domingo, 18 de septiembre de 2016

Ultimas Noticias de fin de semana

Di Blasio: “Yo me recibí de abogado siendo empleado ferroviario”

JUNIN 18 Sept(Diario La Verdad).-En esta entrevista que le brindó en el living de su casa a La Verdad, recordó sus orígenes, a su padre, el trabajo en las oficinas del ferrocarril y algunas otras cosas que se entremezclan con postales de Junín de mediados del siglo xx.Aquí, los fragmentos más significativos de una charla que se extendió por el transcurso de una hora con un ciudadano plenamente identificado con la actividad social local.

El barrio

 
“Nací en glorioso barrio El Molino y fui a la Escuela 3 porque mi viejo fue a la 3, e incluso era amigo de casi todas las señoras de ahí, de casi todas las maestras como Martinelli, que era la mujer de un político socialista, o las Gallardo. Yo vivía a una cuadra de la Escuela 19, pero él me decía que esa escuela no tenía la calidad de la 3. A lo mejor era mentira, no sé. Eran cosas que me decía él.A la primaria fui con las hermanas Pérez Mernes, que vivían haciendo cruz con la 19, con todos los pibes del barrio íbamos ahí. Ahí aprendimos las primeras letras. En la esquina que daba contra la plazoleta íbamos a comer manzanas. Yo le prometí a Roberto Di Marco que a esa plazoleta la íbamos a poner su nombre. Lo que trabajó Di Marco por la cultura fue un espectáculo.Jugábamos al fútbol todo el tiempo. Fútbol, fútbol y fútbol. La calle mía, Montevideo, hoy Uruguay, era el centro de reunión. Hasta el regador nos llevaba entre medio de las dos líneas punteadas que salían una para cada lado. Y camiones viejos pasaban dos, que vendían fruta, uno era el del turco Alejandro. Nunca hubo un accidente como los que hay ahora en esa zona. Todos teníamos baldíos llenos de plantas y frutales, era un espectáculo ese  barrio, hermoso”.

El ferrocarril y el abrazo “del viejo” con Gardel

“Yo me recibí de abogado siendo empleado ferroviario, pero ya había pasado a la oficina. En la época en la que yo tuve que entrar al ferrocarril, el peronismo había congelado todo y se podía entrar sólo de peón. Yo me recibí de maestro en el grupo del 48, en el Normal. Y mi viejo, que estaría apremiado con algunos gastos, me dijo ‘¿querés entrar a los talleres?’ Iban a tomar a 100 peones, mi viejo fue sub jefe de la Estación de Junín, y había sido jefe de la Estación de Fortín Tiburcio apenas llegaron los 18. Los ingleses le tomaron un examen pero mi viejo era brillante, leía mucho. Recién se inauguraba el ramal a Tiburcio, allá lo quería todo el mundo.Mi viejo fue el último que charló y se abrazó largo rato con Carlos Gardel antes de salir el tren de vuelta cuando vino a cantar al Crystal. Lo contaba y se le caían las lágrimas.No había venido el muchacho que hacía la entrada del tren del de Rufino, entonces mi viejo, que era un tipo muy responsable, se iba hasta la garita que está antes de Rivadavia. Cuando hace el cambio y da luz para que entre el tren a las cinco de la mañana lo ve venir, lo seguían como 500 personas y el grito era ensordecedor. Era increíble que toda esa gente estuviera en la calle a esa hora, porque estaba él. Lo abrazó, le dijo cómo se llamaba y conversaron. Cuando se iba Gardel, porque al otro día actuaba en Mercedes, mi viejo lo cargó preguntándole si en el maletín que llevaba en la mano estaba todo el ‘toco’ que había cobrado en Junín. Y Gardel le dijo ‘¿con esto qué voy a hacer?’ Ahora me voy a hacer cine a Norteamérica, ahí sí que voy a agarrar guita en serio’. Y al poco tiempo se mató en Medellín, en el avión en el que viajaba para allá”.

Estudiar a distancia

 
“Yo tengo un pariente, que no lo voy a nombrar, que estudiaba Derecho en La Plata. Hasta que lo agarró una mesa de examen que le dio miedo, pánico. Se paralizó. Un día la madre de ese pariente me llama llorisqueando y me pide que lo acompañe. Me enganché con esa materia de él, empecé a estudiar y no salí mal en ninguna otra materia.Yo iba mucho a Coto, un escribano que estaba frente a la Liga en calle Pellegrini, el me asesoraba y me daba material para leer que yo después mencionaba en las mesas de exámenes. Yo lo nombraba a Coto y los profesores de La Plata me decían que había estudiado con ellos. Yo salía de la oficina del ferrocarril y me iba a lo de Coto. Conmigo siempre fue un tipo bárbaro, se portó 10 puntos. El fue el que fundó el Náutico en la Laguna. Le gustaba mucho la navegación.Mi pariente, que agarró confianza estudiando conmigo, se recibió en marzo y yo en abril. Le habíamos pedido prestado un grabador a Guirao, los grabadores recién salían en esa época. Leíamos el libro una sola vez, grabábamos y después escuchábamos la grabación. Así empezamos a meter las materias”.

El MID, Moreno, la vida...

“Siempre me metí en cosas para participar, cada vez que podía me sumaba para trabajar. Participé en varias listas del Desarrollismo. Para mí Frondizi fue el mejor Presidente que hubo, incluso traté con él cada vez que vino. Yo en ese momento era jefe de redacción del diario Democracia, ya hacía 10 años que con Pepe Buono hacíamos crónicas de fútbol a mano.A Frondizi lo veía cada vez que venía a lo de los Petraglia, él decía que Moisés Lebensohn era su amigo y hermano. Y con Silvio Frondizi, el hermano de Arturo, rendí Derecho Político en La Plata. Para mí, porque hacía las cosas bien, a Frondizi lo sacaron. El estaba para que lo manden a la ONU”.“En Moreno, siempre, en alguna comisión he estado. En un verano, me acuerdo, hicimos las tres piletas del club. Con el doctor Vergara hicimos varias cenas show y en todas ganamos, nunca se extravió un centavo. Con esa plata hicimos las piletas.En Moreno estuve desde que la cancha estaba frente al Molino Tassara, ahí jugábamos con los pibes del barrio porque De Miguel consiguió un permiso del Ferrocarril por intermedio de un diputado” .“Como escribano trabajé casi 40 años, y como docente en varias escuelas, me acuerdo que corría de una para la otra. Siempre trabajé, toda mi vida, y ahora desde hace unos años estoy jubilado. Fueron muchos años”.
El subte le gana al colectivo en las opiniones

CAPITAL FEDERAL 18 Sept(Clarin).-Servicios públicos:Es lo que piensan los porteños, aunque para la mayoría el colectivo es el principal medio de transporte público.El colectivo es el medio de transporte por excelencia de los habitantes de la Ciudad. Sin embargo, es el más criticado, porque la gente sostiene que las unidades están en mal estado, la frecuencia es mala y la tarifa es cara. El subte es valorado un poco mejor.El 53,3% de los encuestados en el informe de Aresco para el Consejo Económico y Social de la Ciudad afirmó que su principal medio de transporte es el colectivo. El 20,8%, en cambio, señaló al subte. Y el 13,3% dijo que viaja en auto. Apenas el 4,3% contó que se movía en taxi o remís, el 2,7% en moto, el 2,4% en tren y el 2,4% en bicicleta. El resto no respondió.La forma de viajar mejor conceptuada es el subte, que recibió un promedio de 6,6 puntos en materia de frecuencia, un 6,5 por el estado de las formaciones y un 5,4 en cuanto a tarifa, que como el aumento a $ 7,5 está frenado judicialmente, sigue siendo de $ 4,5. Esto es un 23% menos que los $ 6 de tarifa mínima del colectivo, que es el medio de transporte más criticado. Los encuestados calificaron a la frecuencia de éste con 5,5 puntos sobre 10, al estado de las unidades con 5,9 y a la tarifa con 5,2.El 24% de los encuestados que usan al colectivo como su forma de moverse calificó al estado de las unidades con un puntaje de entre 1 y 4; el 32,6% le otorgó ese mismo rango a la frecuencia y el 40,1% a la relación tarifa-calidad.De acuerdo a las cifras de la CNRT, en 2015 el subte transportó a 271.737.924 pasajeros pagos, 30 millones más que en el año anterior. La última cifra oficial de pasajeros transportados por los colectivos urbanos corresponde a 2014, año en que llevaron a 1.629,22 millones de personas.

Impuestos y falta de inversión encarecen al vino

MENDOZA 18 Sept(MDZonline).-La red vial no está a la altura del crecimiento productivo: si bien trasladar el vino por ferrocarril es 50% más barato que por camión, sólo el 5% de la producción utiliza ese transporte. Y la estructura impositiva para la carga terrestre ronda el 37% de los costos, a diferencia del promedio de Latinoamérica, que está en el 22%.El Observatorio de Economías Regionales de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas (ACOVI) analizó el caso del transporte del vino y llegó a la conclusión que por ferrocarril es 50% más barato que llevarlo por camión desde las zonas productoras.Según el Banco Mundial, la Argentina se sitúa como uno de los países con mayores costos logísticos, lo que es un tema a resolver para las economías regionales. Los costos por exportar un contenedor expresados en dólares, para el caso argentino es de u$d 1.770 mientras que el promedio mundial se ubica un escalón más abajo, en u$d 1.560. De acuerdo con estimaciones privadas para el sector vitivinícola, el costo de fletes y despachos se ubica entre el 5% y casi el 10% como porcentaje de las ventas, según sea el tamaño de la bodega y se comercialice en el mercado interno o externo. Es decir que de cada 100 pesos que vende una bodega, entre $ 5 y $ 10 pesos se pagan por la logística de colocar los productos. Entre los problemas más sobresalientes que afectan y determinan los altos costos de logística se pueden enunciar:

Infraestructura vial: ausencias de doble vía en rutas nacionales y provinciales, aumentando los índices de inseguridad vial.

La red vial no está a la altura del crecimiento productivo, presentando infraestructura subdesarrollada.

Los altos costos por peajes que encarecen las tarifas de transporte.

La congestión y el tránsito lento que ocurre en las principales rutas y el ingreso a Buenos Aires, en detrimento de la eficiencia y ahorro de tiempos y costos.

Falta de mantenimiento de rutas en todos los ámbitos: nacionales, provinciales y municipales. 

A su vez la estructura impositiva según empresarios del sector de transporte de carga terrestre, ronda el 37% de los costos, a diferencia del promedio de Latinoamérica que está en el 22%.
Bidones de agroquímicos: denuncia contra la comuna

TRENQUE LAUQUEN 18 Sept(La Opinion).-El periodista Patricio Eleisegui denunció al municipio porque habría mantenido almacenados en uno de los galpones de la Estación, “bidones cargados con agroquímicos”. Además consideró que la comuna “no reaccionó ante la denuncia de un vecino”.Días atrás el periodista Patricio Eleisegui, denunció en su cuenta de Facebook que el municipio mantuvo almacenados en uno de los galpones de la Estación del ferrocarril “bidones cargados con agroquímicos” y que ante el reclamo de un vecino desde la comuna responsabilizaron a la firma Ferro Expreso Pampeano.Además apuntó a la secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Ana Paula Motrel quien según Eleisegui se habría demorado en “reaccionar ante la denuncia presentada”.A través de su cuenta de Facebook el periodista e investigador Patricio Eleisegui denunció que “bidones cargados con agroquímicos se mantuvieron almacenados en uno de los galpones de la estación de trenes local, ubicada precisamente en medio del tejido urbano, por lo menos hasta el mes de agosto”.Eleisegui explicó que dicha información ” me llega por fuentes locales.(…) Lo particular radica en que, ante el reclamo de un vecino por esta cuestión, la Municipalidad cargó la responsabilidad directamente en la compañía Ferro Expreso Pampeano SA, propiedad del grupo Techint. Pero sin aplicarle ningún tipo de sanción o multa”.
Sin Demora
 
En su denuncia pública Eleisegui sostiene que “la secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable del distrito, Ana Paula Motrel, se tomó unos cuantos días antes de reaccionar a la denuncia presentada. Esta vez no hubo fotografías del procedimiento como sucedió hace unas semanas, cuando la funcionaria fue retratada por una lente del municipio, claro sosteniendo papeles de una aparente multa frente a la caja de una camioneta cargada con plaguicidas”.Y además se pregunta: “¿Por qué el distrito no llevó a cabo ninguna acción contra Ferro Expreso Pampeano? Simple: porque los bidones en cuestión fueron y son utilizados por la misma Municipalidad para tareas de mantenimiento. Así me cuentan desde allá” concluyó.

“Nada Adentro”

La titular del área de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Ana Paula Motrel explicó que “hace un tiempo recibí una denuncia de parte de dos concejales de la oposición que aseguraban que en los galpones del predio del Ferrocarril había bidones de agroquímicos y presentaron fotos que demuestran que se metieron ilegalmente en el depósito, por ello no pudimos tomarlas como prueba, y cuando fuimos a hacer la constatación al lugar no había nada adentro”.Y agregó que para concretar la inspección “tuvimos que hablar con la empresa Ferro Expreso, hicimos la constatación visual y no encontramos nada”.En este marco desde el grupo de Vecinos Autoconvocados por el Control de Agrotóxicos se sumaron a la polémica y destacaron que “aunque Motrel no haya constatado que los bidones estaban, las fotos existen y no mienten. Es curioso que la Municipalidad no supiera lo que pasaba allí”.
Free Image Hosting at www.ImageShack.us

No hay comentarios.: