lunes, 12 de junio de 2017

El Subte

El subte: algo más que nombres

CAPITAL FEDERAL 12 Jun(Clarin).-Con el cambio de nombres algunas estaciones se sienten más cercanas. Pero en los trenes hay problemas más concretos.
   En reparación. Un cartel que desanima, especialmente a los mayores.

Qué lindo que les cambien los nombres a las estaciones de subte. Medrano, por ejemplo. Qué preciso agregarle “Almagro”. Una estación antes es más bien Villa Crespo y una después ya se mete en el Abasto. ¿Qué más “Almagro” que Medrano? Conmovedor.Ahora bien: los usuarios, además de emocionarnos, quisiéramos viajar un poco más holgados, digamos. El subte B en hora pico, ya se sabe: no hay cómo subir. O sí, pero cómo. “Me siento humillado”, decía un rubio el otro día cuando salía y trataba de sacudirse la multitud del cuerpo.En Buenos Aires, la red total de subtes lleva 1.250.000 pasajeros por día; 350.000 más que hace cuatro años: se nota.Otra que quisiéramos es que las estaciones fueran accesibles. Muchas son viejas, explica la empresa, y no hay cómo hacerles una ascensor (¿ni escalera mecánica?).

Pero lo que enoja son las nuevas.

En la H, pongamos, hay ascensores. Funcionan a veces sí, a veces no. ¿Puede una persona mayor, que dependa de él, correr el albur de llegar y que esté colgado el cartelito de “En reparación”? Ya les digo: no puede. Por precioso que sea el nombre de la parada, cuando caen algunas lágrimas no son de puro sentimiento.

Y quién se hará cargo

En Sbase, la sociedad del Estado a cargo de los subtes, saben que pasan estas cosas. Explican que la Ciudad recibió los trenes, en 2013, con muchos problemas. Señalan también que “el mantenimiento es de Metrovías”: la empresa opera el subte desde los 90 pero su contrato vence a fin de este año.

¿Qué pasará entonces?

Sbase espera hacer un convenio “muy distinto”, tal vez con otra empresa tras una licitación internacional. Algunos legisladores -del FPV y de Lousteau- presentaron proyectos para que opere el Estado.

No hay comentarios.: