miércoles, 8 de febrero de 2017

La Fraternidad

Desde La Fraternidad dicen que "es muy difícil” que el tren eléctrico llegue este año a La Plata
 
LA PLATA 8 Feb(InfoBlancosobreNegro).- A pesar de que la obra lleva casi un año de demora, la llegada del tren eléctrico a La Plata todavía parece muy lejana. Las sucesivas fechas dadas para la ampliación del servicio que actualmente llega hasta Berazategui se fueron venciendo sin demasiadas explicaciones. Blanco sobre Negro entrevistó al secretario gremial de la seccional local de La Fraternidad, José Núñez, que habló sobre el futuro de la electrificación.La electrificación del tren Roca es una de las obras más esperadas por La Plata durante décadas. El comienzo de la obra ilusiona a miles de usuarios pero la interrupción del servicio que lleva más de 1 año y 5 meses genera un serio perjuicio para quienes deben viajar a diario, algo que se vio agravado por la reducción de la frecuencia del servicio de colectivos que lo suplanta.Hasta el momento, no se cumplió ninguno de los plazos comunicados por altos funcionarios como el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, o por “allegados”. La última frustración se dio en enero de este año, fecha cuando supuestamente el tren debía llegar a City Bell.Blanco sobre Negro habló con el secretario gremial de La Fraternidad, seccional Tolosa, José Nuñez, que aseguró: “De Berazategui a La Plata no tiene fecha, ni siquiera estamos hablando del 2017. Es muy difícil que el tren eléctrico llegue este año, no hay licitaciones aún para las obras en la cabecera y los pasos o bajo a nivel”.“En marzo estaría llegando recién a City Bell que es la estación modelo, la única con plataformas elevadas como corresponde, pero no hay una fecha oficial informada por el Ministerio”, agregó el dirigente gremial.Para el 22 de enero estaba programada la marcha blanca, una última prueba de trenes sin pasajeros, entre Berazategui y City Bell. Sin embargo, esta se suspendió por orden de la CNRT que evaluó que el trayecto aún tiene serias deficiencias.“La prueba se suspendió porque la CNRT evaluó la zona y encontraron que en el tramo que va desde Berazategui hasta City Bell hay un 70 por ciento con falencias, por los aisladores, las distancias del cableado, la distancia de las catenarias y el diámetro del cableado que era más fino de que debía ser porque eso está conectado a 25 mil volts. Las fallas que encontraron son muy importantes”, detalló Núñez y continuó: “Tal vez si se logra bajar los defectos a un 40 por ciento el servicio podría comenzar a circular en marzo hasta City Bell”.En cuanto a la generación de la energía suficiente para alimentar el ramal, el dirigente explicó: “Hace falta que se termine la subestación de Quilmes. Actualmente funciona únicamente con la de Temperley, pero como no da abasto circulan trenes Emu y no Toshiba como está programado. No hay energía necesaria para que circule el Toshiba en la frecuencia necesaria”.“Cuando el servicio comenzó a llegar a Quilmes primero y a Berazategui después se agregaron 6 camiones de grupos electrógenos porque no alcanzaba la corriente. La subestación en Quilmes está en obra, se está construyendo desde el año pasado”, describió el dirigente gremial y agregó: “La estación de Temperley se hizo con la electrificación del ’83 y le da energía al ramal que va hasta Ezeiza. Nosotros estamos enganchados de otro ramal”.Entre las obras complementarias también se encuentra la reactivación de los talleres de Tolosa pero según Núnez todavía no hubo licitaciones. “Se harían ajustes livianos, abastecimiento y más que nada estacionamiento porque no va a haber trenes por la noche por lo que habrá que dejarlos en algún lado”, detalló.“Yo tengo 32 años en la empresa, cuando tenía cinco años, a mi papá que también era ferroviario le llegó el rumor de que se venía el tren eléctrico, mi papá murió y nunca lo vio, espero que a mi no me pase lo mismo y verlo llegar a La Plata”, expresó el dirigente de La Fraternidad de Tolosa.
Varios meses en estado de alerta

A fines de junio del año pasado, la Subsecretaría de Servicios Públicos del Ministerio de Infraestructura bonaerense resolvió, tras el choque de trenes en Rawson, partido de Chacabuco, suspender todos los servicios prestados por Ferrobaires, con el objetivo de “preservar la seguridad de los usuarios y operarios”. Desde ese momento, una gran cantidad de pueblos quedaron aislados y La Fraternidad se declaró en estado de “alerta permanente”.“Esto viene similar a los años ’90, cuando se comenzaron a cerrar ramales haciendo no sólo que se pierda el tren sino también muchos pueblos. Nosotros estamos juntando firmas en varias localidades por la vuelta del tren y logramos que se reincorporen algunos servicios como el de Chascomús que volvería en marzo o el tren de Lobos”, explicó Núñez.“Al tramo del Belgrano Norte querían reducirlo a cuatro tramos, querían cerrar por completo Urquiza Cargas que va hasta la Mesopotamia y también provincializar algunos servicios como el de Neuquén, eso también se pudo impedir”, continuó.“Para nosotros fue un error haber frenado todos los servicios de Ferrobaires, el sistema no era tan inseguro como se dijo, no se pueden haber destruido las formaciones de un día para el otro cuando estaban operativas”, expresó el dirigente.Por otra parte, aseguró: “En La Plata tenemos una gran incertidumbre porque no tenemos trenes y conductores nuestros tuvieron que ir a trabajar a otras bases para completar servicio. Tenemos un stock de personal reducida a una tercera parte que se dedica al tren universitario y a trenes de trabajo que son los que llevan materiales al obrador”.Sobre eventuales medidas de fuerza, Núñez afirmó: “Actualmente estamos recurriendo a la vía legal, vamos por el lado de la justicia hasta agotar instancias. Además estamos desde hace meses en estado de alerta permanente”.

No hay comentarios.: