viernes, 23 de junio de 2017

Complicaciones con el Soterramiento

Complicaciones para el soterramiento en Ramos Mejía

RAMOS MEJIA 22 Jun(Diario Popular).-La Municipalidad se opuso a que se instalara en la plaza Sarmiento, y luego los comerciantes en la vieja traza de Gaona. La obra demandará por lo menos 4 años e implicará cien viajes de camión diarios.El soterramiento de la línea Sarmiento suma inconvenientes: a las denuncias de corrupción en torno a una de las empresas que lo realiza, la brasileña Odebrecht, tema que investiga la justicia y el pedido de la Unión Ferroviaria de que la obra se paralice por lo antedicho, se suma que en Ramos Mejía los comerciantes se opusieron a la instalación del obrador -que permanecerá por lo menos por 4 años- para construir la estación subterránea, que se ubicará a más de 20 metros de profundidad.Fuentes del Ministerio de Transporte consultadas por este medio precisaron que “se está consensuando con el Municipio la localización del obrador”. Inicialmente se iba a situar en la plaza Sarmiento, pero la Comuna lo rechazó ya que estaba finalizando su remodelación (inaugurada hace unas semanas).Entonces se pensó en ubicarlo en Scalabrini Ortiz (la vieja traza de la avenida Gaona) entre French y Riccheri, a 200 metros de las vías, lo que provocó el rechazo de los comerciantes. Ocurre que además, el obrador requiere una rampa de unos 270 metros, que será utilizada por unos 100 viajes diarios de camiones para retirar la tierra, que trastornaría todo el movimiento vehicular y peatonal en el sector Norte de Ramos.

Mientras tanto, las obras del soterramiento se pueden apreciar en el sector Sur, y específicamente en la avenida Rivadavia, que se estrechó a la altura de la estación, a raíz de -según precisó el Ministerio el Transporte- a “obras preliminares de cateos, depresión de napas y ventilación”. La arteria troncal de la zona Oeste quedó con dos carriles libres de circulación. La misma dependencia precisó que la construcción del túnel -a cuyo inicio concurrió el presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal en octubre del año pasado- avanzó poco más de 600 metros.

Paradójicamente, la estación de Ramos a nivel -que desaparecerá al igual que las vías en 5 años, si se cumplen los plazos previstos- está en obra: se demolió la mitad de la plataforma central, por lo que los trenes se detienen en andenes laterales, con el consiguiente trastorno para quienes utilizan los trenes que vienen de Moreno y se dirigen a Once: ese andén se construyó desplazado casi 200 metros hacia Once, lo que obliga a los pasajeros a una mayor caminata para acceder a líneas de colectivos.

No hay comentarios.: