jueves, 16 de marzo de 2017

Centro de Monitoreo en el Subte

Abrió un centro de monitoreo para las cámaras de seguridad del subte
 
CAPITAL FEDERAL 16 Mar(Clarin).-Está en la Comisaría 15 de Chacarita. En dos semanas, prevén que funcionen 700 filmadoras. Y, al vigilar las 24 horas, esperan disuadir a los delincuentes.
Vigilancia. Así trabajaban ayer en el flamente centro, en la Comisaría 15 de Chacarita. Civiles y la Policía de la Ciudad trabajan juntos y eso agiliza la reacción ante un delito. / Lucía Merle

Cámaras de seguridad

Cuando cargamos la SUBE en las boleterías, mientras cruzamos los molinetes o durante la espera en los andenes, los 1,2 millones de usuarios del subte estamos constantemente vigilados, mucho más de lo que pueden suponernos un par de cámaras instaladas en las distintas estaciones de la red. Sucede que detrás de cada uno de esos dispositivos de vigilancia virtual, hay un ojo vigía real, que desde un centro de monitoreo como el que se puso en marcha en Chacarita, es capaz de prevenir cualquier delito que intente cometerse en el transporte subterráneo.El espacio que funciona en la Comisaría 15, en Guzmán al 300, es el segundo de este tipo que ya se encuentra operativo y se complementará con el de Independencia, en la combinación de las líneas C y E. Recibirá las imágenes de 700 cámaras que en poco más de dos semanas terminarán de instalarse en todo el tendido de las líneas B, C y D. Actualmente ya hay 45 dispositivos funcionando en los puntos de mayor flujo de pasajeros, y antes de fin de año se prevé llegar a las 1500.El sistema permite un monitoreo ininterrumpido, ya que el acopio del material (que se conserva durante un plazo de 60 días establecido por ley) se hará en dos centros de procesamiento de datos que estarán conectados entre sí.
Pantallas. Hay 1,2 millones de de usuarios que estarán en las pantallas. / Lucia Merle

La mayoría de los delitos que se suceden en el subte son reiterados, provocados por personas que delinquen en el subte de lunes a viernes, dice el ministro de Seguridad porteño, Martín Ocampo."La mayoría de los delitos que se suceden en el subte son reiterados, provocados por personas que delinquen en el subte de lunes a viernes. Con lo cual, esta novedad sirve mucho en lo forense, porque vas acumulando información y cuando los detectás los sacás de circulación. No son hechos aislados”, grafica el ministro de Seguridad porteño, Martín Ocampo.Las cámaras de alta definición se encuentran en los vestíbulos, boleterías y andenes, donde toman registro las 24 horas, y otro tanto en los talleres y cocheras, donde funcionan de noche para evitar actos de vandalismo, sobre todo en los vagones de las formaciones.En tanto, los operadores que las controlan están en constante comunicación con la Policía de la Ciudad, ya que el equipo que trabaja en los centros de monitoreo está compuesto por personal civil y policial, algo que garantiza mayor celeridad ante la detección de un delito.
Trabajo conjunto. En el centro de monitoreo, entre civiles y policías./ Lucía Merle

El personal policial interviene la frecuencia y da aviso al efectivo que esté en el lugar del hecho para actuar directo, agrega el ministro.“Si es un civil el que llama para denunciar tiene que identificarse, pedir autorización y demás. En cambio acá, el personal policial interviene la frecuencia y da aviso al efectivo que esté en el lugar del hecho para actuar directo", explica el ministro. Hasta el momento, las cifras apuntalan la medida: en 2016 hubo 162 robos en todas las líneas, contra 228 que se habían cometido en 2015. Este año se espera que el número siga en descenso.“Todo lo que toman las cámaras es material de prueba que los juzgados solicitan a diario. Y no sólo de los delitos que suceden en el subte, porque sirven también para investigar procedimientos, cómo se fue, si se escapó en algún subte, si se quedó en alguna estación. Es un sistema que te permite un montón de estrategias de investigación”, dice Ocampo.Paralelamente, la iniciativa se complementa con la instalación de 163 monitores en las líneas de molinetes de todas las estaciones de la red: 44 en la A, 30 en la B, 16 en la C, 33 en la D, 16 en la E y 24 en la H. Esto refuerza la percepción de seguridad, porque la gente puede ver que se la está filmando.Además, el nuevo centro de monitoreo cuenta con 12 puestos de visualización y tres de supervisión, por el cual rotan tres turnos de operadores con una particularidad: más del 85 % son mujeres.Aunque no fue una decisión tomada de antemano, las autoridades reconocen puntos a favor de ellas. “Las mujeres tienen más compromiso con el trabajo”, resume Santiago Nicuesa, al frente del espacio de vigilancia de Chacarita, desde donde también se articula directamente con el SAME.

No hay comentarios.: