cuestión aparentemente vedada en la UCR y a la que nadie se había animado, hasta ahora.El segundo, la fecha en que fueron pronunciadas, momento que es muy difícil atribuir a la pura casualidad.Sobre todo teniendo en cuenta la reciente constitución de la mesa provincial del PRO y la próxima, y cercana convención radical del 20 de mayo donde posiblemente la  catilinaria viedmense de Iribarren sea exhumada en ese cónclave y algunos convencionales enrolados en la “resistencia” a los que mandan en la UCR aprovechen para pedir algunas explicaciones sobre esos dichos, especialmente los vinculados  con las relaciones existente entre la UCR y el gobierno provincial, nunca suficientemente explicitadas.

PRO: Un nuevo punto de partida

Sin mayores anticipos y en un marco de gran discreción se reunió y conformó en San Carlos de Bariloche la mesa provincial para la organización del PRO, que preside el interventor en el macrismo rionegrino, Enrique  Braun.Estuvo integrada además por todos los intendentes, jefes comunales y ediles del partido amarillo en la provincia y será la encargada de constituir las mesas locales en las distintas ciudades y regiones.Se recuerda que esta última fue la casi enésima vez que el PRO conforma este tipo de comisiones en Río Negro, que por un extraño sino siempre culminaron en rotundos fracasos.Algunos escépticos, que nunca faltan cuando los organizadores tienen la obligación de ser optimistas, le  recordaron a Braun: ¡Tenga en cuenta que habrá que trabajar mucho, porque  todavía somos muy pocos en la provincia!, considerando que todos los presentes en el lugar, incluidos los radicales Marcelo Cascón y Oscar Romera, ex intendentes de Bariloche y El Bolsón, respectivamente, acompañaron el lanzamiento, que había congregado  a unas treinta personas con viento a favor
Se observó la presencia del diputado nacional Sergio Wisky, quien se anotó un importante tanto a su favor obteniendo la audiencia del presidente Macri con los productores frutícolas.Entre el público se observó la figura inmóvil de Juan Martín, el delegado del Ministerio del Interior, quien no emitió ningún sonido durante las deliberaciones, y también se retiró de la sala con la mayor discreción. “Está en formol por orden de arriba”, comentó uno de los asistentes, cubriendo su boca con la mano derecha, para fortalecer el carácter de su infidencia, que por otra parte ya era un secreto a voces.

Ricardo Arroyo y el bloque de JSRN

Primero fueron algunos trascendidos, pero después esas especies, mezclas de comentarios y rumores, adquirieron la corporeidad de una noticia: El legislador Ricardo Arroyo, que ocupa una banca en el parlamento rionegrino por segunda vez y en representación del oficialismo gobernante, comentó en su círculo de amigos del quehacer político sus disconformidades respecto del accionar gubernamental, direccionado sobre temas puntuales y funcionarios  determinados.Una de esas discrepancias está relacionada con la falta de consultas hacia el bloque y la imposibilidad en algunas ocasiones -según su punto de vista- de emitir su opinión sobre cuestiones de Estado, como hubiera sido su aspiración.A partir de esta situación, que  no lesiona sus relaciones con el Gobernador Alberto Weretilnek, pero sí resultan complicadas con otros protagonistas del oficialismo, hubo especulaciones en el ámbito legislativo de que Arroyo se desvincularías de JSRN para establecer otro bloque de carácter unipersonal, lo que no se  pudo certificar.Se sabe sí, que habrá una reunión de Arroyo con el primer mandatario y se esperan definiciones sobre los tópicos en danza. El encuentro será antes del tratamiento del Plan Castello en el recinto parlamentario.

Variante en las elecciones de Jacobacci

Sin dudas la más importante localidad de la Región Sur obliga siempre a una mirada especial, sobre todo ahora que un dirigente radical en ascenso como Carlos Toro se apresta a ratificar su liderazgo buscando alcanzar la mayoría del electorado y llevar al éxito a sus candidatos a concejales y  ediles constituyentes.Los observadores estaban tomándole el pulso a la comunidad lugareña, previendo que la compulsa más aguerrida, como en los viejos tiempos, sería entre los radicales dueños ahora del municipio, y los aspirantes a reconquistar el poder perdido, los justicialistas integrantes del Frente para la Victoria, atendiendo la decisión original del gobierno  de no presentar las listas de Juntos Somos Río Negro.Al parecer, este esquema estratégico “no concurrencista”, aconsejado por el gobernador Alberto Weretilneck, sufrió variantes porque algún funcionario impulsó una nómina de afiliados para que el oficialismo no dejara  de participar en el comicio y en la disputa de las bancas en juego.Y efectivamente uno de los jóvenes, Joel Córdoba, uno de los candidatos de Juntos Somos Río Negro, está siendo de la partida en la campaña electoral y ha elegido como blanco de sus  críticas e inquietudes al intendente Toro, tratando de quebrar una posible polarización UCR-FPV.Habrá que ver el lunes 15 después del acto comicial, no sólo el resultado electoral, sino qué posición obtienen “los rebeldes” de JSRN y qué consecuencias pueden derivarse de contravenir una decisión del gobernador.

¿Una central nuclear en Sierra Grande?

En declaraciones a la agencia APP, el conocido abogado del foro viedmense, ex funcionario del los gobiernos radicales y actualmente militante del PRO rionegrino, informó, que según datos de fuentes fidedignas, de las dos centrales nucleares que se construirán próximamente en el país, que contarán con financiamiento de la república de China, una de ellas es Atucha III con una generación de 745 MW , mientras que la otra con una generación superior a 1.150 MW  podría tener como sede de radicación la localidad de Sierra Grande.Según el Dr. Casariego tiene constancias que se está terminado de estudiar su factibilidad y que si esto se confirma en breve, las obras comenzarían a fines de este año o a principios del próximo. 

No hay comentarios.: