martes, 25 de julio de 2017

Paso Ferrovial

Prevén U$S 2.000 millones para el paso ferrovial Mendoza-Chile

MENDOZA 25 Jul(Los Andes).-Cornejo acordó con el intendente de la V Región “priorizar” el sistema fronterizo y concretar 18 obras, entre ellas la reactivación para vehículos y trenes del antiguo túnel ferroviario. 
El intendente de la V Región, Gabriel Aldoney Vargas, con el gobernador Cornejo, en Chile. Gentileza / Gobierno de Mendoza 

“Nos entusiasma la reactivación del viejo Tren Trasandino y mucho más aún, porque tiene un plazo de ejecución de entre 3 y 4 años este proyecto de ampliar el tránsito de camiones y autos”, dijo en Chile el gobernador Alfredo Cornejo. 

Frente a la disyuntiva de privilegiar el tren o los camiones en el tránsito comercial entre el Mercosur y el Area del Pacífico por Mendoza, el mandatario mendocino se mostró partidario de compatibilizar ambas alternativas. Aunque se estima que su realización no podría ser simultánea.

“Queremos que se evalúe la posibilidad de que existan dos rutas de doble mano con dos túneles entre Argentina y Chile -el actual y el del viejo tren Trasandino redimensionado- Y dentro de ese estudio evaluar la factibilidad de que junto a la segunda ruta se pueda instalar un tendido ferroviario”, dijeron a Los Andes fuentes de la negociación.

“Para ello habría que ampliar entre tres y cuatro veces la boca del viejo Túnel Caracoles” (por donde circuló el Tren Trasandino entre 1910 y 1979). Aunque aclaró que por el momento éstas ‘son todas estimaciones’ hasta que los estudios arrojen datos precisos.

El denominado Túnel Caracoles tiene 1.500 metros del lado chileno y 1.700 en Mendoza. Y para que por allí pase una ruta de doble calzada y una vía ferroviaria su traza debería ser llevada de 4 metros y medio a no menos de 18 metros, según las estimaciones iniciales de quienes se animan a darlas. Aunque en el propio gobierno provincial no faltan los sorprendidos por la “premura” con la que el gobernador salió a fogonear el tema, “que se venía trabajando para unos anuncios posteriores”.

Desde 2008, Chile tiene previsto transformar en una segunda ruta internacional la traza del viejo Trasandino entre Juncal y Portillo, aunque aún no lo concreta. Y ahora Argentina evalúa hacer lo propio con el tramo ferroviario mendocino. Pero intentando no remplazar la vía por una ruta, sino  buscando hacer una nueva ruta que permita una vía férrea reacondicionada.

“Una vez que se licite y esté en marcha, no podrá pararlo el gobierno que venga”, dijo Cornejo en el seminario Mercosur-Pacífico durante la cumbre de presidentes del bloque sudamericano. En este mismo escenario  consideró “de transición” al gobierno del presidente Mauricio Macri mientras proponía a la Cancillería argentina “una política exterior más federal”.

Ayer, el gobernador mendocino y el intendente de la Quinta Región, Gabriel Aldoney,  se mostraron también cautelosos y destacaron que las decisiones y los fondos para las obras en Cristo Redentor no pasan por Mendoza ni por Valparaíso, sino por Buenos Aires y Santiago.

“Creemos que podemos ampliar nuestra capacidad operativa y que podemos darle mucho a esta fluidez entre el Mercosur y la Alianza del Pacífico”, dijo Cornejo.

“Previo a avanzar con la mejora o la construcción de otros pasos (entre Argentina y Chile), es necesario optimizar el más importante que existe hasta el momento”, dijo en referencia a Cristo Redentor-Libertadores. 

“Para ello está prevista la elaboración y ejecución de un plan de optimización  que incluya medidas a corto, mediano y largo plazo”, remarcó.

El túnel ferrovial por Caracoles es una de las medidas que se evalúa para el mediano plazo. Es parte de un listado de dieciocho obras previstas bajo una inversión de 2.000 millones de dólares, financiadas por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Junto a la ampliación del túnel Caracoles para permitir un flujo de ida y de vuelta independientes que transiten por túneles y rutas diferentes. figuran también otras obras estratégicas como la doble vía de Las Cuevas hasta la Curva de la Soberanía y la ampliación de la Curva de Guido.

 “Mantener la principal ruta del Mercosur”

El gobernador Alfredo Cornejo y el intendente de la Quinta Región de Chile, Gabriel Aldoney Vargas, acordaron ayer trabajar en conjunto buscando consolidar al Corredor Bioceánico Central (que pasa por Mendoza y por Valparaíso) como la principal ruta comercial entre el Mercosur y el área del Pacífico.

Para ello convinieron en impulsar el funcionamiento de una usina universitaria generadora de proyectos tendiente a planificar obras logísticas y de infraestructura a ambos lados de la cordillera haciendo eje en el sistema Libertadores-Cristo Redentor y que cada una de ellas tenga su respectivo análisis de costos.

Las universidades chilenas de Playa Ancha, Católica; de Valparaíso y Federico de Santa María se encargarán junto a la UNCuyo de Mendoza de esa tarea. Los primeros trabajos de UNCuyo y Valparaíso dieron fundamento al documento firmado ayer.

El texto remarca que las mejoras en el sistema Cristo Redentor contribuirán  a la diversificación de la matriz productiva y al desarrollo del potencial logístico de Mendoza y de la Quinta Región de Chile”. Y remarca que “el Corredor Bioceánico Central es el único  de los propuestos por la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana (IIRSA) que en nuestro país se encuentra operativo en su totalidad y en continuo proceso de mejora”.

Desde 1990, el paso sufre congestión. En febrero de 2016 el grupo español ACS, comenzó las obras del nuevo complejo fronterizo con una inversión de 90 millones de dólares. 

No hay comentarios.: