viernes, 2 de junio de 2017

El pueblo de Pereyra reclama

En Pereyra el tren no para y cientos de chicos arriesgan su vida cruzando las vías para ir a la escuela

PEREYRA Bs.As. 2 Jun(InfoBcosobre Negro).-Padres del Instituto María Teresa, ubicado frente a la estación de Pereyra, iniciaron medidas judiciales para exigir la construcción cruce seguro para los casi mil chicos que asisten a diario al colegio. La justicia hizo lugar al reclamo pero la comunidad educativa reclama que se dicte una medida cautelar que impida el paso del tren hasta que concrete las medidas de seguridad.Este viernes el juez federal de Quilmes Luis Armella emitió una resolución pidiendo información respecto a las obras proyectadas para las estaciones Hudson y Pereyra, donde por falta de andén el tren eléctrico no para. En la segunda localidad, las obras todavía ni siquiera comenzaron y cientos de chicos deben cruzar a diario las vías para asistir a la escuela María Teresa.En diálogo con Info Blanco sobre Negro, Roberto Anselmino, padre de dos estudiantes del Madre Teresa, aseguró: “La resolución pide información respecto a las obras en la estación Pereyra y respecto a las medidas de seguridad que se van a establecer. Nosotros no estamos conformes y creemos que se debe dictar una medida cautelar suspendiendo el paso del tren porque consideramos que existe una urgencia ya que los chicos para entrar al colegio deben cruzar las vías”.“Esta urgencia se potenció cuando comenzó a pasar el tren. No estamos conformes con el fallo porque las obras están paradas y el tren está pasando. La seguridad de mil chicos corre un serio riesgo. El tren es silencioso y el cruce está después de una curva”, agregó.Con la puesta en marcha del tren eléctrico hasta City Bell se desató un fuerte conflicto vecinal en Hudson y en Pereyra ya que estas dos estaciones quedaron sin andenes provisorios por lo que el tren no parará hasta que se concluya la obra definitiva. Sin embargo, en la segunda localidad todavía no se inició la construcción del andén elevado.“Anteriormente los chicos cruzaban por el paso peatonal del medio, a la altura de la estación, y también era peligroso. Yo he visto infinidad de veces ver el tren entrar en velocidad mientras los chicos estaban en las vías. Ahora el riesgo es mucho mayor porque el tren es silencioso y el tren ni siquiera para”, explicó Anselmino.“El juez Armella tiene que tomar conciencia que tiene en sus manos la vida de los alumnos del colegio Madre Teresa. Si llega a ocurrir un accidente todas las miradas se van a dirigir hacía el juez antes que al gobierno”, agregó.La resolución judicial exige información respecto a la instalación de cruces a nivel peatonales, ascensores y/o puentes peatonales, medidas de seguridad que se tomarán para el resguardo y protección de los vecinos y alertas a los transeúntes de la aproximación de los trenes. “En el plan de obras no está incluido ningún cruce seguro”, expresó Anselmino.
 

No hay comentarios.: