viernes, 8 de febrero de 2019

Reflotan Ferrys Historicos en Posadas

Comenzaron a reflotar los históricos ferrys en la costa de Nemesio Parma

Con bombas extraen las aguas de la zona del tanque para que el Ramos Mejía logre flotar.  Foto: Facundo Correa

Buzos buscan y reparan las averías de las embarcaciones.

POSADAS Misiones 8 Feb (El Territorio).-Un equipo de seis personas comenzó en la mañana de ayer a trabajar con los dos ferrobarcos que se encuentran apostados en la costa de Nemesio Parma, en la zona de futuro puerto de Posadas. La idea, según comentaron, es retirar el agua de dentro del tanque y que, principalmente, el Ezequiel Ramos Mejía, que se encuentra fuertemente dañado, vuelva a flotar.

“Estamos buscando entradas de agua y achicamos para poder identificar cuál es la razón por la que esto se volvió a inundar, todos los compartimentos de la banda de babor están inundados, así que alguna avería debe tener y eso tenemos que identificar para cerrarlo”, señaló Valdemar Gómez Pereira, perito naval en salvamento y buceo y quien comanda a los otros buzos que trabajan en el reflote.

Gómez Pereira, quien además es responsable de la empresa Litoral Buceo SA, detalló que ahora las labores se concentran en “poner bombas adentro, bajar el nivel del río dentro del tanque hasta el final y extraer el agua del tanque para que se recupere la flotabilidad. Creemos que el trabajo va a demandar tres días”.

Ayer esperaban tener más potencia eléctrica para poder conectar unas bombas más potentes que funcionan con 380 voltios. “Estimo que sí tenemos esa potencia eléctrica para el lunes van a estar flotando normalmente”, añadió. Así, en horas de la tarde habían logrado que la proa esté a flote. “Ahora nos falta la popa”, dijeron.


Sobre cómo se encuentran las embarcaciones, el perito sostuvo: “La estructura del casco ya está débil, este barco tiene más de 100 años y en todo este tiempo nunca se le cambió la chapa del casco y eso hace que el deterioro que tuvo a través de los años haga que la chapa esté muy fina y cuando golpea con un bajofondo o una tormenta que lo mueve, se puede llegar a abrir un ingreso de agua y eso hace que se inunde, pero tiene que ver con la estructura del casco que es la que necesita un recambio”.

Sobre la posibilidad de esa refacción, agregó que “es viable hacerlo, pasa que al no estar operativo no se le hizo más. Pero no es algo que se hace de forma ligera y económica, es caro. Hay que cambiar toda la chapa del casco, pintar, reparar. Este barco pesa 725 toneladas, sacarlo a seco no es tan fácil, hay que armar un estructura exclusiva para ellos”, explicó.

Por su lado, la ferroaficionada Analía Colazo evidenció que la primera etapa es lograr el achique y poner a flote al Ramos Mejía. “Después se proyecta hacer algo en cuanto al sostenimiento de los ferrys para que no vuelvan a recaer como pasó en oportunidades anteriores y darle una estabilidad. Eso sería en principio la base de sentarnos todos a conversar qué será lo más conveniente para mantenerlos a flote y reparar al Ezequiel Ramos Mejía que en estos momentos es el más dañado de todos”.

Según comentó Colazo, las gestiones para que los especialistas lleguen se dieron “por una orden directa del gobernador, Hugo Passalacqua, con intervención de la Subsecretaría de Gestión Estratégica, a cargo de Marcelo Surraco”.

Barco escuela

Por otra parte, la ferroaficionada contó que existen diversos proyectos para la puesta en valor de los ferrys. “Tenemos que sentarnos a conversar para ver cuál es el más viable. Pero desde la Fundación Ferroclub del Nordeste Argentino  tenemos la intención de repararlo en seco. Presentamos un proyecto que se llama ‘Escuela de Oficios Navales y Ferroviarios Sixto Ramón Colazo’ y eso implica convertirlos en un lugar para hacer cursos y aprender a hacer reparaciones. Y a su vez nuestra idea era darle una segunda interacción a las escuelas técnicas, como para que ellas puedan reparar, en lugar de trabajar soldando cualquier otra cosa, que aprendan soldando los barcos y  darle la posibilidad a los chicos de que conozcan parte de la historia misionera, que mucho de los jóvenes no saben que los ferrobarcos existieron”.

Según coincidieron, lo ideal para recuperar las embarcaciones es llevarlas a tierra y uno de los lugares que se baraja es la zona de la ex estación de Miguel Lanús.

“Tengo esperanzas de que sea el último achique que se le hace, no solo por el hecho de que me da mucha pena y tristeza, sino también porque son únicos en el mundo. Hay un proyecto presentado en el Congreso para que sean declarados patrimonio histórico, esto sería muy bueno para la provincia porque al tomar una injerencia nacional puede tomar cartas en el asunto la Unesco y hacer los aportes para que se puedan restaurar de una manera definitiva sin ocasionar grandes gastos al Estado misionero”, cerró Colazo. 

Claves para la comunicación

Los ferrys Ezequiel Ramos Mejía y Roque Sáenz Peña llegaron desde Escocia a Posadas el 18 de octubre de 1913. “Son únicos en el mundo entero, porque son los únicos a leña que existen. Fueron creados especialmente para Misiones", recuerda Analía Colazo. La función de los ferrys fue cruzar trenes de pasajeros y de carga de Posadas a Encarnación. 

También en la guerra del Chaco en Paraguay sirvieron para socorrer heridos. Hoy se encuentran en Nemesio Parma. Colazo es ferroviaria de alma y por herencia. Su padre, Sixto Colazo fue ferroviario durante 45 años y luchó hasta su último día de vida para revalorizarlos.
(Fotos cortesia © Ferro Club Nord Este Argentino)

No hay comentarios.: