jueves, 7 de febrero de 2019

Viaducto

Corrientes y Córdoba, dos avenidas que se transforman por la obra del viaducto del tren San Martín
Sobre la avenida Corrientes ya cruza la estructura del viaducto del tren San Martín. Foto: Luciano Thieberger

CAPITAL FEDERAL 7 Feb(Clarin).-En la primera ya se puede ver la estructura por la que el ferrocarril correrá elevado. Y en Córdoba terminan de demoler el puente de Juan B. Justo.

A metros de Dorrego, en el punto donde la avenida Corrientes quedaba interrumpida cada vez que pasaba el tren, ya se puede ver la estructura por donde la línea San Martín correrá elevada. Al mismo tiempo, en la avenida Córdoba se recuperó temporalmente la vista abierta hacia arriba: el puente de Juan B. Justo fue desmontado casi en su totalidad. En un futuro cercano, en su lugar habrá otro puente, el que sostendrá a las vías del ferrocarril. Y el cruce por debajo será como cualquier otro, a nivel y con semáforos.
Los trabajos para montar el viaducto, en Corrientes y Dorrego. Foto: Luciano Thieberger.

Aún antes de que esté finalizada la obra del viaducto del ferrocarril San Martín, la transformación urbana ya es radical. El cambio involucra a los barrios de Chacarita, Villa Crespo y Palermo y no es sólo estético, sino que repercute en la circulación vehicular. Ahora, por los cortes de tránsito necesarios para hacer los trabajos. Y en un futuro porque elevar las vías del tren a 8 metros de altura a lo largo de 5 kilómetros, entre las calles Honduras y Garmendia, eliminará 11 barreras.

También se abrirán 9 cruces que antes no existían. Los de las calles Vera, Aguirre y Caldas ya están habilitados. El domingo 17 abre el de Caldas y, en marzo, el de Niceto Vega. También está en la lista el de Iturri, aunque primero están analizando junto a los vecinos cuál será su sentido de circulación. Los otros dos cruces previstos, que son los de Concepción Arenal y Leiva, serán exclusivos para peatones.
Las vigas se montan sobre los pilotes. Foto: Luciano Thieberger.

Hace una semana, primero quedó cerrada al tránsito la avenida Dorrego, en su cruce con las vías. Después, también cortaron Corrientes, entre Dorrego y Humboldt, un cierre que durará 50 días. El paso de los vehículos fue reemplazado por el de las grúas, que montaron sobre sus pilotes la enorme viga que sostendrá a los rieles del tren San Martín.
Sin autos y con los locales cerrados, la zona de la estación. Foto: Luciano Thieberger.

Por debajo quedaron los locales típicos que hay en la entrada a las estaciones, cerrados y sin sentido. La futura estación Chacarita va a estar elevada, como las vías.

En Córdoba y Juan B. Justo están demoliendo las últimas partes del puente vehicular, mientras avanza la construcción de la estructura del viaducto. Foto: David Fernández

Mientras tanto, a menos de 800 metros, los automovilistas que se desplazan por Córdoba no se distraen más con las ocurrentes frases que solían aparecer en el Puente de la Reconquista. “Un pasito para atrás por favor”, decía la última, que desapareció junto con la estructura que atravesaba la avenida.
Todavía siguen desmantelando el viejo puente de Juan B. Justo. Foto: David Fernández

Para montar las vigas del viaducto, dos carriles de Córdoba permanecen cortados y, a finales de febrero, los abrirán y cerrarán los otros dos. Así, volverá a haber un puente, pero el que correrá elevado será el tren. Y para fines de marzo, si se cumplen las previsiones, el cruce de Córdoba y Juan B. Justo será una esquina más de la Ciudad, nivelada y con semáforos.
La construcción de la estructura que sostendrá al viaducto del San Martín avanza en Córdoba y Juan B. Justo. Foto: David Fernández

De esta manera se borrará una cicatriz que dividía a Palermo y Villa Crespo en dos. Una ruptura que no sólo interrumpía el tránsito de una arteria clave, sino que además gestó un paisaje irregular, con calles cortadas, veredas con aires de pasadizos, paredes grafiteadas y grandes locales en desuso.
Uno de los pocos tramos que quedan del puente de Juan B. Justo. Foto: David Fernández


No hay comentarios.: