sábado, 22 de octubre de 2016

Robos de Cereal al Paso

Denuncian el reiterado robo de cereal al paso del tren

BAHIA BLANCA 22 Oct(LNP).- Un representante de la empresa FerroExpreso Pampeano comentó que en los últimos meses se han producido una decena de episodios y sufrieron el derrame de unas 400 toneladas.Los desconocidos manipulan el sistema de frenos, provocando la detención de la formación y aprovechando para dejar caer la carga al piso.Provoca preocupación a las autoridades de la firma FerroExpreso Pampeano los reiterados episodios que han sufrido en los últimos meses, donde desconocidos provocaron en una decena de ocasiones la detención de las formaciones y la apertura de las boquillas de los vagones, registrándose el derrame de aproximadamente 400 toneladas de cereal transportado.Los episodios “siempre son en horario nocturno y más o menos en el mismo lugar, precisamente lo que era la playa (ferroviaria) de Maldonado y hoy está el barrio Tierras Argentinas, donde hay un asentamiento muy grande desde el año 2013. Hemos hecho denuncias, pero no pasó nada”, comentó el ingeniero civil Raúl Jorge Arias, jefe de Relaciones Institucionales de la empresa.La última situación se registró el martes pasado, cuando fueron derramados unos setenta mil kilogramos de maíz que eran transportados por la formación ferroviaria Nº 6.640, la que desde Estación América se dirigía al puerto de Ingeniero White.“No hace mucho tiempo empezó esta seguidilla con el mismo modus operandi. Es que el tren tiene, de punta a punta, un sistema de freno a presión neumático comprimido, y cada vagón está unido por mangas y llaves-válvulas, que hacen que cierre y abra el paso del aire. Y cuando se rompe esa continuidad automáticamente el sistema de freno lo acusa, suena una alarma y el conductor para el tren, e incluso se detiene también en forma automática”, detalló Arias.Los autores de los hechos contaban con información sobre el mecanismo.“Al final del tren hay un aparato que es el censor del sistema de freno, que verifica cuántas libras por pulgadas tiene, pero a su vez informa al conductor cómo está el freno. Y cuando pierde aire comprimido se frena".Agregó que "nosotros le buscamos la vuelta para que no les sea fácil de moverla y ahora ya no van más a ese sector; pero siempre la maniobra para detener el tren es afectar el sistema de frenos. Aunque, una vez habían puesto ruedas quemadas, pero en esa ocasión no pasó nada porque enseguida llegó la policía. Es que el fuego se vio desde lejos y llamamos”.Arias aseguró que “la última vez pasamos a diecinueve kilómetros (horarios), que no es una velocidad baja para los que tienen que subir y actuar sobre el tren, que puede medir entre quinientos y seiscientos metros. Además, alcanzaron a abrir boquillas de once vagones”.De todos modos, esa peligrosa circunstancia no amedrenta a los ladrones.“Los pibes van y abren las boquillas de la descarga. Y, en realidad, lo que se roba es parte del cereal caído, porque la policía y nosotros llegamos rápido. En este último caso se cayeron aproximadamente setenta mil kilogramos, que sería algo así como el equivalente al contenido de dos vagones”, ejemplificó el profesional.En el paraje El Guanaco los camioneros suelen padecer este tipo de situaciones.“Ese sector tiene su historia, y ahí, no hace mucho, tuvimos un evento; pero es un hecho aislado si consideramos la situación en Maldonado, donde está ocurriendo en forma sistemática. Y sabemos que es gente del asentamiento, donde la mayoría es honesta”, consideró Arias.Mencionó luego que “nosotros llevamos veinticinco años en la ciudad y esta es la primera vez que nos pasa algo así en cuanto a continuidad. En Rosario ya hemos tenido esta misma problemática”.En nuestro medio, la empresa sufre la situación en el sector comprendido entre el paso a nivel de calle Coulin y el camino de circunvalación.“Estuvimos limpiando el sector, sobre todo donde había arbustos, y con la Municipalidad estamos viendo la posibilidad de hacer una calle frente al barrio para que circule la gente y permita que la policía pueda acceder rápidamente”, confió.Las formaciones ferroviarias no tienen horarios fijos de paso, sino que responden a las necesidades de los clientes, pero su tránsito por la zona no pasa desapercibido.“Cuando el tren llega a sectores como este, y considerando que hay gente que camina por las vías, el conductor siempre pasa haciendo sonar la bocina y eso es aprovechado por los pibes, que están en grupo y se dedican a esto”.Esta modalidad, más allá del delito, afecta la operatoria de la empresa transportadora y genera una delicada situación de seguridad por el riesgo de accidentes que pueden sufrir los delincuentes.“El tren no te perdona y eso es lo preocupante”, aclaró.Explicó también que todo esto causa molestias que sufren quienes circulan por el lugar y ven interrumpido el tránsito cuando la formación se detiene en algún paso a nivel.“Estamos intentando acordar con la policía para reestablecer el control que veníamos realizando hace un tiempo, pero que se relajó y comenzó a pasar esto. Sólo pretendemos avisarle (a los efectivos policiales) cuando pasa un tren para que estén por el lugar”, finalizó.

No hay comentarios.: