domingo, 23 de julio de 2017

Fruticultura

La fruticultura encontró una llegada rápida a los mercados

VIEDMA 23 Jul(Rio Negro).-Los camiones llevaban la fruta embalada hasta las estaciones ferroviarias. (Foto: Archivo)
El desarrollo de la fruticultura estuvo íntimamente ligado al de los ferrocarriles. En las estaciones se construyeron galpones para acopiar la fruta que se llevaría en trenes a los puertos de Bahía Blanca o Buenos Aires. Se necesitaba entonces el camión para llevar la fruta a los galpones de empaque y luego a las estaciones ferroviarias.

Aún con el camino de ripio, el transporte por camiones cobraba cada vez más importancia, a través de productores que se unían para realizar sus exportaciones.

El ferrocarril era un lento medio, que podía demorar hasta 50 horas en llegar al puerto de Buenos Aires; mientras que los camiones hacían el trayecto en unas 24 horas, cargaban directamente en los galpones de empaque y descargaban en el puerto.

La terminación de la ruta derivó en un cambio sustancial para el transporte de la producción, hecho al que contribuyó significativamente un aumento de más del 220% en las tarifas del ferrocarril, dispuesto a principios de enero de 1967, pocos meses después de la asunción del gobierno militar encabezado por el general Juan Carlos Onganía.

La conjunción tiempo-tarifas se convirtió en letal para el ferrocarril que pronto vio cómo la fruticultura dejaba de depender de él. Y “mientras que en 1966 el ferrocarril transportó 291.300 toneladas de fruta, la cifra disminuyó a 49.700 en 1967 y a alrededor de 5.000 toneladas en la cosecha de 1968”, decía “Río Negro” el 27 de febrero de 1969.

No hay comentarios.: