martes, 26 de julio de 2016

Noticias

¿Lluvia de inversiones para el transporte ferroviario? ¿Una vuelta a los noventa?

BUENOS AIRES 26 Jul(La Izquierda Unida).-Un equipo del Gobierno de Macri en una “roadshow”, gira por Europa, salió en la búsqueda de una “lluvia de inversiones” para obras en el sistema de transporte. ¿Un regreso a las políticas de los noventa?A principios de julio, un equipo del gobierno encabezado por Manuela López Menéndez, titular de la Secretaría de Obras de Transporte, ligada al Ministerio de Transporte de la Nación, realizó una gira por algunos países de la Unión Europea en la búsqueda de financiamiento para obras estimadas en 33.000 millones de dólares. Su objetivo fundamental, fue atraer al país la lluvia de inversiones tan esperada y prometida por el gobierno de Macri. La secretaria, estuvo acompañada, entre otros funcionarios, por Marcelo Orfila, presidente de Operadora Ferroviaria Sociedad del Estado (SOFSE) y de Ferrocarriles Argentinos.López Menéndez presentó los proyectos que el gobierno expresaría como emblemáticos en lo que tiene que ver con el transporte público, por un lado la construcción de corredores de Metrobús en el interior del país y por otro, de la Red Expresa Regional (RER) en el área metropolitana. Según, trascendidos, los empresarios presentes preguntaron a la funcionaria sobre el marco jurídico que garantizaría su ganancias, al que la misma contestó que "hay un proyecto de ley en el Congreso para fomentar la presencia del sector privado en la construcción y provisión de servicios públicos y de infraestructura y cuya clave es que los inversores que participen reciban una garantía de rentabilidad".Implementar un proyecto con estas características, también estaría facilitado por la implementación de ley 27.132 de Ferrocarriles Argentinos, aprobada por el exministro Florencio Randazzo y Cristina Fernández. Aunque dicha ley haya sido difundida por el gobierno anterior como un gran paso en la soberanía nacional y como la nacionalización del transporte ferroviario, institucionaliza en su párrafo segundo "la participación pública y privada en la prestación y operación de los servicios de transporte público ferroviario”. La ley 27.132 objetivó la convivencia entre los servicios estatales y el capital privado. Es decir, una búsqueda por calmar a los empresarios en relación a la posibilidad de que el Estado avance sobre sus "inversiones" en el transporte ferroviario.Traduciendo: el Gobierno fomentaría privatizaciones con ganancias garantizadas a empresas privadas. No es una idea nueva, ya que nuestro vecino expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, implementó el mismo tipo de proyecto, llamado "Parceria Publico Privada", donde en la práctica, el estado banca gran parte de los costos, pero se le acredita la explotación a algún monopolio privado, que obtiene ganancias garantizadas por el mismo Estado durante algunas décadas. Un ejemplo importante es el de la Línea 4, amarilla, del subte de São Paulo cuya obra sigue sin estar completa y aún así el monopolio que la administra tiene garantizado por el contrato con gobierno, ganancias diarias, funcione o no la línea.
El PRO quiere mostrar toda su disposición al neoliberalismo
 
La suspensión de los servicios de Ferrobaires, empresa liderada por el excoronel Fernando Dotti, estuvo acompañada por mucha rosca entre el gobierno de la provincia de Buenos Aires y el nacional. La gobernadora María Eugenia Vidal decretó la suspensión del servicio ya que, al parecer no tiene pensado mantenerlo y tampoco querría hacerlo el ministro de Transporte Guillermo Dietrich para Nación. Esto pasa por el deterioro de la malla y los trenes tras años de vaciamiento y falta de mantenimiento de los sucesivos gobiernos, por lo menos desde que Menen creó la empresa en el año 1993.Cabe recordar que durante los años de gobierno menemista el país perdió, por lo menos 90 mil puestos de laburo ferroviario y más de 20 mil kilómetros en ferrovías, con la provincialización y las privatizaciones.Con la creación de la Unidad Operativa de Transferencia (UOT) para hacer el traspaso de la empresa a Nación, el PRO parece haber encontrado una "solución" que dejaría a todos contentos, por supuesto en eso no se cuentan a los trabajadores y usuarios. Según comunicado de la Unión Ferroviaria la UOT pediría un relevamiento de toda la estructura, material rodante y fijo de la empresa y una vez pasada a Nación se armaría "un pliego de licitación para privatizar el servicio".Por el momento ninguno de los cuatro sindicatos ferroviarios declaró algún tipo de medida de fuerza.

No hay comentarios.: