domingo, 23 de abril de 2017

Inseguridad en los Trenes

Inseguridad en los trenes: robos, arrebatos y falta de vigilancia en los andenes

BUENOS AIRES 23 Abr(Clarin).-En el último año, tres personas murieron al caer de una formación durante un robo. La mayoría de las estaciones carece de policías, aún en las que hubo muertes.Inseguridad en los trenes: robos, arrebatos y falta de vigilancia en los andenes
Robo de celulares en estaciones del Tren Roca. Estación Lanús. Foto: Luciano Thieberger.

Al igual que en la estación Yrigoyen (en Barracas), en la mayoría del ramal del Roca que va a Ezeiza no se ven policías, según pudo comprobar Clarín en una recorrida. Solo en Darío Santillán y Maximiliano Kosteki (ex Avellaneda), Gerli, Guillón y Ezeiza había agentes. Es decir, en 4 de 15 estaciones. Lo mismo ocurre en la mayor parte del trayecto del Belgrano Norte, del Belgrano Sur y del San Martín. Las líneas Mitre y Sarmiento (en menor medida) son las que tienen más seguridad. En los gremios dicen que la situación “no es nueva” pero que “se nota más” desde el traspaso de la Policía Federal a la Ciudad.Inseguridad en los trenes: robos, arrebatos y falta de vigilancia en los andenes.“Robos hubo siempre. Es cierto que es necesaria más seguridad, pero tampoco es la solución. Los rateritos son siempre los mismos. Por más que los agarren a los dos días los ves en el tren de nuevo”, apunta un guarda del Roca, que prefiere no dar su nombre.

Historias que se repiten: forcejeos y caídas a las vías

El último caso de un robo en el tren que terminó en muerte fue el 27 de febrero, en Banfield. La víctima fue Francisco Tomasetti (35). Ahora, un mes y medio después, Clarín comprobó que la estación sigue sin presencia policial, aunque se instalaron cámaras de seguridad.Francisco sufrió el típico robo de los trenes que no cuentan con aire acondicionado: le arrebataron el teléfono por la ventanilla. Cuando quiso correr al ladrón, cayó a las vías. Según los pasajeros, Gerli es donde más se repite esta modalidad.

Inseguridad en los trenes: robos, arrebatos y falta de vigilancia en los andenes
Estación Banfield. Foto: Luciano Thieberger.

Otra variante repetida es el arrebato antes de que se cierren las puertas del coche, en especial a los pasajeros que viajan cerca de la salida. “Acá los chorros viajan al lado tuyo. Cuando vas chateando miran si tenés un celular nuevo, se preparan como para bajar y, si ven que seguís, te lo sacan y salen corriendo”, cuenta María Tapia, una empleada gastronómica que todos los días viaja de Lanús a Capital. “La Policía casi ni se ve y, cuando los ves, hay uno o dos para toda la estación”, agrega.En las líneas que no tienen aire acondicionado ni puertas automáticas, como la Belgrano Norte y la Belgrano Sur, el peligro es mayor: los arrebatadores saltan del tren cuando está en movimiento y en muchos casos provocan la caída de sus víctimas. En Ferrovías, la empresa a cargo del Belgrano Norte, reconocen como usan puertas manuales tienen “más problemas que las otras líneas”.En ese ramal está la “estación de la muerte”, como se conoce a Carapachay. En los últimos tres años hubo ahí cinco casos graves (tres, fatales). El último fue en junio y desde entonces hay vigilancia permanente de la Policía Federal, una garita en una de las cabeceras, nuevas cámaras y avisos por altoparlante.No obstante, el resto de las estaciones quedó prácticamente sin seguridad. Fuentes de la concesionaria señalan que la cantidad de agentes depende de lo que asigne el Ministerio de Seguridad de la Nación. Pero de 19 a 7, un convenio establece que cada formación debe contar con un policía a bordo. Si no, el tren se cancela, como ocurrió el martes pasado.“De noche trato de ir en el mismo vagón que van los policías y el guarda. Te da más seguridad. Casualmente, a mi hija le robaron viajando al mediodía y no había nadie en la estación”, apunta Carlos Ibáñez, quien todas las noches usa el Belgrano Norte para volver a su casa en Munro.Sergio Sasia, secretario general de la Unión Ferroviaria (UF), evalúa que “el principal problema” lo tienen en la línea Belgrano Sur. “Hay estaciones clave, como Justo Villegas o Laferrere, donde tenemos robos siempre”, señala el sindicalista. “Desde hace tiempo, no solo a este Gobierno, le hemos enviado notas a la Sofse (Sociedad Operadora Ferroviaria), hemos tenido reuniones y pedimos personal fijo en estaciones y formaciones. Los primeros que son agredidos, cuando saltan para defender, son siempre del personal de abordo o de control de evasión, afirma.Para Sasia, es “necesario” reflotar la Policía Ferroviaria, una vieja división de la Federal. “Hoy el agente que va a las estaciones lo hace de forma adicional”, dice. “Encima hubo una merma luego del traspaso”, confirma el líder de la UF. Rubén “Pollo” Sobrero, delegado del Sarmiento, agrega: “La Policía prefiere ir de adicional a la cancha antes que al tren porque ahí cobran en el día”.Marcelo Orfila, presidente de Trenes Argentinos (que opera el Roca, Mitre, Sarmiento, Belgrano Sur y San Martín), indica que “la seguridad depende del horario” y que cuando no están en las estaciones los policías “van arriba de los trenes”. En ese sentido, asegura que desde diciembre trabajan con un mapa del delito con el que refuerzan la seguridad “en las zonas y horarios más calientes”.“Tenemos un equipo de profesionales en cada línea que incluye gente entrenada para que las mujeres que sufren algún buso hagan la denuncia”, agrega Orfila. Sobre la baja en la cantidad de policías por el traspaso, dice que fue compensada con gendarmes y seguridad privada.

No hay comentarios.: