jueves, 29 de junio de 2017

Talleres Ferroviarios y los despidos

En la vía del despido

BUENOS AIRES 29 Jun (Agencia TSS(UNSAM).-La empresa de reparación de vagones y locomotoras Rioro, en la localidad santafesina de Pérez, anunció su cierre por falta de trabajo y dejaría a más de 70 trabajadores desocupados. En abril del año pasado habían ofrecido un retiro voluntario al que se plegaron 80 empleados. La crisis se extiende a otros talleres ferroviarios ante la escasez de demanda.

Los trabajadores de La empresa Rioro, a cargo de los talleres ferroviarios de la localidad santafesina de Pérez, en las afueras de Rosario, se encontraron el 22 de junio pasado con el peor comienzo de jornada: los portones estaban cerrados y dos pequeños carteles anunciaban la decisión de cerrar la planta. El Ministerio de Trabajo de la provincia de Santa Fe dictó la conciliación obligatoria por 15 días hábiles, lo que permitió que los trabajadores continuaran en sus puestos de trabajo para negociar alternativas al cierre definitivo.

En 2014, el Gobierno nacional había encargado a este taller –que pertenece al grupo Emepa– la reparación de 10 vagones portacontenedores y 28 vagones de carga cerrados para el Belgrano Cargas, con lo que trabajó a plena capacidad. Sin embargo, desde que esos trabajos terminaron, el Gobierno dejó de solicitar trabajos y la prioridad pasó a ser la compra de unidades a China.

José Martínez, secretario gremial de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), le dijo a TSS: “La empresa sigue con la misma postura de cerrar la fábrica. Ellos aducen que el Estado nacional ha revocado los contratos, que no les envía más trabajo y que por eso pretenden cerrar la empresa. La provincia, en la figura del ministro de Trabajo, les ha ofrecido hacer un fideicomiso para construir un parque industrial en su predio de 33 hectáreas. También se les ofreció la herramienta del REPRO (el Programa de Recuperación Productiva del Ministerio de Trabajo) y otras cuestiones que tienen que ver con reducción de carga social e impositiva para ver si puede salir adelante la empresa. Eso va a ser tratado nuevamente el próximo lunes en la audiencia en la que esperemos que venga un alto funcionario, porque hablar con los intermediarios no nos sirve”. Según Martínez, la empresa también culpa al desvío de contratos a talleres de la empresa Materfer, en Córdoba.Los trabajadores de Rioro se encontraron con los portones cerrados y dos pequeños carteles que anunciaban la decisión de cerrar la planta.
La Ley Provincial 13.242, de Reactivación del Sistema Ferroviario Santafesino, aprobada en 2011, impulsa la restitución de los trenes metropolitanos del sur de la provincia que fueron desactivados en 1977. El mes pasado se aprobó un proyecto del concejal Eduardo Toniolli (FPV), de Rosario, para convocar a una audiencia pública que ponga en agenda la reactivación del sistema ferroviario del sur de Santa Fe. En ocasión del debate del proyecto, Toniolli afirmó: “La recuperación de los trenes de cercanía es un imperativo categórico que permitiría liberar a los rosarinos y los habitantes de la región, hoy rehenes de monopolios del transporte automotor o del automóvil particular, a la hora de trasladarse para trabajar o estudiar”.

En caso de que este proyecto pueda darse en el corto plazo representaría una fuente de trabajo muy importante para los talleres Rioro. “Lo que nosotros queremos es conservar los puestos de trabajo, no nos interesan los retiros”, dijo Martínez. Y agregó: “Los trenes de corta distancia en la zona de Rosario serían una alternativa para el mediano plazo, pero necesitamos tiempo”.Los talleres ferroviarios de Pérez fueron fundados en 1912 y en 2008 fueron adquiridos por Emepa.
El cierre de Rioro es un ejemplo más del declive que sufre la industria ferroviaria desde que asumió el Gobierno actual. En los últimos meses, otros talleres ferroviarios como el de la Cooperativa de Trabajo Talleres Junín (COOTTAJ) y Consulting Ferroviario Industrial (San Luis) se encuentran al borde del cese de actividades por falta de trabajo. El primero de ellos firmó recientemente un acuerdo con la compañía china CRRC Dalian, lo que le permitiría evitar el cierre, según publicó el portal Enelsubte.com. El Gobierno también había decidido suspender la fabricación de vagones de carga nacionales en la planta de Fabricaciones Militares en Río Tercero, Córdoba.

Los talleres Rioro fueron fundados en 1912 con el nombre de Gorton Locomotive Works, para reparar vagones y locomotoras del Ferrocarril Central Argentino. Tras su nacionalización, en 1948, pasaron a llamarse Talleres Pérez, por la localidad en la que están emplazados. En el año 2008, la Cooperativa de Trabajo Taller Pérez, ante las dificultades económicas que enfrentaba, vendió la planta al grupo empresarial Emepa.

1 comentario:

CARLOS SORAIRE dijo...

Lo que no entendí nunca es la cuenta de Randazzo para comprar vagones en China