martes, 30 de mayo de 2017

Licitacion de la Megaestacion Subterranea

Licitan el 1er. tramo de la megaestación subterránea de Constitución, ¿y el subte?

CAPITAL FEDERAL 29 May(Urgente 24).-Este lunes 29/06, el Ministerio de Transporte de la Nación llamará a licitación pública nacional e internacional para la construcción de la estación subterránea de Constitución, que será la primera etapa de la Red de Expresos Regionales (RER), megaestación que se ubicará debajo del Obelisco y que conectará los ferrocarriles del área metropolitana, además del subte y líneas de colectivos sin tener que hacer trasbordo. Pero algunos ingenieros mostraron su rechazo al proyecto en las consultas públicas correspondientes, por considerar que los 2000 millones de dólares que demandará la obra total son un gasto innecesario y que deberían priorizar la extensión del subterráneo. Algunas de las líneas del subte, como la extensión de la E, entre Casa Rosada y Retiro, están terminadas desde 2015 pero no será inaugurada hasta 2019.Licitan el 1er. tramo de la megaestación subterránea de Constitución, ¿y el subte?Cuando se reabrieron los pasajes subterráneos del Obelisco, cerrados y abandonados durante décadas (desde Cerrito a Carlos Pellegrini), nadie imaginó el proyecto faraónico en curso.El proyecto general conocido como Red de Expresos Regionales (RER) consiste en unir, con 20 kilómetros de túneles, el conurbano con la Ciudad, para que las líneas de ferrocarril Roca (GBA Sur), Sarmiento (GBA Oeste), San Martín y Mitre (GBA Norte) confluyan en una estación central debajo el Obelisco sin hacer trasbordos. El túnel estaría en un tercer subsuelo, debajo del Metrobús de la 9 de Julio, la terminal de combis y el subte, respectivamente. La estación central ferroviaria estaría conectada con todos esos transportes y estiman que estará terminada en 2023.En ese sentido, el Gobierno realizará este lunes (29/05) el llamado a licitación para la construcción de la nueva estación de Constitución, la primer gran obra del RER. Según informó el ministerio de Transporte, este nuevo sistema beneficiará a más de 10 millones de personas, con ahorros de tiempo de hasta 40 minutos y que permitirá conectar 800 kilómetros de vías de trenes entre las que no existe conexión directa. La obra total costaría al menos 1.900 millones de dólares, que se financiarían mayormente con créditos internacionales.En cuanto a la licitación que abre hoy para la obra en Constitución, la idea es que antes de llegar a la estación cabecera de la línea Roca, el tren se detenga en un nodo subterráneo que seguirá su paso hacia la zona de Retiro a través de un túnel debajo de la avenida 9 de Julio, pasando por la megaestación subterránea a la altura del Obelisco. Esta obra terminaría en 2019. En la zona de la Facultad de Derecho, el tren volverá a salir a la superficie para llegar hasta las estaciones de La Paternal (tren San Martín), Colegiales o Núñez (tren Mitre, ramales José León Suárez y Tigre). Desde estos puntos, a su vez, se podrá hacer combinación en el mismo andén hacia Pilar, Tigre, Olivos (estación Bartolomé Mitre) o José León Suárez. Esta primera etapa tendrá una inversión de US$ 200 millones. El llamado a licitación se preveía para septiembre de 2016, pero se demoró hasta mayo de este año. El anteproyecto de la obra estima que transiten 25.000 personas en hora pico, utilizando 8 de los nuevos coches CSR de la línea Roca.Entre las empresas interesadas en la licitación de la obra se encuentran la consultora AC&A (también encargada de reelaborar el proyecto del Nodo Obelisco), Alstom Argentina, Benito Roggio e Hijos (controlante de Metrovías), Constructora Sudamericana, CRCC (China Railway Construction Corporation), ITS Argentina, OHL, Riva, Techint y Dycasa (estas dos últimas participaron en la extensión de la línea H), entre otras.Se realizaron las consultas públicas correspondientes a la licitación y algunos ingenieros se manifestaron en contra del proyecto, por considerarlo un gasto innecesario y que debería priorizarse la extensión de la red de subte. Así lo hizo saber a Urgente24 el ingeniero Nicolás Vallo, quien calificó la obra como "una decisión política, lo cual no despejó las dudas técnicas, ambientales, económicas, financieras y operativas del proyecto"; y remarcó "la ausencia de estudios de impacto ambiental tanto durante la construcción como después por los desplazamientos de cientos de miles de personas en un nodo central muy limitado físicamente". Asimismo, en la Ciudad se priorizan obras como el Metrobús del Bajo, pronta a inaugurarse, que si bien son útiles para ahorrar tiempo de viaje, dejan de lado otras que podrían ser mejores, como la extensión de la línea E, entre la Casa Rosada y Retiro.Además de ser una obra que pasa por la misma zona que el futuro Metrobús, la demora se da a pesar de que toda la obra civil de la línea E se encuentra terminada y hasta las vías están colocadas desde 2015. Sin embargo, desde el Gobierno porteño prevén que la extensión de la línea E se inaugure en 2019, 10 años después del inicio de las obras.
 

1 comentario:

Carlosphillimore Phillimore dijo...

No tienen vergüenza. Sacan los trenes regionales, paralizan obras d mejoras d apeaderos y estaciones en los ramales a Mercedes y a Lobos y licitan obras faraonica s donde ya hay subtes