miércoles, 5 de julio de 2017

Tren a Mar del Plata

Tren a Mar del Plata: los porqués de un viaje que es más largo que hace 60 años

BUENOS AIRES 5 Jul(Clarin).-Aún una vez que se terminen las obras en curso, el trayecto demandará más tiempo que en la década del 50. Las explicaciones oficiales.
    La vuelta del tren a Mar del Plata. DyN.

La vuelta al servicio del tren que une la estación Constitución, en Buenos Aires, con la ciudad de Mar del Plata presenta un dato llamativo: aún después de que se completen las obras de reacondicionamiento en curso y contando con vagones nuevos, el viaje demorará más que hace unos 60 años, cuando el recorrido se inauguró.

Pablo Martorelli, parte del Grupo de Estudios en Transporte y Tecnología Ferroviaria de la UTN Buenos Aires y presidente del Instituto Argentino de Ferrocarriles, le dijo a Clarín que le resultaba “inexplicable, ilógico e incomprensible” la baja velocidad a la que circulan las formaciones hacia la ciudad turística.

El experto explicó que el proyecto de las obras sobre las vías tal cual fue concebido unos cuatro años atrás preveía que el tiempo del viaje se redujera considerablemente. Los previsto era que las vías renovadas a nuevo permitieran que los trenes circularan a una velocidad de 160 km/h, dijo Martorelli.

Para él, 160 km/h no es una velocidad excesiva tomando en cuenta parámetros internacionales para trenes regionales. Por eso, dice, le resulta “inexplicable, ilógico e incomprensible” bajar la velocidad. “Más cuando el material rodante adquirido es apto para andar a 160 km/h”.

Según Martorelli, el viaje debería rondar las tres horas.

Sin embargo, las autoridades tienen explicaciones para el tiempo que demanda el viaje. Guillermo Fiad, presidente de Trenes Argentinos Infraestructura, las enumeró ante Clarín. Lo primero que señaló el funcionario es que las cuatro horas y fracción que insumía el viaje en la década del 50 eran posibles porque la situación demográfica de entonces era muy diferente a la actual. “Hoy el recorrido tiene 114 pasos a nivel”, detalló Fiad. Por lo que las formaciones deban bajar la velocidad repetidamente, por seguridad.

Faid coincide con Martorelli en que la infraestructura prevista admitía una velocidad de 160 km/h, pero aclara que por norma en el país los trenes no pueden superar los 120 km/h y que las obras no se hicieron correctamente.

De todo el recorrido, dice Faid, se intervinieron en los últimos años 207 kilómetros, y queda otro tanto por reacondicionar. A eso se debe sumar que en los tramos reparados durante la administración anterior, se colocaron una gran cantidad de durmientes defectuosos. “Estimamos que habrá que reemplazar unos 129.000 durmientes en el tramo ya reparado”, señaló. En el viaje actual, el tren apenas alcanza los 110 km/h en algún tramo. Y tiene otros donde apenas puede avanzar a 12 km/h. Otra explicación para la tardanza es el número de paradas que hay en el recorrido; son doce, lo suma tiempo al viaje entre detenciones y arranques. Cuando las mejoras en marcha estén terminadas, el viaje actual de 6 horas y 45 minutos será solo una hora más corto. “Nos parece algo apropiado”, dijo Fiad. Y se preguntó: “¿Podemos pensar en otro tren en la Argentina de hoy? Un tren bala sería una falta de respeto para muchos”, aseveró.

No hay comentarios.: