martes, 2 de mayo de 2017

Los Parlamentos

Los Parlamentos, el paraje que todavía conserva restos del ferrocarril

LOS PARLAMENTOS Mendoza 2 May(Diario San Rafael).-A unos 15 kilómetros de El Sosneado, a la vera de la ruta 144, se encuentra el paraje Los Parlamentos, una pacífica comunidad de un puñado de habitantes que todavía conserva lo que dejó el ferrocarril, con una de sus paradas en ese pequeño pueblo sanrafaelino.“Acá la vida se la dan los niños que asisten a la escuelita, ellos son nuestro futuro”, comenta Carlos, un antiguo vecino del lugar que se encuentra trabajando en la obra de pavimentación de la ruta que une Pareditas y El Sosneado.La ex estación del ferrocarril se transformó en vivienda de una familia, mientras que se levantaron otras propiedades, del mismo estilo, que compartan hasta cuatro grupos familiares, pudo saber Diario San Rafael, presente en el lugar. Allí los días se extendieron un poco más desde la implementación de paneles solares para obtener energía eléctrica. “Para mí la jornada termina cuando se va el sol”, agrega Carlos, quien desconoce qué es el Whatsapp y el resto de las redes sociales, y asegura, siendo así, “estar muy bien”. Lo acompañan una radio casi eterna, perros y chivitos que deambulan entre los yuyos, y la arena que se acumula en montañas producto de los fuertes vientos que soplan en esa zona.Si caminamos hacia la parte de la vía, observaremos que todavía permanecen varios metros de rieles, durmientes y, en total estado de abandono, un viejo vagón que, aseguran, quedó allí en el año 1990. Hoy su interior es ocupado por animales, al igual que un carro que se desplazaba por la vía para acarrear piedras o elementos de trabajo.Los Parlamentos, llamado así porque allí el general José Francisco de Amigorena parlamentó con los caciques de las tribus indígenas del sur, es la muestra evidente de cómo la extinción del ferrocarril suprimió cualquier posibilidad de avance de un pueblo que estaba a la vera de las vías. El caso más concreto, en San Rafael, es Monte Comán, pueblo ferroviario por excelencia, pero también se advierte en Los Parlamentos, Cañada Amarilla, Las Salinas, entre otros parajes que “bordean” la 144 entre El Sosneado y El Nihuil.De acuerdo a los registros que obtuvo el diario de los sanrafaelinos, el año 1992 fue el último en el que un tren pasó por Los Parlamentos. Desde entonces, nada fue igual.El paisaje es único, ya que bajo el radiante y tibio sol otoñal se vislumbra hacia el oeste la enorme cordillera de Los Andes cubierta por un manto blanco, y testigo del secano sanrafaelino. Sin embargo, quienes habitan Los Parlamentos desde hace muchos años, todavía sueñan con que el sonido del tren vuelva a despertarlos, ese medio de transporte que sustentó a tantos pueblos, y cuya desaparición los enterró por completo.

No hay comentarios.: