jueves, 23 de febrero de 2017

Desalojo en Retiro

Desalojaron a Discapanch del hall de Retiro: 10 discapacitados sin trabajo

CAPITAL FEDERAL 23 Feb(Diario Popular).-Se trata de la panchería que estaba ubicada en la estación de la línea Mitre del ferrocarril Sarmiento. Su dueño denunció que la remodelación y puesta en valor que encabeza el ministerio de Transporte no incluyó a su local y por eso los echaron.Bastaban 3 pasos y apenas uno ingresaba al hall de la estación de Retiro, línea Mitre, a la derecha, se encontraba con un clásico de la comida rápida: la panchería Discapanch.Cientos de personas pasaban por allí a toda hora: se sentaban en las banquetas o compraban la comida para llevar. Nada diferente a lo que sucede en otras casas de comida rápida. Excepto por los empleados: Discapanch es la única panchería que contrata sólo a discapacitados y excluidos sociales. “Sólo contrato a personas que no tienen la posibilidad de conseguir trabajo en otro lugar”, contó en una nota para Diario Popular Saúl Macyszyn, el fundador y dueño del local.Desde el año pasado, un enorme cartel se podía ver justo enfrente de Discapanch. “Muy pronto vas a disfrutar de una nueva estación”, dice. Es que el ministerio de Transporte y la Operaria Ferroviaria Sociedad del Estado (SOFSE) pusieron en marcha la remodelación de la estación Retiro. “Las mejoras incluyen la renovación completa de la infraestructura en pisos, paredes, ventanales y techos. La espera será mucho más cómoda para los pasajeros, ya que se colocarán asientos nuevos y toda la cartelería será modernizada para obtener información accesible y en tiempo real de los servicios”, aseguran en una nota de prensa. Pero esta modernización no incluye a Discapanch.Ni bien asumieron las autoridades del nuevo gobierno, a Saúl lo visitaron para contarle las novedades: iba a tener que adecuarse a la renovación. Por esos tiempos, las dudas del dueño de Discapanch pasaban por cómo iba a pagar el aumento del alquiler del local y de todos los servicios. Pero al pasar los meses, esas dudas se transformaron en miedo: la propuesta ya no era la adaptación, sino que firme un acta, entregue las llaves y se vaya con Discapanch a otro lugar.“Me usurparon el local de Discapanch y lo desarmaron. Ante mis quejas, me dieron permiso para instalar un Food-Truck (carro de venta de panchos)”, detalla Saúl. Ese puesto se atiende con un solo empleado. “Yo tengo 10 empleados discapacitados y con problemas sociales, es decir que tengo que pagar 10 sueldos que van de $13.000 a $22.000”, dice.Así las cosas, Saúl se encontró trabajando a pérdida. “El Food Truck obviamente vende menos que un local y no alcanza para pagar todos los sueldos”. La primera solución que encontró fue dejar de pagar los impuestos. Pero, claro, ya comenzaron a llegar las notificaciones de la AFIP.A pesar del desmantelamiento del local, Saúl se negó a entregar las llaves. Un día, llegó al local y se encontró con que tampoco estaba el Food Truck. “Lo depositaron en un andén del ferrocarril que está clausurado, lo rayaron, y para que no volvamos a llevarlo al hall, le cortaron la cubierta y pincharon la goma”, dice.“El Gobierno nos quiere fundir, así nos vamos solos, dado que legalmente no nos pueden echar”, cree Saúl. Se refiere a que las personas discapacitadas están protegidas por la ley (24.308). Saúl es un emprendedor que también sufre una discapacidad: le falta un brazo.Él les prometió a sus empleados pagarles “partes del sueldo” en febrero y marzo. Pero después, si la situación no se soluciona, no podrá pagarles más.
 

No hay comentarios.: