jueves, 3 de agosto de 2017

Coimas por el Soterramiento

Cómo circularon las coimas del soterramiento: paraísos fiscales, sociedades offshore y un e-mail encriptado

CAPITAL FEDERAL 3 Agos(La Nacion).-Los nexos y curiosidades en la ruta del dinero tras la confesión de Odebrecht haber pagado sobornos por US$ 3,3 millones para ganar la obra del Sarmiento durante el kirchnerismo.

La ruta de las coimas que pagó Odebrecht por el proyecto para el soterramiento del tren Sarmiento comienza a salir a la superficie: incluye desde cuentas en paraísos fiscales y sociedades offshore, a un e-mail encriptado con nombres en clave y que incluía un listado de montos y fechas de los sobornos, con un destino final: Montevideo, Uruguay, según surge de documentos todavía secretos de la investigación Lava Jato que obtuvo y verificó LA NACION.

Esos documentos muestran que la División de Operaciones Estructuradas de Odebrecht -el área paralela de la compañía abocada al pago de coimas y aportes ilegales de campaña- se encargó de generar US$ 2,9 millones. Y lo hizo a pedido del director de Infraestructura de la empresa en la Argentina, Rodney Rodrigues de Carvalho, para coimear a funcionarios del entorno de Julio de Vido en el Ministerio de Planificación Federal.

Así consta, por ejemplo, un e-mail configurado como de "alta prioridad" que, el 30 de noviembre de 2011, envió "Tushio" a "Tulia" y a "Tumaine" por medio del sistema "Drousys" de comunicación encriptada y cuya copia analizó el equipo de investigación periodística regional liderada por IDL Reporteros, de Perú.

¿Qué significaban esos nombres en clave? Según los investigadores brasileños -y confirmaron luego ex ejecutivos y empleados de Odebrecht devenidos "delatores premiados"-, "Tushio" era Luis Eduardo Soares, uno de los encargados de coordinar las coimas, mientras que "Tulia" y "Tumaine" eran las secretarias María Lucía Tavares y Angela Palmeira. Los tres ya confesaron en Brasil.

¿Qué decía en realidad ese email? En portugués precisaba cuáles eran "los débitos efectuados en la cuenta 'Tuta' para el codiname 'Tatu". Es decir, una cuenta paralela para Rodney Rodrigues de Carvalho.
Célebre por su áspero temperamento, incluso sus viejos compañeros de trabajo preferían esquivarlo, aún cuando en ocasiones eso resultaba imposible. Hoy, es uno de los ejecutivos de Odebrecht sospechados en Perú y en la Argentina, donde el fiscal Federico Delgado ya pidió citarlo a indagatoria por su rol en el proyecto Aysa - Paraná de las Palmas.

En aquel mail de 2011, "Tushio" Soares informó las transferencias a "Tatu" Rodney Rodrigues de Carvalho. Son ocho fechas con sus montos respectivos: 25/10: 500.000 dólares; 03/11: 203.000; 07/11: 304.500; 17/11: 253.750; 18/11: 710.500; 23/11: 253.500; 28/11: 203.000; y 30/11: 507.500. ¿Total? 2.935.750 dólares, es decir, el monto que, según confesó el director para América Latina de Odebrecht, Luiz Antonio Mameri, había planteado la socia del proyecto, Iecsa -de Angelo Calcaterra, primo del actual presidente Mauricio Macri-, para aceitar a los funcionarios kirchneristas.

De "Gigolino" a Dentone

Los indicios sobre cómo fue la "ruta del dinero" no se agotan allí. Porque los arrepentidos de la constructora brasileña también aportaron evidencias sobre cómo ocurrió la segunda tanda de coimas. Fue cuando Odebrecht asumió el liderazgo del consorcio y, según ellos, el lobista y empresario "Corcho" Jorge Rodríguez se presentó en nombre de Roberto Baratta, la mano derecha de De Vido.

Según Mameri, esa segunda tanda de pagos, también generada a través de la División de Operaciones Estructuradas, ascendió a US$ 180.000 durante la última etapa de Rodney Rodrigues de Carvalho en la Argentina, más otros US$ 290.000 ya con Ricardo Vieira como el número uno en Buenos Aires, donde continúa hasta hoy.

De esos US$ 470.000, también aparecen indicios. Entre ellos, una transferencia por US$ 193.500 que se ordenó el 3 de septiembre de 2014 y que se acreditó dos días después en la cuenta bancaria de Sabrimol Trading, con "Gigolino M" como única referencia. Es decir, el apodo del "doleiro" Olivio Rodrigues Junior, quien operaba varias sociedades offshore para pagar coimas a funcionarios brasileños y de otros países por encargo de Odebrecht, y que también se convirtió en "delator premiado".

Creada en diciembre de 2007, Sabrimol Trading también aparece en los documentos secretos de Lava Jato como la destinataria final de las coimas en otro de los negociados en los que participó Odebrecht: el proyecto de AySA - Paraná de las Palmas. Acumuló millones de dólares que entre 2012 y 2014 llegaron de sociedades offshore con cuentas bancarias en Panamá y Antigua y Barbuda, según reveló LA NACION anteayer.

Para eso, Sabrimol Trading SA operó con el RUT uruguayo número 215997030012 (el equivalente a la CUIT argentina) durante cerca de siete años, aunque ahora figura como "contribuyente clausurado" por la Dirección General Impositiva uruguaya, según verificó LA NACION.

Para entonces, "Gigolino" Rodrigues ya había enviado dinero a la cuenta 1223640 que operaba Sabrimol Trading SA en el banco Itaú de Uruguay, con el abogado uruguayo Carlos Dentone como única referencia visible. Por allí pasaron millones de dólares cuyos destinatarios finales, según Odebrecht, fueron funcionarios argentinos.

No hay comentarios.: